Recemos al Dios de la paz, más allá de las divisiones de las religiones

fran28102014

Martes 20 de septiembre de 2016

Homilía del Santo Padre Francisco
Martes de la XXV semana del Tiempo Ordinario

Hoy, hombres y mujeres de todas las religiones iremos a Asís. No para dar un espectáculo: simplemente para rezar y rezar por la paz. Y en todas partes hoy se organizan encuentros de oración que invitan a católicos, cristianos, creyentes y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, de cualquier religión, a rezar por la paz, ya que ¡el mundo está en guerra! ¡El mundo sufre! Hoy la Primera Lectura acaba así: Quien cierra los oídos al clamor del necesitado no será escuchado cuando grite (Pr 21,13). Si hoy cerramos el oído al grito de esa gente que sufre bajo las bombas, que sufre la explotación de los traficantes de armas, puede ser que cuando nos toque a nosotros no obtengamos respuesta. No podemos cerrar el oído al grito de dolor de esos hermanos y hermanas nuestros que sufren por la guerra.

Nosotros no vemos la guerra. Nos asustamos por cualquier acto de terrorismo, pero eso no tiene nada que ver con lo que sucede en aquellos países, en aquellas tierras donde día y noche las bombas caen y caen, y matan niños, ancianos, hombres y mujeres. ¿La guerra está lejos? ¡No! Está cerquísima, porque la guerra nos afecta a todos, la guerra comienza en el corazón. Que el Señor nos dé paz en el corazón, nos quite todo deseo de avaricia, de codicia, de lucha. ¡No! ¡Paz, paz! Que nuestro corazón sea un corazón de hombre o de mujer de paz. ¡Y eso por encima de las divisiones entre religiones!: ¡todos, todos, todos! Porque todos somos hijos de Dios. Y Dios es Dios de paz. No existe un dios de la guerra: el que hace la guerra es el maligno, es el diablo, que quiere matar a todos.

Ante eso no puede haber divisiones de fe. No basta dar gracias a Dios porque tal vez la guerra no nos toca. Sí, le agradecemos eso, pero pensemos también en los demás. Pensemos hoy no solo en las bombas, en los muertos, en los heridos, sino también en la gente –niños y ancianos– a la que no puede llegar la ayuda humanitaria para comer. No pueden llegar las medicinas. ¡Están hambrientos, enfermos! Porque las bombas lo impiden. Y, mientras nosotros rezamos hoy, sería bueno que cada uno sienta vergüenza. Vergüenza por eso: que los humanos, nuestros hermanos, sean capaces de hacer eso.

Hoy jornada de oración, de penitencia, de llanto por la paz; jornada para oír el grito del pobre. Ese grito que nos abre el corazón a la misericordia, al amor, y nos salva del egoísmo. Que así sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s