Pastores que sean fieles al Señor y jamás amargados

fran18102016

Martes 18 de octubre de 2016

Homilía del Santo Padre Francisco
Fiesta de san Lucas, evangelista

En la Segunda Carta a Timoteo (4,9-17) descubrimos cómo es el final de los apóstoles que, como San Pablo, en la última fase de su vida, experimentan la soledad, las dificultades. Solo, mendicante, víctima, abandonado. ¡Y es el gran Pablo, el mismo que oyó la voz del Señor, la llamada del Señor! Ese que fue de un sitio a otro, el que sufrió tantas cosas y tantas pruebas por la predicación del Evangelio, el que hizo comprender a los Apóstoles que el Señor quería que también los gentiles entrasen en la Iglesia, el gran Pablo que en la oración subió hasta el séptimo cielo y escuchó cosas que nadie había oído antes: el gran Pablo, ahí, en aquel cuartucho de una casa, en Roma, esperando cómo acabará la lucha de la Iglesia entre las partes, entre las rigideces de los judaizantes y los discípulos fieles a él. Y así acaba la vida del gran Pablo, en la soledad: no en el resentimiento ni en la amargura, sino con desolación interior.

Así le pasó también a Pedro y al gran Juan Bautista, que en la celda, solo, angustiado, manda a sus discípulos a preguntar a Jesús si era él el Mesías, y acaba con la cabeza cortada por el capricho de una bailarina y la venganza de una adúltera. Así le pasó a Maximiliano Kolbe, que había hecho un movimiento apostólico en todo el mundo y tantas cosas grandes, y murió en la celda de un lager. El apóstol, cuando es fiel, no espera otro fin que el de Jesús. Pero el Señor está cerca, no lo deja, y ahí encuentra su fuerza. Así muere Pablo. Esa es la Ley del Evangelio: si el grano de trigo no muere, no da fruto. Luego viene la resurrección. Un teólogo de los primeros siglos (Tertuliano, ndt) decía que la sangre de los mártires es la semilla de los cristianos. Morir así, como mártires, como testigos de Jesús es la semilla que muere y da fruto y llena la tierra de nuevos cristianos. Cuando el pastor vive así no está amargado: quizá tenga soledad, pero tiene la certeza de que el Señor está junto a él. Cuando el pastor, en su vida, se ha ocupado de otras cosas que no son los fieles –está por ejemplo apegado al poder, está apegado al dinero, está apegado a las camarillas, está apegado a tantas cosas– al final no estará solo, a lo mejor están los sobrinos, que esperarán a que se muera para ver qué pueden llevarse.

Cuando voy a visitar casas de reposo de sacerdotes ancianos encuentro tantos buenos, buenos, que han dado la vida por los fieles. Y están ahí, enfermos, paralíticos, en silla de ruedas, pero en seguida se ve la sonrisa. ‘Está bien, Señor; está bien, Señor’, porque sienten al Señor cercanísimo a ellos. Y con esos ojos brillantes que tienen, te preguntan: ‘¿Cómo va la Iglesia? ¿Cómo va la diócesis? ¿Cómo van las vocaciones?’. Hasta el final, porque son padres, porque han dado la vida por los demás. Volvamos a Pablo. Solo, mendicante, víctima de abusos, abandonado por todos, menos por el Señor Jesús: ‘Pero el Señor me ayudó’. Y el Buen Pastor, el pastor debe tener esa seguridad: si va por la senda de Jesús: el Señor estará cerca hasta el final. Pidamos por los pastores que están al final de su vida y que están esperando que el Señor les lleve con Él. Y pidamos para que el Señor les dé la fuerza, el consuelo y la seguridad de que, aunque se sientan enfermos e incluso solos, el Señor está con ellos, cerca de ellos. Que el Señor le dé la fuerza. Que así sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s