Es urgente favorecer el encuentro de los cristianos con la Palabra de Dios

toledo

17 de septiembre de 2016.– El Arzobispo de Toledo, Mons. D. Braulio Rodríguez Plaza, ha constatado esta mañana, durante su intervención de apertura de la Jornada de Inicio de Curso, la escasa formación de los fieles en el conocimiento de la Palabra de Dios y ha reconocido que es necesario que la “Palabra de Dios circule en la Iglesia”.

La Jornada ha comenzado a las 10:30 h. de este sábado se en el salón de actos del Colegio de Infantes, y ha reunido a más de 700 participantes, entre sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos pertenecientes tanto a las parroquias de la archidiócesis a otras entidades eclesiales y movimientos apostólicos de apostolado seglar.

Tras la presentación del icono que hará las veces de imagen catequética del Plan Pastoral para el nuevo curso, una miniatura que representa el momento de la Encarnación de Jesucristo en el seno de la Virgen María, tomada del tomo Segundo del Misal que encargó el cardenal Quiroga y realizada por el pintor Juan de Salazar en 1592, un diácono ha presentado el libro de los Evangelios entre los participantes y ha dado comienzo a una breve celebración de la Palabra.

Después, el Sr. Arzobispo ha presentado su  Carta  Pastoral  para  este curso,  que  lleva  por  título  “Conocer  las Escrituras es verdadero alimento y verdadera bebida”. Ha explicado que con ella desea “invitar a todos a que tengamos hambre de oír la Palabra de Dios, que nos dispongamos a mirarla con ojos nuevos, para reconocer lo que nuestro Señor ha querido manifestarnos en orden a nuestra felicidad, a nuestra salvación».

Desconocemos la Biblia

Don Braulio ha dicho  que “nuestra cultura no es bíblica y el número de los que no leen y, por ello, no conocen la Biblia es muy grande entre nosotros”, recordando que “los cristianos españoles somos en Europa los que menos leemos la Sagrada Escritura”.

“La Biblia –ha dicho– es uno de los grandes relatos que menosprecia la cultura postmoderna o simplemente actual”. Por eso, “en un mundo de una fe casi fenecida, el texto bíblico es considerado por muchos un residuo anacrónico, ideología que se resiste a morir, palabra extraña, también para muchos creyentes”.

El Arzobispo de Toledo ha explicado después que “tal vez lo que más entristece es que la gran mayoría desconoce la Biblia”, porque “la muchedumbre de católicos practicantes conoce de la Biblia lo que recuerda de la Misa del domingo. La ignorancia es considerable. Vivimos lejos de la Palabra de Dios. Y hay que salir de esa ignorancia. Es urgente favorecer el encuentro de los cristianos con ella. Es preciso que la Palabra de Dios circule en la Iglesia», porque «una Palabra de Dios escuchada, explicada, compartida y convertida en fuente de oración, tiene un frescor y un sabor que no poseen otros alimentos del espíritu».

Una lectura espiritual “en el sentir de la Iglesia”

El su intervención, don Braulio ha invitado a leer la Sagrada Escritura con asiduidad, recordando que para esta lectura sea efectiva hay que realizar una “lectura spiritual”, en el sentir de la Iglesia, porque «en la Iglesia se vive y ella misma vive de esta lectura espiritual de la Biblia, y cuando se obstruye ese canal que alimenta la piedad del Pueblo de Dios, la fe, el celo, la vida de los creyentes se debilita y hasta se seca».

“Lectura espiritual –ha explicado- tiene que ver con el Espíritu de Dios, no con el espíritu del hombre, basada en el llamado ‘libre examen’, que aparece justamente cuando uno ha renunciado a la lectura espiritual y se abandona a su sola comprensión subjetiva».

Finalmente, don Braulio se ha referido a los diversos aspectos que el Plan Pastoral Diocesano para este nuevo curso propone, insistiendo en esta “dimensión bíblica y catequética en un contexto de pastoral de conversión”.

Iniciación Cristiana y catequesis

Tras la intervención del Sr. Arzobispo el profesor Rafael Delgado Escolar ha pronunciado una conferencia sobre “Iniciación cristiana y catequesis”. El ponente ha comenzado hablando de “la riqueza de la Palabra de Dios en el centro de la fe del discípulo misionero” y ha explicado que el origen y el término de la misión es Cristo. Después se ha referido a la urgencia, cada vez más necesaria en la sociedad actual, del primer anuncio, al que ha de seguir un renovado proceso de iniciación cristiana, para acabar explicando el lugar centrar “de la Palabra de Dios en el proceso de conversión”.

Así, a partir del magisterio de Pablo VI, Benedicto XVI y del Papa Francisco, ha explicado las dimensiones teológica, eclesiológica, personal, catequética y sacramental del proceso de iniciación cristiana y ha establecido las diversas etapas y estructura en el itinerario del catecumenado bautismal, que ha de atender a tres dimensiones: catequética, litúrgica y espiritual

Como conclusión, el profesor Delgado Escolar ha dicho explicado que “si la primera palabra de Dios es su creación, no podemos sostener, según afirma el Papa Francisco, una espiritualidad que olvida al Dios todopoderoso y creador”. Por eso “hemos de saber unir la semilla dela Palabra de Dios con la tierra dela experiencia humana”.

Además, ha recordado que “la Palabra de Dios es la fuente principal de la catequesis, que ha de alimentar todas sus dimensiones: la enseñanza del mensaje, la liturgia, la práctica de la vida cristiana y la oración”. Y por eso, “el catequista en la nueva evangelización ha de ser primero testigo –porque el mundo exige a los evangelizadores que vivan lo que anuncian-, pero también maestro que enseña y mistagogo que hace gustar el misterio de Dios”.

Objetivos y actividades para nuevo curso

Al finalizar han sido presentados los objetivos y actividades del quinto programa anual del Plan Pastoral Diocesano para el Curso pastoral 2016-2017, a cargo de los responsables de las Delegaciones y Secretariados diocesanos más implicado en su desarrollo. Así D. Juan-Félix Gallego, rector del Seminario Menor y licenciado en Sagrada Escritura, ha presentado los temas de reflexión de este curso pastoral. La revelación: diálogo de Dios con el hombre, la Palabra de Dios en la Iglesia y la Palabra de Dios para el mundo.

El director del Secretariado de Nueva Evangelización, D. Jesús Robledo, presentaba la escuela de evangelizadores para aquellos cristianos con inquietud por el evangelio y por el anuncio del reino. D. Luciano Soto, subdelegado del Apostolado Seglar, hablaba del curso de profundización en Sagrada Escritura “Verbum Domini, lux mundo” que tendrá lugar de enero a mayo de 2017. Por su parte, el delegado de Familia y Vida, D. Miguel Garrigós, presentaba el proyecto Be-Bet-Ab, la aventura de la Biblia para ayudar a las familias en el conocimiento de la Sagrada Escritura. También el Taller de Nazaret para el despertar religioso de los niños de 0 a 6 años. Señalaba que continuarán con su apuesta diocesana de evangelizar la familia desde la familia.  D. José María Cabrero, delegado episcopal de Caritas Toledo, hablaba del proyecto Mater, que cumple su primer aniversario. Este proyecto es la respuesta de la Iglesia diocesana a las necesidades de las madres en riesgo de aborto y situaciones de especial dificultad.  También ha señalado que en colaboración con el secretariado de Relaciones Interconfesionales se publicarán los evangelios en árabe, además se pone en marcha el proyecto de Familia de Emaús para el acompañamiento espiritual de familias necesitadas. Por último, era el delgado de catequesis, D. José Zarco, el que presentaba la propuesta para el proceso de Iniciación Cristiana para adultos ya bautizados.

La mañana ha concluido con el envío de los agentes de pastoral de la Iniciación Cristiana y la entrega de la Carta Pastoral del Sr. Arzobispo a todos los participantes. Ya por la tarde se celebraban las reuniones específicas por Delegaciones y Secretariados diocesanos y, a las 17:30 h., las primeras Vísperas del Domingo, presididas por el Sr. Arzobispo, en la iglesia parroquial de San Julián.

Dimensión bíblica y catequética

El quinto programa anual se enmarca en el segundo trienio del Plan Pastoral Diocesano, en el que se nos invita a acentuar la dimensión catequética y formativa. Si el pasado curso el programa pastoral ponía su acento en la formación en Doctrina Social de la  Iglesia  que  adquirió  un  especial  contenido  con  la  convocatoria  del  Año  Jubilar  de  la Misericordia, este curso lo pone en la dimensión bíblica y catequética en un contexto de pastoral de conversión.

El Plan Pastoral para el próximo curso se presenta en clave de conversión pastoral misionera. La programación para el curso 2016-2017 invita a la comunidad eclesial diocesana a reflexionar sobre la Palabra de Dios en la vida y la misión de la Iglesia. La finalidad de sus objetivos, líneas de acción y tareas pastorales es ofrecer una ayuda a la planificación pastoral en parroquias, grupos, realidades eclesiales diversas y movimientos y asociaciones para «entender que únicamente en el ‘nosotros’ de la Iglesia, en la escucha y acogida recíproca, podemos profundizar nuestra relación con la Palabra de Dios» (VD4), y resaltar la centralidad de las Sagradas Escrituras en la pastoral, recomendando «incrementar la ‘pastoral  bíblica’,  no en yuxtaposición  con otras formas de pastoral,  sino como animación bíblica de toda la pastoral» (VD 73).

Abrir al hombre de hoy el acceso a Dios

El programa pastoral para el próximo curso hace suyos los objetivos que marcó Benedicto XVI en la Exhortación  Apostólica  postsinodal  «Verbum Domini» en su Introducción:  «En un mundo que considera  con frecuencia  a Dios como algo superfluo  o extraño,  confesamos  con Pedro que sólo Él tiene ‘palabras de vida eterna’ (Jn 6,68). No hay prioridad más grande que esta: abrir de nuevo al hombre de hoy el acceso a Dios, al Dios que habla y nos comunica su amor para que tengamos vida abundante». Invitaba también el Papa Benedicto a «revalorizar la Palabra  divina  en  la  vida  de  la  Iglesia,  fuente  de  constante  renovación,  deseando  al  mismo tiempo que ella sea cada vez más el corazón de toda la actividad eclesial».

La «animación bíblica de toda la pastoral» ha de incidir fundamentalmente en la Iniciación Cristiana y en sus procesos de transmisión  de la fe y catequesis.  De ahí que la programación pastoral para revisar sus contenidos, lenguajes, estilos… desde los planteamientos del Directorio Diocesano de Iniciación Cristiana.

Tres objetivos concretos

Todo el programa pastoral gira, como no podía ser de otra manera, en torno a los tres aspectos desde los que se formula su objetivo general 2012-2021: Impulsar la nueva evangelización, para la familia y desde las familias e inspirada en el proceso de iniciación cristiana. Y desde estas perspectivas, propone tres objetivos concretos para la acción pastoral:  Dar  una  dimensión  misionera  y  de  anuncio  del  Evangelio  a  toda  nuestra  acción pastoral, revalorizar la Palabra de Dios en los procesos de Iniciación Cristiana y en la vida de las familias  y  cuidar  el  sacramento  de  la  confirmación  en  el  marco  del  proceso  de  iniciación cristiana.

Arzobispado de Toledo
Oficina de Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s