Audiencia general, 14.09.2016

audiencia

14 de septiembre de 2016.- La Audiencia general de esta mañana se ha celebrado a las 10 horas en la Plaza de San Pedro donde el Santo Padre Francisco se ha reunido con grupos de peregrinos y fieles provenientes de Italia y de todas las partes del mundo.

El el discurso en italiano, el Papa, continuando con las catequesis sobre la misericordia, ha centrado su meditación en el tema “Aprended de mí” (cfr Mt 11,28-30).

Tras haber resumido su catequesis en diversos idiomas, el Santo Padre ha dirigido saludos particulares a los grupos de fieles presentes.

La Audiencia general ha concluido con el canto del Pater Noster y la Bendición Apostólica.

Catequesis del Santo Padre:
[Texto original: italiano – Traducción de Radio Vaticana]

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Durante este Jubileo hemos reflexionado muchas veces sobre el hecho que Jesús se expresa con una ternura única, signo de la presencia y de la bondad de Dios. Hoy, nos detenemos en un pasaje conmovedor del Evangelio (Cfr. Mt 11,28-30), en el cual Jesús dice – lo hemos escuchado –: «Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. […] Aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio» (vv. 28-29). La invitación del Señor es sorprendente: llama a seguirlo a personas sencillas y oprimidas por una vida difícil, llama a seguirlo a personas que tienen muchas necesidades y les promete que en Él encontraran descanso y alivio. La invitación es dirigida en forma imperativa: «vengan a mí», «tomen mi yugo», y «aprendan de mí». ¡Tal vez los líderes del mundo pudieran decir esto! Tratemos de coger el significado de estas expresiones.

El primer imperativo es «Vengan a mí». Dirigiéndose a aquellos que están cansados y oprimidos, Jesús se presenta como el Siervo del Señor descrito en el libro del profeta Isaías. Y así dice, el pasaje de Isaías: «El mismo Señor me ha dado una lengua de discípulo, para que yo sepa reconfortar al fatigado con una palabra de aliento» (50,4). A estos desconsolados de la vida, el Evangelio muchas veces une también a los pobres (Cfr. Mt 11,5) y los pequeños (Cfr. Mt 18,6). Se trata de cuantos no pueden contar sobre sus propios medios, ni sobre amistades importantes. Ellos sólo pueden confiar en Dios. Conscientes de la propia humilde y mísera condición, saben que dependen de la misericordia del Señor, esperan de Él la única ayuda posible. En la invitación de Jesús encuentran finalmente respuesta a sus expectativas: convirtiéndose en sus discípulos reciben la promesa de encontrar consolación para toda la vida. Una promesa que al final del Evangelio es extendida a todas las naciones: «Vayan – dice Jesús a los Apóstoles – y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos» (Mt 28,19). Acogiendo la invitación a celebrar este año de gracia del Jubileo, en todo el mundo los peregrinos atraviesan la Puerta de la Misericordia abierta en las catedrales y en los santuarios y en tantas iglesias del mundo; en los hospitales, en las cárceles… ¿Para   qué atravesar esta Puerta de la Misericordia? Para encontrar a Jesús, para encontrar la amistad de Jesús, para encontrar el alivio que solo da Jesús. Este camino expresa la conversión de todo discípulo que se pone en el seguimiento de Jesús. Y la conversión consiste siempre en descubrir la misericordia del Señor. Y esta misericordia es infinita e inagotable: es grande la misericordia del Señor. Atravesando la Puerta Santa, pues, profesamos «que el amor está presente en el mundo y que este amor es más fuerte que toda clase de mal, en que el hombre, la humanidad, el mundo están metidos». (Juan Pablo II, Enc. Dives in misericordia, 7).

El segundo imperativo dice: «Tomen mi yugo». En el contexto de la Alianza, la tradición bíblica utiliza la imagen del yugo para indicar el estrecho vínculo que une el pueblo a Dios y, de consecuencia, la obediencia a su voluntad expresada en la Ley. En polémica con los escribas y doctores de la Ley, Jesús pone sobre sus discípulos su yugo, en el cual la Ley encuentra su pleno cumplimiento. Les quiere enseñar a ellos que descubrimos la voluntad de Dios mediante su persona: mediante Jesús, no mediante leyes y prescripciones frías que el mismo Jesús condena. Podemos leer el capítulo 23 de Mateo, ¿no?. Él está al centro de su relación con Dios, está en el corazón de las relaciones entre los discípulos y se pone como fulcro de la vida de cada uno. Recibiendo el “yugo de Jesús” todo discípulo entra así en comunión con Él y es hecho participe del misterio de su cruz y de su destino de salvación.

Sigue el tercer imperativo: «Aprendan de mí». A sus discípulos Jesús presenta un camino de conocimiento y de imitación. Jesús no es un maestro que con severidad impone a otros cargas que Él no lleva: esta era la acusa que Él hacía a los doctores de la ley. Él se dirige a los humildes, a los pequeños, a los pobres, a los necesitados porque Él mismo se ha hecho pequeño y humilde. Comprende a los pobres y a los sufrientes porque Él mismo es pobre y experimentó los dolores. Para salvar a la humanidad Jesús no ha recorrido un camino fácil; al contrario, su camino ha sido doloroso y difícil. Como lo recuerda la Carta a los Filipenses: «Se humilló hasta aceptar por obediencia la muerte y muerte de cruz» (2,8). El yugo que los pobres y los oprimidos llevan es el mismo yugo que Él ha llevado antes que ellos: por esto es un yugo ligero. Él se ha cargado sobre sus espaldas los dolores y los pecados de la entera humanidad. Para el discípulo, por lo tanto, recibir el yugo de Jesús significa recibir su revelación y acogerla: en Él la misericordia de Dios se ha hecho cargo de la pobreza de los hombres, donando así a todos la posibilidad de la salvación. Pero, ¿por qué Jesús es capaz de decir estas cosas? Porque Él se ha hecho todo en todos, cercano a todos, a los pobres. Era un pastor que estaba entre la gente, entre los pobres. Trabajaba todo el día con ellos. Jesús no era un príncipe. Es feo para la Iglesia cuando los pastores se convierten en príncipes, alejados de la gente, alejados de los más pobres: este no es el espíritu de Jesús. A estos pastores Jesús los amonestaba, y sobre estos pastores Jesús decía a la gente: “pero, hagan aquello que ellos dicen, pero no lo que ellos hacen”.

Queridos hermanos y hermanas, también para nosotros existen momentos de cansancio y de desilusión. Entonces recordémonos  estas palabras del Señor, que nos dan mucha consolación y nos hacen entender si estamos poniendo nuestras fuerzas al servicio del bien. De hecho, a veces nuestro cansancio es causado por haber puesto la confianza en cosas que no son esenciales, porque nos hemos alejado de lo que vale realmente en la vida. El Señor nos enseña a no tener miedo de seguirlo, porque la esperanza que ponemos en Él no será defraudada. Estamos llamados a aprender de Él que cosa significa vivir de misericordia para ser instrumentos de misericordia. Vivir de misericordia para ser instrumentos de misericordia: vivir de misericordia, es sentirse necesitados de la misericordia de Jesús, aprendamos a ser misericordiosos con los demás. Tener fija la mirada en el Hijo de Dios nos hace entender cuanto camino todavía debemos recorrer; pero al mismo tiempo nos infunde la alegría de saber que estamos caminando con Él y no estamos jamás solos. ¡Entonces, animo! No dejémonos quitar la alegría de ser discípulos del Señor. “Pero, padre, yo soy pecador, soy pecadora, ¿Cómo puedo hacer? Déjate mirar por el Señor, abre tu corazón, siente sobre ti su mirada, su misericordia, y tu corazón estará lleno de alegría, de la alegría del perdón, si tú te acercas a pedir el perdón”. No dejémonos robar la esperanza de vivir esta vida junto a Él y con la fuerza de su consolación. Gracias.

Síntesis de la catequesis y saludos en diversos idiomas:

En francés

Speaker:

Frères et sœurs, dans le passage de l’Évangile que nous avons entendu, de façon surprenante, Jésus invite à le suivre des personnes simples et qui ont une vie difficile. En devenant ses disciples, elles reçoivent la promesse de trouver le réconfort pour toute leur vie. En recevant «le fardeau de Jésus», chaque disciple entre en communion avec lui et participe au mystère de sa croix et de son destin de salut. Jésus n’est pas un maître qui impose aux autres des poids que lui-même ne porte pas. Il s’adresse aux humbles et aux petits parce que lui-même s’est fait petit et humble. Le fardeau que les pauvres et les opprimés portent est le même que Jésus a porté avant eux, c’est pour cela qu’il est léger. Il a chargé sur ses épaules les souffrances et les péchés de toute l’humanité. En lui la miséricorde de Dieu s’est chargée de la pauvreté des hommes, donnant ainsi à tous la possibilité du salut. Le Seigneur nous enseigne à ne pas avoir peur de le suivre et à apprendre de lui ce que signifie vivre de miséricorde pour être à notre tour des instruments de miséricorde.

Santo Padre:

Saluto cordialmente i pellegrini di lingua francese, in particolare i fedeli dell’Arcidiocesi di Rouen, con Mons. Dominique Lebrun, i seminaristi di Lille con Mons. Laurent Ulrich, la Federazione francese degli ex-allievi dei Gesuiti, come pure i pellegrini della Svizzera e del Belgio. Nelle difficoltà della vita, prendiamo coraggiosamente la rotta con Gesù e non saremo mai soli. Non lasciamoci togliere la gioia di essere discepoli del Signore! Dio vi benedica!

Speaker:

Je salue cordialement les pèlerins de langue française, en particulier les fidèles de l’archidiocèse de Rouen, avec Mgr Dominique Lebrun, les séminaristes de Lille avec Mgr Laurent Ulrich, la Fédération française des anciens élèves des Jésuites, ainsi que les pèlerins de Suisse et de Belgique. Dans les difficultés de la vie, prenons courageusement la route avec Jésus et nous ne serons pas seuls. Ne nous laissons pas enlever la joie d’être disciples du Seigneur! Que Dieu vous bénisse!

En inglés

Speaker:

Dear Brothers and Sisters: In our catecheses during this Holy Year of Mercy, we have reflected on the tenderness of Jesus. Today we hear the Lord calling the discouraged, the poor and the little ones to himself, all who – unable to count on powerful connections – can rely solely on God (Mt 11:28-30). In their powerlessness, they trust in God’s mercy; they come to Jesus who is their only help. In this Jubilee Year pilgrims around the world have been crossing the threshold of a Holy Door of mercy as they seek conversion. In approaching the Lord’s inexhaustible mercy, we will discover his “easy yoke”: Jesus who bears the burdens and needs of humanity shows us the way to salvation. And by participating in his sufferings, we come to know the will of God for us, we find true rest in him, and are able to share in his plan of salvation. Jesus invites us also to learn from his service of the poor and of all who suffer. When we are tired or despondent, let us not be afraid; for our hope in Christ will never be confounded. Let us therefore come to Christ, trust in him, rest in him and joyously serve him.

Santo Padre:

Saluto i pellegrini di lingua inglese presenti all’odierna Udienza, specialmente quelli provenienti da Inghilterra, Scozia, Irlanda, Belgio, Australia, Indonesia, Malaysia, Canada e Stati Uniti d’America. In occasione della festa dell’Esaltazione della Croce, auspico che tutti possano trovare vita nuova in Gesù. Dio vi benedica!

Speaker:

I greet the English-speaking pilgrims and visitors taking part in today’s Audience, particularly those from England, Scotland, Ireland, Belgium, Australia, Indonesia, Malaysia, Canada and the United States of America. On this feast of the Exaltation of the Holy Cross, I pray that all may find new life in Jesus. May God bless you!

En alemán

Speaker:

Liebe Brüder und Schwestern, ein besonderer Ausdruck der Güte Gottes ist die Sorge Jesu für die Menschen, die schwere Mühsal zu tragen haben. Er lädt sie ein, ihm zu folgen, damit sie bei ihm Ruhe finden (vgl. Mt 11,28ff). Mit der Aufforderung „Kommt alle zu mir“ wendet sich Jesus an die Niedergeschlagen, die Armen und Kleinen, die nichts haben außer ihr Vertrauen in Gottes Hilfe und Barmherzigkeit. Wer sich zum Herrn bekehrt und ihm nachfolgt, erhält die Verheißung, dass er Trost und Stärke für sein ganzes Leben findet. „Nehmt mein Joch auf euch“ verweist auf das enge Band zwischen Gott und seinem Volk, auf die Unterwerfung unter den Willen Gottes und sein Gesetz. Jesus spricht von seinem Joch: Er ist die Erfüllung des Gesetzes, durch seine Person erkennen wir Gottes Willen und durch ihn treten wir in Gemeinschaft mit Gott. Die dritte Aufforderung „Lernt von mir“ besagt, den Weg der Nachahmung Jesu zu gehen. Der Herr ist ein Lehrer, der sich selbst demütig und klein gemacht hat. Weil er das Leiden und die Sünden der Menschheit auf sich genommen hat, weil er als Erster das Joch getragen hat, ist sein Joch für uns leicht. Jesus enttäuscht unsere Hoffnung nicht. Wir müssen jedoch lernen, von seiner Barmherzigkeit zu leben, um selber zu einem Werkzeug der Barmherzigkeit zu werden.

Santo Padre:

Con affetto saluto i fratelli e le sorelle provenienti dai paesi di lingua tedesca, nonché dai Paesi Bassi. Un saluto particolare rivolgo al gruppo della Polizia dell’Assia. Seguiamo il Signore imparando da lui ad essere miti e umili di cuore. Così possiamo portare la sua misericordia ai nostri vicini. Lo Spirito Santo vi guidi sul vostro cammino.

Speaker:

Von Herzen grüße ich die Brüder und Schwestern aus den Ländern deutscher Sprache sowie aus den Niederlanden. Einen besonderen Gruß richte ich an die Gruppe der Polizei aus Hessen. Folgen wir dem Herrn nach, indem wir von ihm lernen, gütig und von Herzen demütig zu sein. So können wir seine Barmherzigkeit zu unseren Nächsten bringen. Der Heilige Geist führe euch auf euren Wegen.

En español

Queridos hermanos y hermanas

En el Evangelio que hemos escuchado, Jesús se dirige a sus discípulos para extenderles una invitación y lo hace a través de tres imperativos: «Vengan a mí», «tomen mi yugo», y «aprendan de mí».

Jesús se dirige a quienes están cansados y agobiados para que confíen en él y encuentren alivio en su misericordia. Es una invitación a descubrir la voluntad de Dios, entrando en comunión con él y cargando con su cruz.

La propuesta de Jesús es un camino de conocimiento e imitación. Él no es un maestro severo que impone los pesos que él no ha llevado. Él mismo se ha hecho pequeño y humilde, su ejemplo nos enseña y es el camino a seguir.

Tenemos que pedir a Dios la gracia de tener la mirada limpia de Jesús que nos hace comprender cuánto camino debemos aún recorrer; pero al mismo tiempo nos da la alegría de saber que estamos caminando con él y no estamos solos.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los venidos de España y Latinoamérica. Los invito a pedir el don de la alegría, que es el de la gracia de sentirse discípulo de Jesús; de vivir junto a él con la fuerza de su consuelo y misericordia. Muchas gracias.

En portugués

Speaker:

Jesus, naquela ternura, toda sua, que manifesta a presença e bondade de Deus, convida pessoas simples e atribuladas com a vida a segui-Lo: «Vinde a Mim, todos os que estais cansados e oprimidos, que Eu hei de aliviar-vos». O Senhor convida-nos a não ter medo de O seguir, porque a esperança n’Ele deposta não será desiludida. Somos chamados a segui-Lo e a aprender d’Ele o que significa viver de misericórdia para sermos instrumentos de misericórdia. Olhando para Ele, podemos ver quanta estrada ainda precisamos de fazer; mas, ao mesmo tempo, inundar-nos-á a alegria de saber que estamos a caminhar com o Filho de Deus que nunca nos deixará sozinhos. Recebendo o «jugo» de Jesus, entramos em comunhão com Ele e tornamo-nos participantes do mistério da sua cruz e do seu destino de salvação. Na verdade, para salvar a humanidade, Cristo não percorreu uma estrada fácil; antes pelo contrário, o seu caminho foi doloroso e difícil, como se lê na Carta aos Filipenses: «Humilhou-Se a Si próprio, fazendo-Se obediente até à morte e morte de cruz». O jugo que carregam os pobres e os oprimidos é o mesmo que carregou Cristo antes deles; por isso, é um jugo leve. Sobre os ombros d’Ele, recai o peso dos sofrimentos e pecados da humanidade inteira. Por isso, meus irmãos e irmãs, coragem! Não deixemos que nos tirem a alegria de ser discípulos do Senhor. Não deixemos que nos roubem a esperança de viver esta vida com Ele e com a força da sua consolação.

Santo Padre:

Carissimi pellegrini di lingua portoghese, benvenuti! Nel salutarvi tutti, specialmente i fedeli di Rio de Janeiro e di São José do Rio Pardo, vi invito a chiedere al Signore una fede grande per guardare la realtà con lo sguardo di Gesù e una grande carità per accostare le persone con il suo cuore misericordioso. Fidatevi di Dio, come la Vergine Maria! Volentieri benedico voi e i vostri cari.

Speaker:

Queridos peregrinos de língua portuguesa, sede bem-vindos! A todos vos saúdo, especialmente aos fiéis do Rio de Janeiro e de São José do Rio Pardo, convidando-vos a pedir ao Senhor uma fé grande para verdes a realidade com o olhar de Jesus e uma grande caridade para vos aproximardes das pessoas com o seu coração misericordioso. Confiai em Deus, como a Virgem Maria! De bom grado abençoo a vós e aos vossos entes queridos.

En árabe

Speaker:

[تابع قداسة البابا اليوم تعليمه عن الرحمة، متوقفا عند كلمات يسوع المؤثرة: “تعالوا إلي جميعا أيها ‏المرهقون المثقلون، وأنا أريحكم. […] تتلمذوا لي فإني وديع متواضع القلب، تجدوا الراحة لنفوسكم“. إن الرب ‏بهذه الكلمات يدعوا الجميع، ولا سيما المتعبين والمتألمين، لأن يجدوا فيه الراحة والتعزية، مستخدما ‏صيغة الأمر ثلاث مرات. أولا: “تعالوا إلي”، حيث يقدم يسوع نفسه ‏للمتعبين والمثقلين والفقراء ‏والصغار كخادم الرب، لأنهم إذ يدركوا وضعهم المتواضع والبائس،‏ يعتمدون على رحمة الرب، ‏وينتظرون منه العون. ثانيا: “احملوا نيري”، يشير حمل النير إلى العلاقة الوثيقة التي تربط ‏الشعب بالله وبإرادته التي أعرب عنها في ‏الشريعة. وكل تلميذ يقبل حمل “نير يسوع” يدخل في ‏شركة معه ويصبح شريكا في سر صليبه وفي مصيره الخلاصي. ثالثا: “تتلمذوا لي”، فيسوع ‏ليس معلما يفرض على الآخرين أحمالا لا يحملها هو نفسه، بل أنه يتوجه إلى المتواضعين والصغار ‏لأنه أصبح هو صغيرا ومتواضعا مثلهم.‏ لذا فنحن مدعوون لأن نحيا بالرحمة ‏ فنصبح أداة رحمة، ‏مدعوون بألا نسمح بأن ينزع منا فرح كوننا تلاميذ الرب، أو يسرق منا الرجاء بأن ‏ في هذه الحياة ‏نحيا معه وبقوة عزائه].

Santo Padre:

Rivolgo un cordiale saluto ai pellegrini di lingua araba, in particolare a ‎quelli provenienti dalla Terra Santa e dal Medio Oriente. La vera perdizione ‎sta nel porre le speranze nelle cose transitorie, nel cercare di dissetarci ai ‎pozzi aridi e nel fissare gli occhi e il cuore nei tesori materiali che periscono ‎ed evaporano. Per questo Gesù ci invita a essere suoi discepoli e a portare il ‎Suo giogo soave, perché l’uomo soltanto in Lui trova il vero conforto, la ‎speranza che non delude e il tesoro che non perisce. Il Signore vi benedica ‎tutti e vi protegga dal ‎maligno!‎

Speaker:

أتوجه بتحية حارة للحجاج الناطقين باللغة العربية، وخاصة القادمين من الأراضي المقدسة ومن ‏الشرق ‏الأوسط. إن الضياع الحقيقي يكمن في وضع الآمال في الأشياء الفانية، وفي البحث عن ‏الارتواء من الآبار اليابسة، وفي ثبيت الأنظار والقلوب في الكنوز المادية التي تفنى وتتبخر. لذا ‏يدعونا يسوع لاتباعه ولحمل نيره الخفيف، لأن فيه وحده يجد الإنسان العزاء الحقيقي، والرجاء ‏الذي لا يخيب، والكنز الذي لا ينفى. ليبارككم الرب ‏جميعا ‏ويحرسكم من الشرير!

En polaco

Speaker:

Drodzy bracia i siostry, usłyszeliśmy dzisiaj trzy konkretne wezwania, jakie Pan Jezus skierował do swoich uczniów: „Przyjdźcie do Mnie”, „weźcie moje jarzmo”, „uczcie się ode Mnie”. Zaprasza: przyjdźcie do Mnie wszyscy utrudzeni życiem, obciążeni problemami, zawiedzeni, zniechęceni, ubodzy. Zachęca nas byśmy w tym Roku Jubileuszu przyszli do Niego, by przeżyć nawrócenie serc, by odkryć nieskończone i niewyczerpane miłosierdzie Boga. Poleca: „weźcie na siebie moje jarzmo”. Pragnie, by ludzie przeżywali życie, swoje cierpienia, kłopoty, troski w zjednoczeniu z tajemnicą Jego Krzyża. Zachęca byśmy trwali w komunii z Bogiem, wypełniali Jego wolę. W nakazie: „Uczcie się ode Mnie” Pan Jezus zachęca uczniów do naśladowania Go. Zwraca się do każdego z nas, szczególnie do potrzebujących pomocy, ubogich i cierpiących. Dla wszystkich jest przykładem pokory: „uniżył samego siebie, stając się posłusznym aż do śmierci – i to śmierci krzyżowej” (Flp 2,8). Wziął na swoje barki cierpienia i grzechy całej ludzkości. Zachęca nas byśmy przeżywali życie z pokorą, w prostocie serc, dostrzegając potrzeby bliźnich. Trwajmy w Jego miłości, nieśmy naszym braciom dar Bożego miłosierdzia.

Santo Padre:

Saluto cordialmente i pellegrini polacchi. Fratelli e sorelle, oggi celebriamo la festa dell’Esaltazione della Santa Croce. Guardiamo ad essa, sulla quale il Figlio di Dio è morto per la nostra salvezza. Essa è la risposta di Dio al male e al peccato dell’uomo. È una risposta di amore, di misericordia e di perdono. Mostriamo questa Croce al mondo e glorifichiamola nei nostri cuori, nelle nostre famiglie e nelle nostre comunità. Sia lodato Gesù Cristo.

Speaker:

Pozdrawiam pielgrzymów polskich. Bracia i siostry, dzisiaj obchodzimy święto Podwyższenie Krzyża Świętego. Wpatrujmy się często w Krzyż, na którym Jezus, Syn Boży umarł dla naszego zbawienia. Ten święty Znak jest odpowiedzią Boga na zło i grzech człowieka. Jest to odpowiedź miłości, miłosierdzia i przebaczenia. Ukazujmy Krzyż całemu światu, wysławiajmy Go w naszych sercach, domach i wspólnotach. Niech będzie pochwalony Jezus Chrystus.

Saludos particulares en diversos idiomas:

Saludo en eslovaco

Santo Padre:

Saluto cordialmente i fedeli slovacchi, particolarmente i gruppi parrocchiali e i partecipanti al pellegrinaggio della Famiglia spirituale della Congregazione del Divin Redentore. Fratelli e sorelle, domani la Slovacchia celebrerà la festa della sua Patrona – la Beata Maria Vergine Addolorata. Gesù l’ha data come madre ad ognuno di noi. Ella vi accompagni sulla via verso di Lui. Volentieri vi benedico tutti.

Speaker:

Srdečne pozdravujem slovenských veriacich, osobitne farské skupiny ako aj účastníkov púte Duchovnej rodiny Kongregácie Božského Vykupiteľa. Bratia asestry, zajtra Slovensko oslávi sviatok svojej Patrónky – Preblahoslavenej Panny Márie Sedembolestnej. Ježiš ju dal za Matku každému znás.

Ona nech vás sprevádza na ceste k nemu. Rád žehnám vás všetkých.

Saludo en croata

Santo Padre:

Saluto di cuore i pellegrini croati! Con particolare gioia sono lieto di accogliere i cari fedeli e sacerdoti dell’Arcidiocesi di Spalato, guidati dal pastore Mons. Marin Barišić, e i fedeli della parrocchia di Maria Gorizza. Provenendo dai luoghi in cui tanti martiri hanno reso una testimonianza a Cristo dai primi secoli fino ai nostri giorni, siete giunti presso la Tomba del Santo Apostolo Pietro. In questo luogo sacro, guardate il Signore Crocifisso, che ha aperto le braccia per abbracciare tutto il mondo. Rafforzati dalla Divina Misericordia in questo pellegrinaggio, rimanete sempre saldi nella fede e pregate per la pace e l’unità della vostra nazione e del mondo intero. Vi assicuro la mia spirituale vicinanza e imparto a voi e alle vostre famiglie la Benedizione Apostolica. Siano lodati Gesù e Maria!

Speaker:

Od srca pozdravljam sve hrvatske hodočasnike! S osobitom radošću pozdravljam vas, drage vjernike i svećenike iz Splitsko-makarske nadbiskupije, predvođeni vašim pastirom, mons. Marinom Barišićem, kao i vjernike iz župe Marija Gorica. Uputivši se iz krajeva u kojima su, još od prvih stoljeća pa sve do naših dana, toliki vaši mučenici dali svjedočanstvo za Krista, došli ste na grob Svetog Apostola Petra. Na ovome svetom mjestu gledajte u Gospodina Raspetoga, koji je raširio ruke kako bi zagrlio cijeli svijet. Osnaženi Božjim Milosrđem na ovome hodočašću, ostanite čvrsti u vjeri i molite za mir i jedinstvo vašega naroda i cijeloga svijeta. Obećajem vam svoju duhovnu blizinu te udijeljujem vama i vašim obiteljima Apostolski Blagoslov. Hvaljen Isus i Marija!

Saludo en italiano

Un cordiale benvenuto ai pellegrini di lingua italiana!

Sono lieto di accogliere i fedeli della Diocesi di Lugano, accompagnati dal Vescovo Mons. Valerio Lazzeri, e le Clarisse Urbaniste provenienti da diversi Paesi: il pellegrinaggio giubilare che state vivendo sia occasione per crescere nell’amore di Dio affinché le vostre comunità siano luogo in cui si fa esperienza della misericordia verso il prossimo.

Saluto i gruppi parrocchiali, specialmente i fedeli di Acerra e Cento; la Fondazione 8 ottobre 2001 e il Gruppo Biomedia di Milano.

Rivolgo un pensiero infine ai giovani, ai malati e agli sposi novelli. Oggi celebriamo la Festa dell’Esaltazione della Santa Croce. Cari giovani, riprendendo dopo le vacanze le consuete attività, rafforzate anche il vostro dialogo con Dio, diffondendo la sua luce e la sua pace; cari ammalati, trovate conforto nella croce del Signore Gesù, che continua la sua opera di redenzione nella vita di ogni uomo; e voi, cari sposi novelli, sforzatevi di mantenere un costante rapporto con Cristo Crocifisso, affinché il vostro amore sia sempre più vero, fecondo e duraturo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s