Cuando el Espíritu Santo habita en nuestro corazón aumenta la comprensión de aquello que el Señor ha dicho y ha cumplido

30 de abril de 2014.- Prosiguiendo con la catequesis sobre los siete dones del Espíritu Santo, el Santo Padre Francisco se ha centrado en la audiencia general de este miércoles sobre el intelecto. ”No se trata de la inteligencia humana o de la capacidad intelectual de la que podemos estar más o menos dotados -ha especificado-. Es una gracia que sólo el Espíritu Santo puede infundir y que despierta en el cristiano la capacidad de ir más allá de la apariencia exterior de la realidad y escrudiñar en las profundidades del pensamiento de Dios y de su designio de salvación”.

Francisco ha recordado las palabras del apóstol Pablo, cuando dirigiéndose a la comunidad de Corintio describió los efectos de este don: ”Esas cosas que los ojos no ven, que los oídos no escuchan y que nunca entrarán en el corazón del hombre, Dios las ha preparado para aquellos que le aman. Pero a nosotros, Dios nos las ha revelado por medio del Espíritu Santo”.

”Esto no quiere decir que un cristiano pueda comprender todo y tener pleno conocimiento de los diseños de Dios -ha destacado el Pontífice-. Pero, como sugiere la palabra en sí, el intelecto permite ”intus legere”, ”leer dentro”. Este don nos hace entender las cosas como las entiende Dios, con la inteligencia de Dios… Es un don estrechamente conectado con la fe. Cuando el Espíritu Santo habita en nuestro corazón e ilumina nuestra mente, día tras día hace que aumente la comprensión de aquello que el Señor ha dicho y ha cumplido”.

Francisco ha explicado que lo mismo les sucedió a los apóstoles del camino de Emaús, que no conocieron a Jesús porque no eran capaces. ”Pero cuando el Señor les explica sus Escrituras para que entiendan que Él debía sufrir y morir para más tarde resurgir, -ha dicho- sus mentes se abren y en en sus corazones se enciende de nuevo la esperanza. Esto es lo que hace el Espíritu Santo con nosotros”.

Al final de la catequesis Francisco ha saludado, entre otros, a los compatriotas de San Juan Pablo II cuyo ”testimonio de fe, de esperanza, de caridad y de confianza en la Misericordia Divina” está muy presente estos días. ”Que su intercesión -ha dicho- sostenga la vida y las buenas intenciones de cada uno de vosotros, las preocupaciones y alegrías de vuestros seres queridos y el desarrollo y el futuro sereno de la Iglesia en Polonia y de toda vuestra patria”.

Después, dirigiéndose a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados ha recordado que ayer se celebró la memoria litúrgica de Santa Catalina de Siena, patrona de Italia y de Europa y ha exhortado a los primeros a aprender de ella a ”vivir con la conciencia recta de quien no cede ante los compromisos humanos”, a los enfermos a inspirarse en su ”ejemplo de fortaleza en los momentos de mayor dolor” y a los matrimonios a ”imitar la solidez de la fe de quien se fía de Dios”.

(VIS)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s