Homilía de Mons. D. Julián Ruiz Martorell durante la Santa Misa en la solemnidad de San Lorenzo

IMG_4862

Mons. D. Julián RUIZ MARTORELL
Obispo de Huesca y de Jaca

Real y Parroquial Basílica de San Lorenzo, Huesca
Lunes 10 de agosto de 2015

SOLEMNIDAD DE SAN LORENZO, DIÁCONO Y MÁRTIR
PATRONO DE LA DIÓCESIS DE HUESCA

Querido hermanos en Cristo nuestro Señor:

Jesús nos ha dicho en el evangelio: “El que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva, el Padre lo premiará”. San Lorenzo es un cristiano, apasionado de Jesucristo, seguidor fiel y servidor incondicional. Es alguien que nos conduce hacia Cristo, que nos remite a Cristo, que en su vida nos lleva hacia Cristo.

San Lorenzo tiene dos rasgos peculiares: es diácono y mártir. En su condición de diácono es servidor. En su condición de mártir es testigo. Es servidor de los pobres, testigo del evangelio y testigo de la fe.

1) En cuanto diácono, servidor, san Lorenzo nos sigue indicando que los pobres son el tesoro de la Iglesia. Él es, especialmente, servidor de los pobres y nos exhorta a mirar con atención la situación social que nos interpela. Nos encontramos ante una sociedad envejecida debido a la baja tasa de natalidad y al escandaloso número de abortos. Las familias experimentan dificultades económicas. Los jóvenes no encuentran trabajo, no logran independizarse, no tienen recursos para crear una familia y se ven obligados a emigrar. Hay nuevos pobres y nuevas formas de pobreza que afligen a las personas discapacitadas, a los parados de larga duración, a las personas mayores de 50 años y en paro. A ello se añaden los flujos migratorios (los inmigrantes son los pobres entre los pobres), la pobreza del mundo rural, la violencia doméstica, los procesos de corrupción derivados de la codicia financiera y de la avaricia personal y el empobrecimiento espiritual.

San Lorenzo haría suyas las palabras de la Instrucción pastoral “Iglesia, servidora de los pobres”, de la Conferencia Episcopal Española: “Es preciso que todos seamos capaces de comprometernos en la construcción de un mundo nuevo, codo a codo con los demás; y lo haremos, no por obligación, como quien soporta una carga pesada que agobia y desgasta, sino como una opción personal que nos llena de alegría y nos otorga la posibilidad de expresar y fortalecer nuestra identidad cristiana en el servicio a los hermanos” (nº 58).

San Pablo nos dice en la segunda lectura: “Tiene Dios poder para colmaros de toda clase de favores, de modo que, teniendo siempre lo suficiente, os sobre para obras buenas”. Por ello nos invita: “Cada uno dé como haya decidido su conciencia: no a disgusto ni por compromiso; porque al que da de buena gana lo ama Dios”.

2) En segundo lugar, como mártir, san Lorenzo es testigo de Jesucristo. Hoy su mensaje es su propia persona. En nuestro actual contexto, san Lorenzo es testigo del evangelio de la vida, del evangelio de la familia, del evangelio de la alegría, del evangelio de la creación.

A propósito del evangelio de la creación, me permito recoger algunas expresiones utilizadas por el Papa Francisco en su encíclica “Laudato si`”: “Todo el universo material es un lenguaje del amor de Dios, de su desmesurado cariño hacia nosotros. El suelo, el agua, las montañas, todo es caricia de Dios” (LS 84). Y añade: “cada uno de nosotros guarda en la memoria lugares cuyo recuerdo le hace mucho bien. Quien ha crecido en los montes, o quien de niño se sentaba junto al arroyo a beber, o quien jugaba en una plaza de su barrio, cuando vuelve a esos lugares, se siente llamado a recuperar su propia identidad” (LS 84). Afirma el Papa: “Dios ha escrito un libro precioso, «cuyas letras son la multitud de criaturas presentes en el universo»” (LS 85). La naturaleza es “un continuo manantial de maravilla”, “una continua revelación de lo divino” (LS 85). “Cuando tomamos conciencia del reflejo de Dios que hay en todo lo que existe, el corazón experimenta el deseo de adorar al Señor por todas sus criaturas y junto con ellas” (LS 87).

3) Hay un tercer rasgo que destaca en la persona de san Lorenzo: su condición de testigo de la fe. Y testigo en una situación especialmente complicada. La primera lectura, tomada del libro del Eclesiástico, reproduce la situación dramática vivida por alguien que experimenta una angustia envolvente y dramática. Hemos escuchado hablar de “muerte”, “fosa”, “garras del abismo”, “látigo de la lengua calumniosa”, “labios que se pervierten con la mentira”, “lazo de los que acechan mi traspié”, “poder de los que me persiguen a muerte”. En todo este sufrimiento, se refleja una experiencia de cercanía: “me salvaste de múltiples peligros”. Y se enumeran los peligros: el “cerco apretado de las llamas”, el “incendio de un fuego que no ardía”, el “vientre de un océano sin agua”, los “labios mentirosos e insinceros”, las “flechas de una lengua traidora”. En medio del drama, surge la búsqueda de ayuda: “Cuando estaba ya para morir y casi en lo profundo del abismo, me volvía a todas partes, y nadie me auxiliaba, buscaba un protector, y no lo había”. De repente, la soledad queda disuelta por la experiencia de Dios: “Recordé la compasión del Señor y su misericordia eterna, que libra a los que se acogen a él y los rescata de todo mal”. San Lorenzo nos invita a recordar, a “volver al corazón” la compasión del Señor y su eterna misericordia.

Realmente, el Señor libra a los que se acogen a Él y los rescata de todo mal. ¿Cómo lo hace?, nos preguntamos, sobre todo cuando sufrimos. El Papa Francisco escribió en su encíclica “Lumen fidei”: “La luz de la fe no disipa todas nuestras tinieblas, sino que, como una lámpara, guía nuestros pasos en la noche, y esto basta para caminar. Al hombre que sufre, Dios no le da un razonamiento que explique todo, sino que le responde con una presencia que le acompaña, con una historia de bien que se une a toda historia de sufrimiento para abrir en ella un resquicio de luz” (LF 57).

San Lorenzo es testigo de la fe. En él encontramos una luz que no disipa totalmente nuestras tinieblas. Su vida es como una lámpara que guía nuestros pasos en la noche, y, realmente, esto nos basta para caminar. Dios no nos responde con un razonamiento que explique todo y que satisfaga nuestra curiosidad. Dios nos responde con una presencia que acompaña.  Éste es el gran valor de san Lorenzo: él es fiel reflejo de una presencia que acompaña. En él encontramos un extraordinario ejemplo y un valioso intercesor.

4) No olvidamos en estos días el trabajo imprescindible y eficaz de quienes se esfuerzan por el bien común: los encargados de la seguridad pública, los trabajadores de los equipos de limpieza, los agentes sanitarios, los animadores sociales, culturales y recreativos, los que nos atienden y orientan en cualquier circunstancia. A todos ellos les expresamos nuestro reconocimiento por su labor y nuestra gratitud por su servicio.

5) Saint Laurent, diacre et martyr, est serviteur des pauvres et témoin de l`évangile: l`évangile de la foi, de la vie, de la famille, de la joie, de la création. Le Pape François a écrit dans son encyclique “Laudato si`”: “Tout l’univers matériel est un langage de l’amour de Dieu, de sa tendresse démesurée envers nous. Le sol, l’eau, les montagnes, tout est caresse de Dieu. (…) Celui qui a grandi dans les montagnes, ou qui, enfant, s’asseyait pour boire l’eau au ruisseau, ou qui jouait sur une place de son quartier, quand il retourne sur ces lieux se sent appelé à retrouver sa propre identité” (LS 84).

“Dieu a écrit un beau livre «dont les lettres sont représentées par la multitude des créatures présentes dans l’univers»” (LS 85).

6) Cantamos en el himno a San Lorenzo: “Los oscenses, postrados a tus plantas, // y admirando tu fe sobre el dolor, // te suplican infundas en sus vidas // los alientos que el cielo te otorgó”. Admiramos la fe en el dolor de san Lorenzo y suplicamos que el Señor infunda en nuestras entrañas un aliento de vida solidaria, de esperanza generosa, de alegre y serena convivencia y de amor fraterno.

¡Felices fiestas en honor de san Lorenzo!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s