El Reino de la Paz no se extiende por medio del poder o de la violencia

26 de octubre de 2011.- A causa del mal tiempo, el Santo Padre ha presidido en el Aula Pablo VI la Celebración de la Palabra que ha sustituido hoy a la audiencia general de los miércoles con motivo de la “Jornada de reflexión, diálogo y oración por la paz y la justicia en el mundo: Peregrinos de la verdad, peregrinos de la paz”, que tendrá lugar mañana en Asís.

Después del saludo del cardenal Agostino Vallini -vicario del Papa para la diócesis de Roma- y de las lecturas de la Biblia, el Santo Padre pronunció la homilía.  “Como cristianos, estamos convencidos de que  el  aporte más valioso que podemos dar a la causa de la paz es la oración –dijo Benedicto XVI–. Por eso nos encontramos hoy, como Iglesia de Roma, junto con los peregrinos presentes en la Urbe, a la escucha de la Palabra de Dios, para invocar con fe el don de la paz”.

A continuación citó la lectura del profeta Zacarías en que Dios promete la salvación, que llegará mediante un rey. “Pero lo que se anuncia no es un rey que se presenta con la  potencia humana, con  la fuerza de las armas, ni  un rey que domina a través del poder político y militar. Es un rey manso, que reina con humildad y mansedumbre ante Dios y ante los hombres, un rey diferente de los soberanos del mundo”.

Los apóstoles recordaron el anuncio del profeta “después de la pasión, muerte y resurrección de Cristo, pensando en la entrada jubilosa del  maestro en la Ciudad Santa, montado en un asno prestado y no  a  caballo como los poderosos. Jesús no entra en Jerusalén acompañado de un gran ejército de carros y jinetes.  Es un rey pobre; el rey de aquellos que son los pobres de Dios (…), de los que tienen la libertad interior que hace capaz de superar la codicia, el egoísmo del mundo, y saben que Dios es su riqueza. (…) Es un rey que hará desaparecer los carros y caballos de batalla, que romperá las cadenas de la guerra; un rey que establecerá la paz en la Cruz, uniendo la tierra y el cielo y construyendo  un puente de amor fraternal entre todos los hombres. La Cruz es el nuevo ‘arco de paz’ signo e instrumento de reconciliación, (…) de que el amor es más fuerte que toda  violencia y  opresión;  más fuerte que la muerte: el mal se vence con el bien, con el amor”.

“La dimensión del reino que Cristo inaugura es universal. El horizonte de este rey, pobre y manso, no es el  de un territorio o de un Estado: es el confín del mundo, más allá de toda frontera de raza, idioma, cultura. Ese rey crea comunión y crea unidad. ¿Y dónde se  materializa hoy este anuncio? En la gran red de comunidades eucarísticas que se extiende por toda la tierra, emerge luminosa la  profecía de Zacarías. (…) En todas partes (…)  en todas las culturas (…) Cristo se hace presente y, al  entrar en comunión con Él también los hombres están unidos entre sí en un solo cuerpo, superando las divisiones, las rivalidades y rencores. El Señor viene en  la Eucaristía para alejarnos  de nuestro individualismo, de  nuestros particularismos que excluyen a los demás, para hacer de nosotros  un solo cuerpo, un reino de paz en un mundo dividido”.

“Pero ¿cómo podemos construir este reino de  paz del  que Cristo es rey? (…)  Como Jesús, los mensajeros de paz de su reino deben ponerse en camino (…) Tienen que partir, pero no con la potencia de la guerra o  la fuerza del poder (…). El reino de paz de Cristo no se extiende con el poder, la fuerza o la  violencia, sino con la entrega, con el  amor llevado al  extremo, incluso a los enemigos. Jesús no  conquista el mundo por la fuerza de las armas, sino por la fuerza de la Cruz, que es la verdadera garantía de la victoria”.

El Papa habló después de las estatuas de los apóstoles Pedro y Pablo que están ante la basílica vaticana. Si Pedro tiene las llaves, Pablo lleva una espada “el instrumento con que fue martirizado y derramó su sangre”. San Pablo, “dedicó su vida a difundir el mensaje de  reconciliación y  paz del Evangelio y  derrochó toda  su energía para que resonase hasta los confines de la tierra. Esta fue su fuerza: no buscó una vida tranquila, (…) alejada de las dificultades y las contrariedades sino que se consumió por el Evangelio, se entregó sin reservas, y así se convirtió en el gran mensajero de la paz y la la reconciliación de Cristo. La espada que Pablo tiene en las manos recuerda también el poder de la verdad, que a veces puede herir  y hacer daño. El apóstol se mantuvo fiel hasta el final a esta  verdad (…) dio su vida por ella. Esta misma lógica también se aplica a nosotros: si queremos ser portadores del reino de paz anunciado por el profeta Zacarías y construido por Cristo, debemos estar dispuestos a pagar en primera persona (…) a sufrir la incomprensión, el rechazo y la persecución. No es la espada del conquistador la que  construye la paz sino la espada del que sufre,  del  que sabe dar su propia vida”

“Como cristianos, queremos pedir a Dios el don de la paz, -exclamó el pontífice- queremos pedirle que nos convierta en instrumentos de su paz. En un mundo desgarrado todavía  por el odio y las divisiones, por el egoísmo y  la guerra, le pedimos que el encuentro de mañana en Asís favorezca el diálogo entre personas de diferentes afiliaciones religiosas y lleve un rayo de luz que ilumine las mentes y los corazones de todos los seres humanos, para que  el rencor ceda el  paso al perdón, la  división a la reconciliación, el odio al amor, la violencia  a la mansedumbre y reine la paz en el mundo”.

El Pontífice se dirigió a los jóvenes, los enfermos y los recién casados: “Que el ejemplo de San Francisco de Asís, ante cuya tumba me detendré mañana en oración, os sostenga, queridos jóvenes, en el compromiso de fidelidad cotidiana a Cristo; os anime, queridos enfermos, a seguir siempre a Jesús en el camino de la prueba y el sufrimiento; y os ayude, queridos recién casados, a hacer de vuestra familia lugar de encuentro constante con el amor de Dios y de los hermanos”.

Después de saludar a los peregrinos, el Papa Benedicto XVI ha dirigido un llamamiento a favor de las víctimas del reciente terremoto en Turquía: “En este momento, el pensamiento se dirige a las poblaciones de Turquía, gravemente afectadas por el terremoto que ha causado grandes pérdidas de vidas humanas, numerosos desaparecidos e ingentes daños. Os invito a uniros a mí en la oración por quienes han perdido la vida, y a estar espiritualmente cercanos a estas numerosas personas tan duramente probadas. Que el Altísimo ayude a todos los que se esfuerzan en las labores de socorro”.

(VIS / Iglesiaactualidad)

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s