La fiesta es un valioso regalo que Dios ha hecho a la familia humana

francisco_audiencia

12 de agosto de 2015.- Miles de peregrinos venidos de todas las partes del mundo han acudido al Aula Pablo VI para escuchar y compartir la mañana de este miércoles con el papa Francisco en la audiencia general. Enfermos, ancianos, religiosas y sacerdotes, familias, jóvenes y niños; todos han recibido con alegría la llegada del Pontífice. Acercándose hacia el pasillo para darle la mano y fotografiar el momento, los fieles alzaban la voz para saludar y mostrar su cariño al Santo Padre.

El Papa ha continuado con la serie de catequesis que está dedicando a la familia, en preparación al Sínodo que se celebrará el próximo mes de octubre. Hoy comienza una pequeña sección que dedicará a los eventos que marcan el ritmo de la familia: la fiesta, el trabajo y la oración.

“Comenzamos por la fiesta, que es un invento de Dios”, ha recordado el Pontífice en su resumen hecho en español. Asimismo, ha indicado que “el libro del Génesis nos dice que al final de la creación Dios contempló y gozó de su obra.” Dios nos enseña –ha explicado el Santo Padre– que festejar no es conseguir evadirse o dejarse vencer por la pereza, sino volver nuestra mirada hacia el fruto de nuestro esfuerzo con gratitud y benevolencia. “También nosotros podemos mirar a nuestros hijos que crecen, el hogar que hemos construido y pensar: ¡Que hermoso!”, ha exclamado Francisco. De hecho, ha subrayado, es Dios que lo ha hecho posible, que sigue creando también hoy.

Por otro lado, el Papa ha señalado que “el mandamiento divino de cesar en nuestras tareas cotidianas, nos recuerda también, que el hombre, como imagen de Dios, es señor y no esclavo del trabajo”. Y ha advertido que “nos pide liberarnos de la obsesión por el beneficio económico, que ataca los ritmos humanos de la vida y niega al hombre el tiempo para lo realmente importante”.

Así, ha pedido que “desterremos esa idea de fiesta centrada en el consumo y en el desenfreno y recuperemos su valor sagrado, viéndola como un tiempo privilegiado en el que podemos encontrarnos con Dios y con el hermano”. Un tiempo maravilloso que podemos vivir en la familia, incluso en las dificultades, ha concluido.

A continuación, el Santo Padre ha saludado a los peregrinos de lengua española. “Que el Señor nos conceda a todos vivir el tiempo de descanso, las fiestas, la celebración del domingo, con los ojos de la fe, como un precioso regalo que ilumina nuestra vida familiar”, ha pedido el Pontífice.

Tras finalizar los saludos en las distintas lenguas, el Papa ha dedicado, como cada semana, unas palabras en especial a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados.

De este modo ha querido recordar que ayer se celebró la memoria litúrgica de Santa Clara de Asís, “luminoso modelo de joven, que ha sabido vivir con valentía y generosidad su adhesión a Cristo”. Por eso, ha pedido a los jóvenes que imiten su ejemplo, para que puedan “responder como ella a la llamada del Señor”. Y los enfermos los ha animado a que se unan cada día a Jesús sufriente “en el llevar con fe vuestra cruz para la salvación de todos los hombres”. Finalmente a los recién casados les ha invitado a que sean siempre en su familia “apóstoles del Evangelio del amor”.

(ZENIT)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s