Benedicto XVI abre el Año de la Fe con la mirada puesta en el Concilio Vaticano II

11 de octubre de 2012.- El debate sobre el Concilio Vaticano II, del que se recuerda hoy el 50 aniversario de su inauguración, se ha concentrado, durante los últimos años, en el problema de la hermenéutica, de las posibles interpretaciones, de este evento que ha marcado la vida de la Iglesia durante el último medio siglo.

¿Continuidad en la reforma o ruptura con la tradición anterior? ¿Revolución que marca un “antes” y un “después” en la historia del cristianismo o, simplemente, vigésimo primer concilio de la Iglesia? Preguntas que son importantes desde la perspectiva ratzingeriana de la regeneración, por un lado, de la herida con los lefebvrianos y, por otro, de la necesidad de reafirmar los puntos inamovibles e irrenunciables de la fe ante los que propugnan nuevas reformas.

El debate sobre las interpretaciones, absolutamente infra-eclesial, corre el peligro de petrificarse en una diatriba entre expertos, lejana de la experiencia concreta de los fieles (muchos de ellos ni siquiera vivieron el Concilio pero están perfectamente integrados en la Iglesia post-conciliar).

Han concelebrado 80 Cardenales, 15 Padres conciliares, 8 Patriarcas de las Iglesias Orientales, 191 Arzobispos y Obispos que participan en la XIII Asamblea General del Sínodo de los Obispos, 104 Presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo.

Por este motivo, hoy  a las 10.00 horas, el Santo padre Benedicto XVI ha presidido la Santa Misa en la Plaza de San Pedro con ocasión de la apertura del Año de la Fe y de la Conmemoración del 50 aniversario del inicio del Concilio Vaticano II y del 20 aniversario de la promulgación del Catecismo de la Iglesia Católica, y ha insistido con fuerza en la “necesidad de regresar, por así decirlo, a la «letra» del Concilio, es decir a sus textos, para encontrar también en ellos su auténtico espíritu, y he repetido que la verdadera herencia del Vaticano II se encuentra en ellos. La referencia a los documentos evita caer en los extremos de nostalgias anacrónicas o de huidas hacia adelante, y permite acoger la novedad en la continuidad”.

Pero también dijo, sobre todo, que hay que ir más allá de la conmemoración para “entrar más profundamente en el movimiento espiritual que ha caracterizado el Vaticano II, para hacerlo nuestro y realizarlo en su verdadero sentido. Y este sentido ha sido y sigue siendo la fe en Cristo, la fe apostólica, animada por el impulso interior de comunicar a Cristo a todos y a cada uno de los hombres durante la peregrinación de la Iglesia por los caminos de la historia”.

Hoy, explicó el Papa, es mucho más necesario que hace cincuenta años volver a las raíces, a lo radical del anuncio evangélico, a la presentación “eficaz” de la fe. Ratzinger dijo: “Si ya en tiempos del Concilio se podía saber, por algunas trágicas páginas de la historia, lo que podía significar una vida, un mundo sin Dios, ahora lamentablemente lo vemos cada día a nuestro alrededor. Se ha difundido el vacío. Pero precisamente a partir de la experiencia de este desierto, de este vacío, es como podemos descubrir nuevamente la alegría de creer, su importancia vital para nosotros, hombres y mujeres. En el desierto se vuelve a descubrir el valor de lo que es esencial para vivir; así, en el mundo contemporáneo, son muchos los signos de la sed de Dios, del sentido último de la vida, a menudo manifestados de forma implícita o negativa. Y en el desierto se necesitan sobre todo personas de fe que, con su propia vida, indiquen el camino hacia la Tierra prometida”.

La urgencia, en este mundo secularizado y descristianizado, es la de ofrecer el testimonio del Evangelio para fascinar a los que viven en el “desierto”. Una tarea que debería cuestionar y unir todas las corrientes: a los que nostálgicamente se aferran a las formas del pasado insisten en que el Vaticano II representó una debilidad en la doctrina católica que engendró una nueva Iglesia; y a los que insisten en pedir pequeñas y grandes reformas, porque al adaptarse a ciertas tendencias modernas, la Iglesia podría favorecer el renacimiento del cristianismo.

Y, por último a los que, como la enorme mayoría de los fieles, al sentirse amablemente acogidos en la Iglesia marcada por las reformas conciliares, se cuestionan sobre la forma para acercarse a las angustias y a las inquietudes de los hombres y de las mujeres de nuestro tiempo.

Para la Plegaria Eucarística han subido al altar: Su Em. Rev. Card. Tarcisio BERTONE, S.D.B., Secretario de Estado (CIUDAD DEL VATICANO), Su Em. Rev. Card. Angelo SODANO, Decano del Colegio Cardenalicio (CIUDAD DEL VATICANO); los dos primeros Cardenales por decanato; Su Ex.Rev. Mons. Salvatore FISICHELLA, Arzobispo titular de Voghenza, Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización (CIUDAD DEL VATICANO); Su Ex .Rev. Mons. José Octavio RUIZ ARENAS, Arzobispo emérito de Villavicencio, Secretario del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización (CIUDAD DEL VATICANO).

La Primera Lectura ha sido pronunciada en inglés, el Salmo responsorial en italiano y la Segunda Lectura en griego. El Evangelio ha sido proclamado en latín. La Oración de los fieles ha sido pronunciada en español, chino, árabe, portugués y swahili.

Al final de la Oración después de la comunión, Su Santidad BARTOLOMEO I, Arzobispo de Constantinopla, Patriarca Ecuménico ha dirigido un saludo. El Santo Padre ha entregado también los Mensajes del Concilio Vaticano II a la humanidad y el Catecismo de la Iglesia Católica.

(Vatican Insider / Iglesiaactualidad)

___________________

ANEXO 1: Homilía del Santo Padre

ANEXO 2: Saludo de Su Santidad Bartolomé I

ANEXO 3: Galería fotográfica

ANEXO 4: Vídeo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s