La fe nos da una perspectiva que no es ilusoria, sino real

136005115635

5 de febrero de 2013.- La Orquesta del Maggio Fiorentino, dirigida por el maestro Zubin Mehta, interpretó ayer tarde en el Aula Pablo VI, un concierto ofrecido al Papa por la embajada de Italia ante la Santa Sede con motivo del 84 aniversario de los Pactos Lateranenses. El repertorio estuvo compuesto por “La forza del destino” de Giuseppe Verdi y la “Sinfonía n. 3 en mi bemol mayor op. 55, “Heroica”, de Ludwig van Beethoven.

Al final de la ejecución, Benedicto XVI dirigió a los presentes unas breves palabras, comentando que la elección de “La forza del destino” era “un homenaje al gran compositor italiano en el doscientos aniversario de su nacimiento. Un compositor que en sus obras llama siempre la atención por como sabe captar y trazar con la música las situaciones de la vida, sobre todo los dramas del ánimo humano, de una forma tan inmediata, incisiva y esencial, que es rara encontrar en el panorama musical. El destino que impone a sus personajes es siempre trágico y de él no escapan los protagonistas de la sinfonía que acabamos de escuchar. Pero, a la hora de afrontar el tema del destino, Verdi hace frente directamente al tema religioso, se confronta con Dios, con la fe, con la Iglesia; y de nuevo brota en el ánimo del compositor, su inquietud, su búsqueda religiosa. En “La forza del destino” (…) se perfila el drama de la existencia humana marcada por un destino trágico y por la nostalgia de Dios, de su misericordia y de su amor que dan luz, sentido y esperanza, incluso en medio de la oscuridad. La fe nos da esta perspectiva que no es ilusoria, sino real (…) Esta es la fuerza del cristiano, que nace de la muerte y resurrección de Cristo, del acto supremo de un Dios que ha entrado en la historia del ser humano no sólo con las palabras sino encarnándose”.

“Unas palabras -agregó- sobre la Tercera Sinfonía de Beethoven… que como se sabe estaba dedicada a Napoleón; pero, el gran compositor alemán cambió de idea después de que Bonaparte se proclamó emperador y modificó el título en: ‘compuesta para celebrar la llegada de un gran Hombre’. Beethoven expresa con la música la idea del héroe portador de libertad y de igualdad que debe elegir entre la resignación o la lucha, entre la muerte o la vida, entre la rendición o la victoria… No voy a analizar los cuatro tiempos de la Sinfonía, me limito sólo al segundo, la célebre “Marcha fúnebre”… una impresionante meditación sobre la muerte… que invita a reflexionar sobre el más allá, sobre el infinito. En aquellos años, Beethoven en el testamento de Heiligenstadt de octubre de 1802 escribía: “Oh Dios, tu desde las alturas conoces mi ser profundo, lo conoces y sabes que está lleno de amor por la humanidad y por el deseo de hacer el bien”. La búsqueda de un sentido que abra la puerta a una esperanza sólida para el futuro forma parte del camino de la humanidad”.

(VIS)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s