Escudo episcopal de Mons. D. Manuel Herrero Fernández, OSA

Escudo Manuel Herrero

Mitra con el Espíritu Santo. «Recibe la mitra, brille en ti el resplandor de la santidad, para que cuando aparezca el Príncipe de los pastores, merezcas recibir la corona de gloria que no se marchita» (Ritual de Ordenación).

Báculo del Buen Pastor. «Recibe el báculo, signo del ministerio pastoral, y cuida de todo el rebaño que el Espíritu Santo te ha encargado guardar como pastor de la Iglesia de Dios» (Ritual de Ordenación).

Parte media, en fondo azul:

Una estrella de ocho puntas. Representa a la Virgen María, Estrella de los mares y de Evangelización.

Siete estrellas. Representa a las siete Iglesias del Apocalipsis, que están en la mano del Señor Resucitado siempre, también en tiempos duros y recios, y nunca las abandona (Cfr. Apoc 1, 16, 20; 2,1).

Parte inferior:

Escudo de la Orden de San Agustín. El libro abierto, hace alusión a la Sagrada Escritura. Sobre él se encuentra un corazón atravesado por el dardo de la caridad «Sagitaveras tu, Domine, cor nostrum caritate tua» (San Agustín, Conf. 9, 23). Del corazón brotan dos gotas de sangre. Representan el amor a Dios y al prójimo: «Realizando la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas hacía él, que es la Cabeza: Cristo, del cual todo el cuerpo, bien ajustado y unido a través de todo el complejo de junturas que lo nutren, actuando a la medida de cada parte, se procura el crecimiento del cuerpo, para construcción de sí mismo en el amor». (Ef 4, 15). Y todo ello manteniendo el principio de inspiración agustiniana, expresado por Rupertus Meldenius, en el siglo XVII: «In necessariis unitas, in dubiis libertas, in omnibus caritas» … «En lo necesario, unidad, en la duda, libertad, y en todo caridad».

Lema episcopal: MISERICORDIA TUA

Hace alusión al hilo transversal de la Historia de la salvación, desde la creación hasta la gloria futura. Todo es obra de la Misericordia del Padre, cuyo rostro es Jesucristo y que llega a la Iglesia, al mundo y a la creación entera por el Espíritu Santo. Es una confesión de fe y de confianza absoluta. Es, además, una referencia a San Agustín que en todas sus obras, especialmente en las Confesiones, canta la misericordia de Dios, y una referencia al Beato Pablo VI, que en la Meditación ante la Muerte dice: «Siempre me parece suprema la síntesis de San Agustín: miseria y misericordia. Mi miseria y tu misericordia».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s