Alocución de Mons. Renzo Fratini en la toma de posesión de Mons. D. Gerardo Melgar Viciosa como obispo de Ciudad Real

S.E. Mons. Renzo FRATINI
Arzobispo titular de Botriana
Nuncio Apostólico en España y en Andorra

S.I. Catedral Basílica de Santa María del Prado, Ciudad Real
Sábado 21 de mayo de 2016

Eminentísimos Señores Cardenales,
Excelentísimos Señores Arzobispos y Obispos,
Queridos sacerdotes concelebrantes,
Excelentísimas Autoridades,
Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

Me alegro de compartir estos solemnes momentos en que Mons. Gerardo Melgar Viciosa entra en esta Diócesis de Ciudad Real. Un saludo afectuoso a cuantos le acompañáis; especialmente, al Obispo emérito, S.E. Mons. Rafael Torija de la Fuente, y a S.E. Mons. Antonio-Ángel Algora Hernando.

En nombre del Santo Padre Francisco, reciba, D. Antonio, un sentido agradecimiento por la eficacia de su muy diligente cuidado pastoral de esta Iglesia particular a lo largo de trece años, los cuales se han cumplido precisamente en estos días. Que el Buen Pastor, cu-yo Corazón es tan agradecido, le recompense con bondad.

Querido D. Gerardo, Su lema episcopal son las palabras de Nuestro Señor Jesucristo al apóstol S. Pablo: «Sufficit tibi gratia mea» (2 Cor 12,9) «Te basta mi gracia». Esta consigna, le ayuda a confirmar la actitud principal del Obispo, la cual, como recomienda el papa Francisco, se perfila en «no perder el estupor ante el designio de Dios, ni el temor de caminar conscientemente en su presencia y en presencia de la Iglesia que es antes que nada su-ya». Del Señor depende el fruto que hay que esperar con humildad, paciencia y misericordia, actuando como si todo dependiera de nosotros, pero dejando todo en las manos bondadosas de Dios. Deseo expresarle mi ánimo a mantener el talante, profundamente evangelizador, con que se ha distinguido, acogiendo a las personas para hacer que Dios entre en las almas confiadas. Todos deben percibir que, cuando la fe, que el obispo expone autorizadamente, se vive con gratuidad y confianza en el Señor, se convierte en fuente de luz y plenitud para todo hombre.

¡Querido hermano! la tarea episcopal es ilusionante pero ardua. A Nuestra Señora, la Virgen María, confío sus trabajos y desvelos por la Iglesia de Dios que peregrina en esta Diócesis. Ella le sostenga siempre en el ejercicio fiel del ministerio. Con el amparo celestial de tan buena Madre, que preside esta Catedral con el título de El Prado, y el valimiento de los grandes santos nacidos en esta Diócesis, santo Tomás de Villanueva, el Doctor de la Iglesia san Juan de Ávila, san Juan Bautista de la Concepción y tantos recios testigos de la fe, podrá desempeñar este Oficio de Caridad «en el Nombre del Señor».

Que el Señor les bendiga a todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s