Jóvenes adheridos a Cristo en la fe y convertidos en sus anunciadores

vigilia-osoro--644x362

6 de julio de 2015.- Cada primer viernes de mes, el Sr. Arzobispo de Madrid, Mons. D. Carlos Osoro Sierra, celebró una Vigilia de Oración con los jóvenes en la Catedral. El pasado 3 de julio se reunió con ellos, en lo que será el último encuentro antes de las vacaciones estivales.

En su homilía, el Arzobispo manifestó: “Qué alegría llena nuestro corazón cuando escuchamos a nuestro Señor, cuando descubrimos a quién tenemos delante de nosotros, adorándole aquí, en el misterio de la Eucaristía. Cuando vemos también, como nos dice el apóstol Pablo en la carta a los Filipenses: Él no tuvo a menos hacerse uno de antes y pasar por este mundo como uno de tantos…”. “Cuando ahora mismo contemplamos que Él se ha hecho alimento para nosotros… Es el mismo Señor que nació en Belén y murió en la Cruz y resucitó”. Además, compartió con los presentes “tres palabras muy significativas en nuestra vida: escándalo, fe y anuncio”.

Así, habló del “escándalo de la Encarnación. Sí… ¿Es que no es un escándalo Dios entre nosotros, entre los hombres, como uno de tantos? ¿no lo es ver cómo va donde están y se mueven los hombres, cómo enseña y la gente se asombra y sus paisanos se preguntan de dónde saca esto, qué sabiduría es esta que tiene? ¿y los milagros que hace: pero si es el hijo del carpintero y de María, dicen?”. “Pero qué bonito es mirar al Señor y decirle: bendito escándalo, porque amas a todos los hombres, los quieres, porque no te escapas de nadie, quieres estar cerca de todos, al lado de quien más lo necesita. Bendito escándalo porque sigues haciendo milagros entre nosotros. Bendito escándalo el de la Encarnación porque sigues manifestando quién es el hombre, cómo debe de ser, cómo tiene que ser nuestra estancia en este mundo y entre los hombres… El Señor está entre nosotros, con nosotros, a favor de nosotros” aseguró. “El Señor nos preguntaría esta noche: ¿sois escándalo? ¿Pero lo sois porque amáis de verdad? ¿Lo sois porque queréis entregar la vida entera a todos los hombres sin excepción? … Esta presencia tuya esta noche, aquí, Señor, no nos la merecemos, y estás entre, con y a favor nosotros”. “Sois escándalo de amor, de entrega, de servicio, de mirar al otro como hermanos, de ver en el otro imagen real de Dios a la que tengo que respetar e intentar restaurar mirándola con la misma fuerza y amor de Jesucristo”, afirmó.

“La otra palabra es fe”, prosiguió. “El Señor se extrañó de la falta de fe de sus paisanos. Esta noche es propicia para escuchar al Señor y para que nos preguntemos: cómo es mi fe. ¿La he convertido en una ideología? ¿Sólo soy amigo de los que son y piensan como yo? ¿Sólo regalo mi amistad a quienes se sitúan en la vida como yo? ¿Cómo es mi fe?… ¿En quién creo yo, en ideas o en la persona del Señor mismo, que me ha dicho: yo soy el camino y la verdad, yo soy la vid? ¿Cómo cultivo la fe?”. En este sentido, explicó que “una forma de hacerlo es como lo estamos haciendo esta noche: escuchar su palabra, vivir de su palabra, estar junto al Señor, dejarnos mirar por Él. Aquello que decía Teresa de Jesús: no es tanto mirar como dejarse mirar, no es tanto querer como dejarse querer”. “Qué mundo tan distinto sería éste si nos dejásemos captar por la persona de Cristo. Esa casa común de la que nos habla el Papa en la última Encíclica Laudato sí sería diferente. No tendríamos más remedio, como Dios nos mira, con amor, regalando la vida para que tengan vida y la tengan en abundancia”.

La tercera palabra sobre la que reflexionó fue anuncio. Jesús, dijo, “recorría los pueblos enseñando… con obras y palabras. Palabras acompañadas de obras. Palabras y obras lo acompañaban. Por eso, esta noche, también nosotros nos preguntamos: en los lugares donde me muevo, ¿soy anuncio pero anuncio como Jesús?. Por las obras los conoceréis dice Jesús”. Vosotros, dijo a los jóvenes, tenéis “una oportunidad impresionante durante estos meses: nos vamos a encontrar con muchas personas y tenemos la oportunidad de encontrarnos con nuestro Señor, porque tenemos más tiempo para ello. Seremos capaces de ser escándalo porque amamos de tal manera que digan: estos lo hacen como si fuese Dios mismo el que nos quiere; tendremos la fe que mueve montañas: seré anuncio vivo de Cristo porque mis obras y mis palabras están unidas como lo hizo el Señor”.

“Feliz verano. Sois escándalo que os adherís a Cristo en la fe incondicional y os convertís donde estéis en un anuncio de Jesucristo, anuncio que manifieste por aquí pasa un discípulo de Cristo”, concluyó.

(InfoMadrid)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s