“Contagiar” la dignidad de ser hijos de Dios

francisco

15 de septiembre de 2016.- Esta mañana en la  Sala Clementina del Palacio Apostólico Vaticano, el Santo Padre ha recibido en audiencia a la Asociación Bíblica Italiana con motivo de la Semana Bíblica Nacional durante la que se ha reflexionado sobre el tema “Hagamos al ser humano…varón y hembra; declinación de la polaridad hombre-mujer en las Escrituras”, profundizando así algunos aspectos de la relación entre hombre y mujer a partir de textos bíblicos fundamentales.

El Papa Francisco, dándoles la bienvenida, recordó que a esa cuestión había dedicado un ciclo memorable de catequesis san Juan Pablo II, tema también abordado por Francisco en las suyas.

“Reflexionar sobre cómo hemos sido creados, formados  a imagen y semejanza del Creador, la diferencia con las otras criaturas y con toda la creación es esencial  -explicó el Santo Padre- Esto nos ayuda a comprender la dignidad que todos,  hombres y mujeres,  tenemos, una dignidad que hunde  sus raíces en el mismo Creador. Siempre me ha impresionado que nuestra dignidad sea precisamente la de ser hijos de Dios, y en el curso de la Escritura esa relación se manifiesta en el hecho de que Él nos guía al igual que lo hace un Padre con un hijo. En el segundo relato de la creación,  aparece como Dios nos haya hecho de forma  “artesanal”, plasmando del barro de la tierra;  es decir, las manos de Dios se  han comprometido con nuestras vidas. Él nos creó no sólo con sus palabras sino con sus manos y su aliento vital , como si todo el ser de Dios se hubiera  involucrado en dar vida al ser humano”.

“Pero existe la posibilidad de que esta dignidad, otorgada por Dios, pueda degradarse –advirtió- Diciéndolo  en términos de fútbol, el hombre tiene la capacidad de meterse un  “autogol”. Esto sucede cuando negociamos la dignidad, cuando abrazamos la idolatría, cuando damos un lugar  en nuestros corazones a la experiencia de los ídolos. Durante el éxodo de Egipto, cuando el pueblo estaba cansado porque  Moisés tardaba en bajar  del monte, fue tentado por el diablo, y construyó un ídolo. Era un  ídolo de oro. Todos los ídolos tienen algo de oro: esto nos hace pensar en la fuerza de atracción de las riquezas , al hecho de que el hombre pierda su dignidad cuando en su corazón las riquezas suplantan el puesto de Dios”.

En cambio  “Dios nos ha dado la dignidad de ser hijos suyos. De esto se deriva  también  una pregunta: ¿Cómo puedo compartir esta dignidad  para que se desarrolle en una reciprocidad positiva? ¿Cómo puedo hacer que el otro se sienta digno? ¿Cómo puedo “contagiar ” la dignidad? Cuando alguien desprecia,  segrega, discrimina, no contagia la  dignidad, sino todo lo contrario. Nos sentará bien   preguntarnos a menudo: ¿Cómo asumo mi dignidad? ¿Cómo la hago crecer?  Y también nos sentará bien  examinarnos para descubrir si contagiamos nuestra dignidad a nuestro prójimo y cuando lo hacemos”, concluyó el Papa.

VIS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s