El cardenal Parolin pide a los seminarista de Timor Oriental ser de Dios ‘todos los días’

EPA1818025_Articolo

13 de agosto de 2015.- El cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, se encuentra de visita en Asia. Tras visitar Indonesia, se encuentra ahora en Timor Oriental. Y en Dili, ha celebrado la misa en el seminario mayor.

La palabra clave para vivir en el seminario es “todos los días”. Palabra sencilla, que no deja espacio a malos entendidos. “Todos los días” vivir y prepararse en el seminario para ser dos cosas: “discípulos” y “misioneros”. Esta es la idea principal que desarrolló el purpurado durante su homilía, según indica la nota publicada en Radio Vaticano.

Así, el cardenal exhortó a “renovar todos los días el sentimiento de que todo es gratis, el sentimiento de gratuidad de la elección de cada uno de vosotros, ninguno de nosotros lo merece”.

De este modo, preguntó a los seminaristas y sus formadores ¿qué se os pide ‘hacer todos los días’?” Primero y sobre todo –explicó– se os pide entrar profundamente en el recorrido de formación con compromiso y sinceridad. “Sí, Dios os ha llamado y con valentía y fe habéis respondido. Habéis venido al seminario para ver, para entender y discernir la validez de esta llamada”, aseguró.

Y en este camino, subrayó el purpurado, hay que hacerse otra pregunta: “¿es verdaderamente el Señor quien me llama?” Y la respuesta está en el profeta Jeremías: “Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes que nacieses, te tenía consagrado”.

A continuación, el cardenal Parolin les aconsejó que “en todo el viaje de vuestra vida en el seminario esta profunda convicción debe estar en vuestros corazones: es el Señor quien os llama, es el Señor quien os ha elegido, es el Señor quien os tiende la mano para llevaros a ser trabajadores en su viña”. Una llamada –prosiguió el enviado del Papa– que se comprende todos los días un poco en la medida en la que la cotidianidad del seminario es vivida para crecer, con la ayuda del director espiritual, tanto en el plano humano, como en el intelectual y espiritual.

También habló de la relación con Dios, una relación que lleva a un ulterior descubrimiento, el de Jesús, “rostro de la misericordia del Padre”. Es este sentido de la misericordia “lo que nos forma y nos plasma para convertirnos en discípulos de misericordia”. De este modo, el cardenal recordó que “es necesario que ‘todos los días’ sintamos en lo profundo del corazón que hemos sido tocados por Dios” para estar preparados como sus discípulos a dar ese amor y esa misericordia a los otros.

Finalmente, el cardenal Parolin subrayó que “es objetivo primario de nuestro ministerio y de la actividad sacerdotal: ir a las periferias, a aquellos que viven en la periferia, física, social, psicológica y espiritualmente” para “reintegrarlo en la familia de Dios y en la sociedad a la que pertenece”.

(ZENIT)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s