«Jesús vinó, viene y vendrá»


REFLEXIÓN PARA EL I DOMINGO DE ADVIENTO, “B”

«Jesús vinó, viene y vendrá»

La Iglesia inicia un nuevo año litúrgico con este tiempo de Adviento que, como sabemos, se centra en la primera venida del Señor, pero que no deja de mirar hacia la segunda venida, cuando Cristo venga con gloria «gran poder y majestad» (Lc 21,27) para juzgar a vivos y muertos y, así, traernos la vida eterna en el Reino de los Cielos. La Iglesia se prepara para la Navidad. Cada año nos preparamos para esta solemnidad grande y gozosa de forma recogida y con la conversión anunciada por Juan el Bautista.

 «Tú, Señor, eres nuestro Padre» (Is 63, 16). La Iglesia, nuestra Madre, nos pone en los labios y en el corazón esa plegaria del profeta Isaías, para que la hagamos nuestra, para que desde lo más profundo de nuestro ser le digamos al Señor que es nuestro Padre, para que nos preguntemos por qué nos alejamos de él, y por qué el corazón se endurece y se torna insensible al amor divino, impávido ante la terrible amenaza de un castigo eterno. El profeta clama para que la grandeza del Señor se ponga de manifiesto, a ver si así reaccionamos de nuestra indolencia y nos convertimos a él de una vez para siempre.

Pero el poder destructor, capaz de derretir las rocas, es menos convincente y persuasivo para el hombre que la fuerza del amor divino. Por eso Isaías recurre al recuerdo de la bondad del Señor para mover nuestro corazón. Jamás se ha oído ni se ha visto nada parecido al amor de Dios por nosotros, jamás nadie ha hecho por nosotros lo que el Señor de cielo y tierra hizo por ti y por mí. Practicar la justicia es, según el lenguaje bíblico, practicar el bien, hacer en cada momento lo que es justo; en una palabra, cumplir la voluntad de Dios. Por eso es lógico que el Señor salga al encuentro de quien busca de continuo agradarle, mediante el cumplimiento de su Ley.

Pastor de Israel, Pastor del Pueblo escogido, Pastor de la Iglesia. Sí, Dios es quien guía a los suyos hasta lugares tranquilos y seguros… Muchas veces se nos presenta el Señor bajo la figura entrañable del pastor que camina junto a sus ovejas, que se pasa horas y horas vigilando mientras la grey pasta perezosamente, o se enfrenta con valentía contra las fieras que puedan hacer algún mal a su rebaño. Jesús es, sin duda, nuestro Buen Pastor. Pero, ¿y nosotros? ¿Pertenecemos en realidad a su rebaño?, ¿somos dóciles a su voz?, ¿le escuchamos al menos?

«Dios os llamó a participar en la vida de su Hijo, Jesucristo Señor nuestro. ¡Y él es fiel!» (1 Co 1, 9). No podemos olvidarlo si de veras queremos ser cristianos: Dios nos ha llamado a participar de su propia vida. Ha querido que seamos hijos suyos y lo somos. Nuestra vida humana ha sido traspasada por la vida de Dios. Y sin dejar de ser hombres hemos venido a ser hijos suyos, de tal forma que nuestra vida breve y estrecha se ha alargado y ensanchado, hasta los límites más insospechados que podríamos soñar. Y Dios es fiel. No se echa atrás, no se arrepiente de habernos elegido. Su amor no se enfría, su amor no se apaga. Él no se cansa de querernos y de ayudarnos. Día tras día sigue llamando a nuestra puerta para que le abramos y le dejemos entrar en la intimidad de nuestros más hondos sentimientos…

«Mirad que llegan días en que yo cumpliré la promesa que hice a la casa de Israel ya la casa de Judá» (Jer 33, 14). Leemos en el libro del profeta Jeremías, y sabemos que anuncian ya el momento inminente de la venida del Hijo de Dios, que nace de la Virgen. La Iglesia contempla la venida de su Esposo, “Señor del tiempo”, en sus tres momentos: Cristo que vino, Cristo que viene y Cristo que vendrá. Mientras tanto, Ella, impulsada por el Espíritu, sigue clamando: ¡Ven Señor! Y «el que lo oiga que repita: ¡Ven!” (Ap 22,17).

Annuntiáte pópulis et dícite: Ecce Deus salvátor noster véniet. Así sea.

Domingo 27 de noviembre de 2011, festividad de Nstra. Sra. de la Medalla Milagrosa.

Iglesiaactualidad

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s