Palabras de agradecimiento al Papa Francisco de S.E. Mons. José Guadalupe Torres Campos, Obispo de Ciudad Juárez

José Guadalupe Torres Campos

Miércoles 17 de febrero de 2016

Beatísimo Padre:

En nombre de nuestra diócesis y del pueblo de ciudad Juárez le manifiesto nuestra alegría y gratitud por su presencia entre nosotros. Usted viene a visitarnos en un momento clave de la historia de nuestra ciudad. En años recientes hemos vivido momentos realmente difíciles que han dejado heridas en muchas de las familias de nuestra comunidad. Los niños, los hombres y las mujeres de esta tierra y de gran parte de nuestra nación hemos sentido en carne propia las consecuencias de una violencia y una ambición desmedidas.

El solo anuncio de su visita a nuestra ciudad nos llenó de esperanza. Usted nos miró con ternura y se interesó por nosotros. Hoy con su presencia paternal nos hemos sentido todos más bendecidos y acompañados por Cristo el buen samaritano que se ha querido detener a consolar y aliviar a quien ha quedado maltrecho, herido en el camino de la vida.

Su abrazo llega a muchos hermanos y hermanas migrantes aquí presentes, y a muchos más que nos están acompañando del otro lado del Río Grande, en el país vecino de Estados Unidos de Norteamérica, y a cerca de 50,000 que han seguido la transmisión de esta Santa Misa, congregados en el Estadio Sun Bowl en el Paso, Texas.

Con esta celebración, llega a término el Viaje Apostólico de Su santidad a México. Y estoy seguro, Santo Padre, que usted ha podido encontrar a un pueblo de grande fede, hermoso, fuerte y abierto, cuya gente nos fortalece y nos anima a seguir adelante en la gran misión continental. Muchos de los niños y jóvenes, mujeres y hombres por igual, se entregan cotidianamente al trabajo de la evangelización. Su visita nos reanima y nos entusiasma a vivir el amor a Dios y al prójimo sin excluir a nadie. Su ejemplo se queda en nuestro corazón Santo Padre.

Gracias por esta entrañable visita y por la alegría que ha traído a nuestra iglesia, al mundo, a México y hoy a nuestra ciudad. Que su viaje de regreso a Roma sea tranquilo y llegue con bien. Lo amamos Santo Padre. Nos encomendamos a su oración y nos disponemos a su bendición.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s