Los cristianos caminen en la luz y no tengan doble vida

fran28042015

29 de abril de 2016.– Un cristiano no recorre “caminos oscuros” porque allí no está “la verdad de Dios”. Pero incluso si cayera, puede contar con el perdón y la dulzura de Dios, que lo restituye a la vida de la “luz”. Así lo ha asegurado el Santo Padre Francisco en la homilía de esta mañana en Santa Marta.

Límpios, como Dios. Y sin pecado, porque no hay error reconocido que no atraiga ternura y perdón del Padre. “Esta es la vida cristiana”, ha observado el Santo Padre al comentar el pasaje de la Carta de san Juan, esa en la que el apóstol pone a los creyentes frente a la seria responsabilidad de no tener doble vida –luz de fachada y tinieblas en el corazón– porque Dios es solamente luz.

Asimismo, ha precisado que “si decimos que no tenemos pecado, Dios sería un mentiroso”, subrayando la eterna lucha del hombre contra el pecado y por la gracia.

“¡Si tú dices que estás en comunión con el Señor, camina en la luz! ¡Pero no en la doble vida! ¡Esa no!” Esa mentira que estamos tan acostumbrados a ver y también a caer. Decir una cosa y hacer otra ¿no? Siempre la tentación… La mentira sabemos de dónde viene: en la Biblia, Jesús llama al diablo ‘padre de la mentira’, el mentiroso. Y por eso, con tanta dulzura, con tanta mansedumbre, este ‘abuelo’ dice a la Iglesia ‘adolescente’, a la Iglesia joven: ‘¡No seas mentirosa!’ Tú estás en comunión con Dios, camina a la luz. Haz obras de luz, no digas una cosa y hagas otra, no a la doble vida”.

El Santo Padre ha recordado que cuando pecamos no tenemos que desanimarnos. porque “tenemos un paráclito, una palabra, un abogado, un defensor ante el Padre: es Jesucristo, el Justo. Él nos justifica, Él nos da la gracia”.

La misericordia y la grandeza de Dios –ha precisado el Papa– es que Él sabe que “somos nada”, que solamente “de Él” viene la fuerza y por tanto “siempre nos espera”.

El Pontífice ha insistido: “caminemos en el luz, porque Dios es Luz. No ir con un pie en la luz y otro en las tinieblas. No ser mentirosos”. Por otro lado, ha recordado que todos hemos pecado y nadie puede decir: “este es un pecador, esta es una pecadora. Yo gracias a Dios, soy justo”. El único Justo –ha aseverado– es Él, que ha pagado por nosotros.

Así, el Papa ha concluido su homilía indicando que si alguien peca “Él nos espera, nos perdona, porque es misericordioso y sabe bien de qué estamos hechos y recuerda que somos polvo”. Que la alegría que nos da esta Lectura –ha exhortado– nos lleve adelante en la sencillez y en la transparencia de la vida cristiana, sobre todo cuando nos dirigimos al Señor. Con la verdad.

(ZENIT)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s