Francisco recibe a una peregrinación de mil luteranos: La misericordia de Dios nos une

cq5dam-web-800-8005

13 de octubre de 2016.- El Papa Francisco ha recibido esta mañana en el Aula Pablo VI a mil luteranos , venidos de Alemania, cuna de Lutero,  en pereegrinación ecuménica hasta la sede del Obispo de Roma. Una “hermosa iniciativa”, como la definió el Santo Padre dando las gracias a los obispos que la habían sostenido y que acompañaban a los peregrinos.

“Demos gracias a Dios –dijo-  porque hoy, luteranos y católicos, estamos caminando por la senda que lleva del conflicto a la comunión. Ya hemos recorrido juntos un tramo importante. A lo largo del camino hemos experimentado sentimientos contrastantes: dolor por la división que existe todavía entre nosotros, pero también alegría por la fraternidad reencontrada.  Vuestra presencia  tan numerosa y entusiasta es un signo evidente de esta fraternidad y nos llena de esperanza en que la comprensión mutua siga creciendo”.

 “Nos dice el apóstol Pablo  que, en virtud de nuestro bautismo, todos formamos un único Cuerpo de Cristo. Los diferentes miembros, de hecho, son un solo cuerpo. Por eso pertenecemos los unos a los otros y cuando uno sufre, todos sufrimos, cuando uno se alegra, se alegran todos.  Podemos continuar con confianza  nuestro camino ecuménico, porque sabemos que, más allá de las tantas cuestiones abiertas que aún nos separan, ya estamos unidos. ¡Lo que nos une es mucho más que lo que nos divide!”, subrayó el Santo Padre, que a finales de mes irá a Lund en Suecia para recordar junto con la Federación Luterana Mundial,  el quinientos aniversario de la Reforma y dar gracias a Dios por el diálogo oficial entre luteranos y católicos.

“Una parte esencial de esta conmemoración –observó- será dirigir la mirada hacia el futuro,  de cara a un testimonio cristiano común en el mundo de hoy, que tiene tanta  sed de Dios y de su misericordia. El testimonio  que el mundo espera de nosotros es, sobre todo,  el de  hacer visible la misericordia de Dios hacia nosotros mediante el servicio a los más pobres, a los enfermos, a los que han dejado su tierra natal para buscar un futuro mejor para ellos y para sus seres queridos. Cuando nos ponemos al servicio de los más necesitados sentimos que ya estamos unidos: es la misericordia de Dios que nos une”.

Al final, animó especialmente a los jóvenes a que fueran “testigos de misericordia”. “Mientras los teólogos  prosigun  el diálogo en el ámbito doctrinal, vosotros –aconsejó- seguid buscando  con insistencia ocasiones para encontraros, conoceros mejor,  rezar juntos y ayudaros los unos  a los otros y a todos aquellos que tienen necesidad. Así, libres de cualquier prejuicio y fiándoos solamente del Evangelio de Jesucristo, que anuncia  la paz y la reconciliación, seréis los verdaderos protagonistas de una nueva estación de este camino, que, con la ayuda de Dios, llevará a la plena comunión. Yo os aseguro mi oración, y vosotros,  por favor, rezad por mí, que lo necesito tanto. Gracias!”.

VIS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s