Ir más allá de los errores y heridas del pasado y crear comunión con todos

fran_polonia2

28 de julio de 2016.- El Papa Francisco comenzó su segunda jornada en Polonia con una visita al convento de las Hermanas de la Presentación, poco distante del arzobispado. El convento, constituido por  una serie de edificios del siglo XVIII, comprende además una escuela media pública y una escuela superior y en él se encuentra la iglesia de San Juan, considerado uno de los edificios históricos más relevantes de Cracovia.

TEXTO COMPLETO: Santa Misa con ocasión del 1050 aniversario del Bautismo de Polonia

A su llegada el Santo Padre fue recibido por la Superiora General de la Congregación y se detuvo unos momentos para rezar en silencio  en la capilla con 30 religiosas de la comunidad y algunos estudiantes. Después firmó en el Libro de Honor de la comunidad con estas palabras: „Les agradezco su valioso servicio, las bendigo y aliento su misión educativa: cultivar con amor las semillas de bondad, belleza y verdad que Dios siembra en las nuevas generaciones”.

Antes de trasladarse en automóvil a Czestochowa fue a ver al hospital, -donde se encuentra ingresado enfermo de gravedad- al cardenal Franciszek Macharsk, arzobispo emérito de Cracovia, para emprender después el viaje al santuario mariano de Jasna Góra.

La ciudad de Czestochowa está hermanada con otras ciudades de culto mariano como Belén,  Nazaret, Fátima y Loreto y su santuario Jasna Góra (Monte Claro) es el más famoso santuario mariano en Polonia y meta de peregrinaciones. Desde el siglo XV se venera allí el icono de la Madre de Dios, también llamado “La Virgen Negra”, debido a su piel oscura. En 2016 Polonia ha celebrado el 360 aniversario de la entrega a María de la nación durante la invasión sueca (1656) y el 60 aniversario de los votos del pueblo polaco en 1956. En ese santuario el 4 de junio de 1979, san Juan Pablo II confío a María su pontificado y en 1997 definió a Jasna Góra como el santuario de la nación, el confesionario y el altar. Es -dijo- el lugar de la transformación espiritual, de la conversión y de la renovación de la vida de los polacos.

El icono bizantino de la Virgen Negra , del tipo Odigitria (La que indica el camino), está vestido con un nuevo manto regalado en ocasión del voto formulado en el 350 aniversario de la milagrosa defensa de Jasna Góra y también como manifestación de gratitud por la vida de Juan Pablo II en el 25 aniversario del nacimiento del sindicato Solidarnosc. Las coronas de oro de la Virgen y el Niño fueron ofrecidas y bendecidas por san Juan Pablo II el 1 de abril de 2005, la víspera de su muerte. En la capilla, al lado de la imagen, hay una rosa de oro regalada por el beato Pablo VI, que hubiera querido participar en la celebración del milenio del bautismo de Polonia en 1966 pero el régimen comunista no dio su permiso. La depositó allí san Juan Pablo II durante su viaje a Polonia en 1979, al igual que hizo en 1982 con un corazón de oro con la frase “Totus Tuus”. En 2004 se llevó también la cinta talar manchada de sangre que tenía puesta el Papa en el atentado del 13 de mayo de 1981.

Los orígenes del santuario se remontan a 1382 cuando se funda en la colina luego llamada Jasna Góra un monasterio para los Paulinos de Hungría. Alrededor de esa fecha aparece el célebre icono de la Virgen y de allí a poco Jasna Góra se convierte en el santuario mariano más famoso no solo de Polonia sino de las naciones cercanas. El flujo de peregrinos hace necesaria la construcción de nuevos edificios entre los siglos XV y XX. Actualmente el santuario es visitado cada año por unos 4 millones de peregrinos procedentes de más de ochenta países.

A su llegada  a Częstochowa, el Santo Padre dio una larga larga vuelta en papamóvil entre los fieles que lo esperaraban en la plaza del santuario y en sus adyacencias y   a las 9,45 fue acogido  en el monasterio de Jasna Góra  por el  Superior General de la Orden de San Pablo Primer Eremita, el  Padre Arnold Chrapkowski. Dentro de la capilla de la Virgen Negra se habían reunido unos 300 padres de ese  Instituto Religioso. Allí el Papa rezó en silencio ante el icono mariano para ofrecerle después una rosa de oro.

 A las 10,30 el  Papa presidió  la santa misa en ocasión  del 1050° aniversario del bautismo de  Polonia, concelebrada con los obispos de Polonia y miles de sacerdotes polacos y de otras nacionalidades. Estuvieron presentes en la celebración eucarística el presidente de la República  Repubblica Andrzej Duda y los más altos cargos del Estado.

En su homilía, que ofrecemos a continuación, el Papa subrayó como Dios entreteje en la humanidad la historia de la salvación, reiterando  que el Señor prefiere instalarse en lo pequeño, al contrario del hombre, que tiende a querer algo cada vez más grande. “Ser atraídos por el poder, por la grandeza y por la visibilidad es algo trágicamente humano –dijo- y es una gran tentación que busca infiltrarse por doquier; en cambio, donarse a los demás, cancelando distancias, viviendo en la pequeñez y colmando concretamente la cotidianidad, esto es exquisitamente divino”. También pidió que María “firme al pie de la cruz y perseverante en la oración con los discípulos en espera del Espíritu Santo” infundiera  “el deseo de ir más allá de los errores y las heridas del pasado, y de crear comunión con todos, sin ceder jamás a la tentación de aislarse e imponerse”.

VIS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s