Apertura del Año Santo en el Santuario del Saliente

saliente1

10 de septiembre de 2016.– El pasado 8 de septiembre, festividad de la Natividad de la Virgen, en el Santuario de la villa de Albox, se abría el Año Jubilar concedido por el Santo Padre el Papa Francisco con motivo de la celebración del III Centenario de la llegada de la imagen de la Virgen de Nuestra Señora del Buen Retiro de los Desamparados del Saliente. A las 11:30 comenzaba la apertura de la puerta Santa por parte de Mons. D. Adolfo González Montes para, a continuación, rezar el Ángelus.

La misa solemne comenzaba a las 12:15 y fue presidida por el obispo y concelebrada por los sacerdotes de Albox y otros muchos hijos del pueblo y sacerdotes amigos que quisieron estar presentes en este histórico día. Al finalizar la Santa Misa se procesionó la imagen de la “pequeñica” como es conocida popularmente a la imagen a Nuestra Señora del Buen Retiro de los Desamparados. 

La imagen de la Virgen

«Un gran signo apareció en el cielo: una mujer vestida de sol, y la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; y está encinta […]. Esa portentosa visión, según la tradición albojense, fue la que contempló el pastorcillo Lázaro de Martos en las postrimerías del siglo XVII en el paraje de los Dientes de la Vieja del monte Roel, a escasos metros del Saliente. Marcado por la triunfante Señora, el pastor de cabras se tornó pastor de almas y regresó a Albox como cura.

Decidido a honrar a la Madre de Dios en el lugar donde sus ojos la contemplaron, buscó por todas partes una imagen como la que él recordaba. De camino a la ciudad de Granada, donde esperaba encontrarla, pernoctó en una venta de Guadix. Al comunicar sus pesquisas a un misterioso clérigo, éste le hizo depositario de una reducida imagen semejante a la de su aparición. Provisto de la imagencita la llevó al Roel y se alzó una sencillísima ermita en 1716.

A pesar del intenso fervor que despertó la Virgen del Saliente, la pobreza de sus devotos no permitía dedicarle un templo digno de su grandeza. Los albojenses acudieron a su Prelado, don Claudio Sanz y Torres. Asombrado, el obispo les dijo que acababa de recibir una fuerte suma de dinero de un marinero que había hecho un voto a Nuestra Señora por librarlo de una espantosa tormenta. Con ese gran donativo se construyó el Santuario Diocesano de Nuestra Señora de los Desamparados del Buen Retiro del Saliente «con tantas puertas y ventanas como días tiene el año.

Desde el principio, la intercesión de la Pequeñica no es privilegio de los albojenses. Excediendo los mismos límites del valle del Almanzora, la protección de la Madre de los Desamparados se extiendes por todas las comarcas y lugares donde sus hijos suplican ser mirados por sus ojos de misericordia.

Ahora, al cumplirse los trescientos años de la construcción de aquella primitiva ermita, la Virgen del Apocalipsis vuelve a llamarnos al Saliente para mostrarnos el fruto bendito de su vientre: Jesucristo siempre triunfante y presente en su Iglesia. Esa misma Iglesia os invita a todos a peregrinar a este lugar bendecido por María Santísima y, a través del Jubileo, a la conversión del corazón que nos conduzca a la civilización del amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s