La Diócesis de Ciudad Real

ciudad real

La Prelatura Cluniense o Priorato Nullius Dioeceseos de las Órdenes Militares de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa, fue creada por el papa Pío IX, mediante las Letras Apostólicas Ad Apostolicam, de 18 de noviembre de 1875, ejecutadas por el cardenal Moreno, arzobispo de Toledo, el 15 de mayo de 1876, y promulgadas solemnemente en Ciudad Real, el 4 de junio de 1876, domingo de Pentecostés.

El territorio de este Priorato, que coincide con el de la provincia de Ciudad Real, formaba un «coto redondo», un territorio continuo, que sustituía a los diseminados por la geografía nacional en los que ejercían su jurisdicción las Órdenes Militares Españolas.

Gobernaba esta circunscripción un Prior nombrado por el Rey, Administrador de las Órdenes Militares. Prior que era investido del carácter episcopal, por nombramiento pontificio, con el título de Obispo de Dora. El elegido debía ser miembro de una de las Órdenes Militares o ingresar en ella si no lo era, cosa que dejó de hacerse en los años 40. A partir del Concordato de 1953, el nombramiento del obispo prior seguía el trámite común para todos los obispos diocesanos españoles.

El gobierno del Priorato era similar al de las diócesis españolas. Durante la sede vacante, era ejercido por un Vicario General y no un Vicario Capitular. Como tribunal de apelación actuaba el de las Órdenes Militares y, después, comenzó a hacerlo el de la Rota de la Nunciatura.

El 28 de mayo de 1877 llegó a Ciudad Real el primer obispo prior: Victoriano Guisasola y Rodríguez, que hasta entonces era obispo de Teruel. En 1882 fue trasladado a Orihuela.

El 21 de marzo de 1882, Antonio María Cascajares y Azara fue preconizado obispo de Dora. Desde el 21 de junio de 1882 hasta el 14 de abril de 1884 fue obispo prior de Ciudad Real, cuando fue trasladado a Calahorra. En 1885 León XIII lo nombró cardenal, fue después arzobispo de Zaragoza.

El siguiente obispo fue José María Rancés y Villanueva, preconizado obispo de Dora el 7 de junio de 1886. Sería obispo prior desde el 20 de octubre de 1886 hasta el 11 de febrero de 1898, cuando fue trasladado a Cádiz.

El 16 de marzo de 1899, el obispo Casimiro Piñera y Naredo, administrador apostólico de Barbastro, es trasladado a Ciudad Real como obispo prior. Es el primer obispo que fallece en la Diócesis, el 28 de agosto de 1904.

Le sucede Remigio Gandásegui y Gorrochategui, preconizado obispo de Dora el 27 de marzo de 1905. Desde el 26 de agosto de 1905 hasta el 3 de julio de 1914 fue obispo prior, cuando se le trasladó a Segovia.

Después, Javier Irastorza y Loinaz fue preconizado obispo de Dora el 11 de julio de 1914. Desde el 7 de enero de 1915 hasta el 20 de enero de 1923 fue obispo prior. Fue trasladado a Orihuela.

Tras Irastorza, llega a Ciudad Real Narciso Estenaga, preconizado obispo de Dora el 14 de diciembre de 1922. Desde el 9 de agosto de 1923 hasta el 22 de agosto de 1936 fue obispo prior. En esta fecha fue martirizado, y beatificado el 28 de octubre de 2007 por el papa Benedicto XVI.

Hubo que esperar hasta el 21 de diciembre de 1942 para que fuera preconizado el siguiente obispo: Emeterio Echeverría y Barrena. Fue obispo prior desde el 13 de abril de 1943 hasta el 23 de diciembre de 1954, cuando falleció.

En 1955, Juan Hervás y Benet, obispo de Mallorca, es trasladado a Ciudad Real, donde será obispo prior desde el 8 de mayo de 1955 hasta el 2 de octubre de 1976.

El 6 de noviembre de 1976, D. Rafael Torija de la Fuente tomó posesión del priorato. El 4 de febrero de 1980, por la Bula Constat militarium, ejecutada por el Nuncio Apostólico Mons. Innocenti, el 5 de marzo de 1981, el papa san Juan Pablo II elevó a Diócesis, sufragánea de Toledo, la Prelatura Cluniense. Le dio el nombre de Dioecesis Civitatis Regalensis, y nombró como primer obispo a Mons. Rafael Torija de la Fuente, que quedó desvinculado de la Iglesia titular de Dora, pero conservó el título de Prior de las Órdenes Militares, por razones históricas.

D. Rafael Torija renunció por edad a la Diócesis en 2002. Le fue aceptada su renuncia el 20 de marzo de 2003, y quedó como administrador apostólico hasta la toma de posesión del nuevo obispo.

D. Antonio Ángel Algora Hernando comenzó su ministerio episcopal en Ciudad Real el 18 de mayo de 2003. Es el segundo obispo diocesano, tras D. Rafael Torija, después de la publicación de Constat militarium, que ya no es obispo de Dora y que se denomina obispo de Ciudad Real y prior de las Órdenes Militares.

El 2 de octubre de 2015, Mons. Algora presentó la renuncia por edad. El pasado 8 de abril de 2016 se le aceptó, y quedó como administrador apostólico de la Diócesis hasta la toma de posesión del obispo electo, hoy 21 de mayo de 2016: D. Gerardo Melgar Viciosa, hasta ahora obispo de Osma-Soria.

Delegación de Medios de Comunicación
Diócesis de Ciudad Real

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s