Un trabajo que haga verdaderamente libre al hombre

francisco

14 de diciembre de 2015.- Encontrar respuestas a la cuestión existencial de muchos jóvenes que arriesgan el pasar del desempleo del trabajo al desempleo de la vida. Este es el deseo del proyecto Policoro que nació hace veinte años como fruto del resultado de la Asamblea eclesial de Palermo. Esta mañana, en el Aula Pablo VI, sus componentes han encontrado al Santo Padre que ha recordado cómo en su intento de combinar el Evangelio con la realidad de la vida, este proyecto representó enseguida una importante iniciativa para la promoción de la juventud, una verdadera oportunidad para el desarrollo local a nivel nacional. »Sus ideas claves han logrado éxito -ha dicho-: la formación de jóvenes, el lanzamiento de cooperativas, la creación de figuras de mediación como «líderes de comunidad» y una serie de acciones concretas, signo visible del compromiso de estos veinte años de presencia activa».

»Con su concreta atención al territorio y la búsqueda de soluciones comunes -ha continuado-, el Proyecto Policoro ha demostrado cómo la calidad del trabajo «libre, creativo, participativo y solidario» exprese, y haga crecer la dignidad de la vida humana. ¡No perdamos de vista la urgente necesidad de reafirmar esta dignidad! Es característica de todos y de cada uno»… cuando no hay trabajo lo que se arriesga es la dignidad, porque la falta de trabajo no sólo no te permite traer a casa el pan, sino que no te hace sentirte digno de ganarte la vida. Hoy en día los jóvenes son víctimas de esto. ¿Cuántos de ellos han dejado ya de buscar trabajo, resignados a los continuos rechazos o a la indiferencia de una sociedad que premia a los privilegiados de siempre – a pesar de que sean corruptos – y evita a aquellos que se merecen tener éxito?. El premio parece ir a aquellos que están seguros de sí mismos, aunque esta seguridad se adquiera con la corrupción. El trabajo no es un regalo que se concede amablemente a algunos recomendados: ¡es un derecho para todos!.

»Vosotros representáis sin duda un signo cierto de esperanza para todos aquellos que no se han rendido, sino que han decidido trabajar con coraje para crear o mejorar sus propias oportunidades de empleo». El Papa les ha invitado a seguir promoviendo iniciativas para los jóvenes en forma comunitaria y participativa, diciendo: »A la pregunta de: ¿Qué tiene que ver la Iglesia con mi situación?», qué habréis escuchado varias veces. La respuesta es »el testimonio’. Y aquí podéis hacer vuestra parte… podéis aportar vuestro testimonio, cuerpo a cuerpo con los que necesitan valor y apoyo».

Francisco ha destacado al final que la tarea de Policoro no es simplemente la de ayudar a los jóvenes a encontrar una ocupación sino »una responsabilidad de evangelización, a través del valor santificador del trabajo. Pero no de cualquier trabajo. No del trabajo que explota, que oprime, y que humilla, sino del trabajo que hace al hombre verdaderamente libre, de acuerdo con su noble dignidad».

(VIS)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s