«Cristianos en la vida pública: fe y política»


COMENTARIO PARA EL XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO “A”

«Cristianos en la vida pública: fe y política»

Hoy el evangelio da para hablar de la importancia que tiene el que los cristianos participemos activamente en la vida ciudadana y política, ya que tenemos mucho que aportar: los valores del Reino de Dios. Y Jesús nos lo explica saliendo al paso de una trampa que pretendían tenderle. Por entonces, el Imperio Romano dominaba al pueblo judío,  y éstos debían pagar un impuesto a Roma. Ese impuesto lo cobraban los publicanos. Y se pagaba con una moneda, un denario de plata, que tenía la imagen del Cesar de Roma, en aquellos tiempos, Tiberio.

Jesús nos quiere decir que pongamos a Dios en el lugar que le corresponde. Él es el único Señor, como decía el profeta Isaías en la primera lectura. Y cualquier “césar” de este mundo se ha de saber situar como servidor de todas las personas, porque todos y todas somos hijos de Dios. Y si pretende comportarse como “señor” y no como “servidor”, está ocupando un lugar que no le corresponde. Tenemos que tener presente que todos nos tendremos que postrar un día en el Reino de los Cielos ante la gloriosa imagen de Cristo. Dará igual si en esta vida hubiésemos sido ricos o pobres, morenos o rubios, altos o bajos…

Cuanto más fuerza tiene el Estado más tiene la tentación de creerse el poder absoluto, peligra la conciencia individual que se manipula desde los medios de comunicación, se convierte al hombre en máquinas de votar al único ser absoluto que es el Estado. Como hay la tentación del nacional-catolicismo hay la tentación del nacional-agnosticismo. Todo gobierno está llamado no a mangonear al hombre, sino a servirlo, a buscar su bien, a crear el ambiente necesario para que sea feliz, sin olvidar que en el hombre hay un elemento trascendental que hay que atender para esa felicidad.

El Dios que nos ha elegido, que nos ha llamado por nuestro nombre y nos ha dado un título y, como dice la primera lectura, aunque aun no le conocíamos es el único Dios, el Dios encarnado en el mundo, que no quiere que separemos nuestra fe de nuestra vida, sino todo lo contrario. Y el título que nos ha dado es el de “hijos suyos” para que le amemos no sólo a él (a Dios lo que es de Dios), sino también a sus “otros hijos”, nuestros hermanos, especialmente a los más desfavorecidos.

Jesús anuncia el Reino de Dios, que no se puede equiparar a ningún reino de este mundo, ni a ningún “partido”. Solo Dios es el Señor de la historia.  Nuestra fe no se puede quedar arrinconada en el ámbito de lo personal o privado. Por eso, este evangelio nos invita a participar y a comprometernos en la vida pública como cristianos, reconociendo el lugar de Dios y el del “césar”. Dar “a Dios lo que es de Dios” significa ayudar a cada persona a reconocer y valorar la vida, la dignidad y la felicidad que nos propone Dios como Padre nuestro que es, y a vivir la fraternidad y el servicio mutuo entre nosotros como lo hizo Jesús.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, esto es, su benevolencia, su favor. Se obtiene una gracia cuando se recibe algo de forma gratuita. Por eso cuando se nos desea la gracia de Dios, se nos desea su perdón y su amor, que son siempre fruto de su bondad y nunca el resultado de un intercambio o una compraventa. De ahí que estar en gracia de Dios equivale a estar en estado de amistad con él. Amistad que siempre resulta de su benevolencia, y nunca de un derecho que el hombre tenga frente al Señor. Así, pues, al desearnos la Iglesia la gracia de nuestro Señor Jesucristo nos desea la amistad con Dios, lo mejor que podemos tener.

Presurosos, salgamos al encuentro del Señor. Así sea.

Domingo 16 de octubre de 2011

Iglesiaactualidad

(AGENDA SEMANAL)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s