La Catedral de Huesca ha acogido esta tarde el inicio del Año de la Misericordia

RuizMartorellHuesca

19 de diciembre de 2015.- El Obispo de Huesca, Mons. D. Julián Ruiz Martorell, acompañado por unos 20 sacerdotes de diferentes arciprestazgos de la diócesis, ha inaugurado el Jubileo Extraordinario de la Misericordia, con una ceremonia que ha comenzado puntualmente, esta tarde, a las 5, en la Iglesia de san Pedro el Viejo de Huesca.

En este templo, se han desarrollado los ritos iniciales de la celebración, donde además de cantar el himno del Jubileo y realizar las acciones pertinentes, se ha leído el inicio de la Bula “Misericordiae Vultus”, texto a través del cual el Papa Francisco ha convocado el presente Año Jubilar.

Posteriormente, el Obispo, los sacerdotes, el diácono, los seminaristas y los fieles han subido en procesión, por las calles San Salvador y Las Cortes, hasta llegar a la plaza de la Catedral, coreando “cantaré eternamente las misericordias del señor, anunciaré tu fidelidad por todas las edades”.

Al llegar a la puerta principal de la Catedral, la procesión  se ha detenido y los sacerdotes se han colocado en semicírculo frente al pórtico de la misma, mientras el Obispo ha subido las escaleras para proceder a la apertura de la Puerta Santa. Con un martillo, adecuado para la ocasión, Mons. Julián Ruiz ha golpeado la puerta para iniciar la apertura, que ha concluido empujando con sus manos las dos alas de la misma. Tras dejar el báculo y coger el Evangelio, que le ha entregado el diácono, se ha situado en el umbral de la puerta y mirando al exterior ha mostrado durante unos instantes el sagrado libro, acción que ha repetido hacia el interior de la seo oscense.

Una vez en el altar ha proseguido la ceremonia con una Eucaristía en la Catedral de Huesca, que igual que la Iglesia de san Pedro, se encontraba repleta de fieles emocionados por participar en el inicio de este Jubileo de la Misericordia, que comenzó el pasado 8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Concepción.

La Misa ha comenzado con los cantos de entrada, la bendición del agua y la aspersión de la misma a todos los presentes.

En su homilía Mons. Julián Ruiz ha recordado la intención del Papa Francisco con este jubileo, con el que pretende hacer “más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes. Es un momento extraordinario de gracia y de renovación espiritual”. Asimismo, ha citado algunas ideas de la Bula y ha recordado que “tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia como fuente de alegría, de serenidad y de paz”. Y ha añadido: “Misericordia: es la palabra que revela el misterio de la Santísima Trinidad. Misericordia: es el acto último y supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro. Misericordia: es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida. Misericordia: es la vía que une Dios y el hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados para siempre no obstante el límite de nuestro pecado”.

Se ha referido a la misericordia citando varios epígrafes de los distintos textos evangélicos y bíblicos y ha asegurado que “en las parábolas de la misericordia encontramos el núcleo del Evangelio y de nuestra fe, porque la misericordia se muestra como la fuerza que todo lo vence que llena de amor el corazón y que consuela con el perdón”.

Ha continuado con unas palabras del Papa Francisco en las que afirma que “la misericordia es la vida maestra que sostiene la vida de la Iglesia, todo en su acción pastoral debería estar revertido con la ternura con la que se dirige a los creyentes”. También ha hablado de “la importancia de la sencillez y la humildad”, haciendo referencia a la primera Lectura de la celebración de hoy.

Al concluir la Eucaristía los sacerdotes han abandonado el altar mayor de la Catedral, que estaba decorado con flores rosas y en un lateral, se podía ver una gran corona con cuatro velas, propia del tiempo de Adviento en el que nos encontramos.

Más templos Jubilares

Además de la santa Iglesia Catedral de Huesca, el Obispo, Mons. Julián Ruiz Martorell, ha establecido en el decreto del Año de la Misericordia Huesca 2015, otros siete templos jubilares en la diócesis de Huesca, donde poder alcanzar la indulgencia durante los próximo meses. La mayor parte de estos lugares abrirán sus Puertas Santas mañana, domingo, 20 de diciembre.

Así está previsto que se realice en la Iglesia de Nuestra Señora de la Corona en Almudévar, a las 12 horas, con una Eucaristía en la Iglesia parroquial y una procesión que subirá hasta la ermita de la Virgen de la Corona, donde se harán los ritos establecidos. Las Iglesias parroquiales de Santiago Apóstol de Grañén y El Salvador de Sariñena celebrarán una Eucaristía, también mañana, a las 12 del mediodía. Igualmente, lo harán la Iglesia parroquial de san Pedro de Ayerbe, que abrirá su Puerta Santa, a las 12:15 horas, y la Iglesia de San Vicente Mártir de Huesca, a las 12:45 horas (antes de la Misa de 1).

En los próximos días, se desarrollará esta celebración en la Iglesia de Nuestra Señora de la Jarea de Sesa, donde se realizará el sábado 26, a las 12 del mediodía, y en la Iglesia parroquial de san Pedro de Adahuesca, que se celebrará el domingo 27, también a las 12 horas.

(Delegación de Medios de Comunicación de la Diócesis de Huesca)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s