La historia de la humanidad es historia de migraciones

fran_audiencia

26 de octubre de 2016.- La Audiencia general de esta mañana se ha celebrado a las 10 horas en la Plaza de San Pedro donde el Santo Padre Francisco se ha encontrado con grupos de peregrinos y de fieles provenientes de Italia y de diversas partes del mundo.

En el discurso en italiano el Papa, continuando sus catequesis sobre la misericordia, ha centrado su meditación en el tema “Acoger al extranjero y vestir al desnudo” (cfr Mt 2, 13-15). “En nuestros días es más actual que nunca la obra que se refiere a los extranjeros –dijo- La crisis económica, los conflictos armados y el cambio climático llevan a muchas personas a emigrar. Sin embargo, la migración no es un fenómeno nuevo, pertenece a la historia de la humanidad. Es  falta de memoria histórica  pensar que es propia solamente de nuestra época”.

En la Biblia hay muchos ejemplos concretos de  migración. Abraham a quien la llamada de Dios lleva a abandonar su país para ir a otro, “Sal de tu tierra y de tu parentela y de la casa de tu padre a la tierra que te mostraré” (Gn 12.1). El pueblo de Israel que desde Egipto, donde era  esclavo, atravesó el desierto durante cuarenta años, hasta llegar a la tierra prometida. Y también la Sagrada Familia,  María, José y el niño Jesús,se vio obligada a emigrar para escapar de la amenaza de Herodes, y huyó a Egipto donde permaneció hasta la muerte del monarca.

“La historia de la humanidad es la historia de las migraciones: en todas las latitudes, no hay pueblo que no haya conocido el fenómeno de la migración –aseveró Francisco- A través de los siglos hemos sido testigos de grandes manifestaciones de solidaridad, en este sentido, aunque no hayan faltado tensiones sociales. Hoy en día, el contexto de crisis económica, favorece lamentablemente el resurgir de actitudes de cierre y de negativas a la acogida. En algunas partes del mundo se levantan muros y barreras. A veces parece que el trabajo silencioso de muchos hombres y mujeres que, de diversas maneras, hacen todo lo posible para ayudar y asistir a los refugiados y los emigrantes es cubierto  por el clamor de otros que prestan voz a un egoísmo instintivo. Sin embargo, el cierre no es una solución, de hecho, en última instancia, beneficia el tráfico criminal. La única vía es la  solidaridad. Solidaridad con el emigrante, solidaridad con el forastero”.

“El compromiso de los cristianos en este campo es urgente hoy como en el pasado”, recalcó. Y citó por mencionar solo en el siglo pasado a santa Francesca Cabrini, que dedicó su vida junto a la de sus compañeras a los  emigrantes en  Estados Unidos. “También hoy necesitamos testimonios como ese para que la misericordia llegue a tantas personas necesitadas -exclamó- Es un compromiso que implica a todos, sin excepción. Las diócesis, las parroquias, los institutos de vida consagrada, las asociaciones y movimientos, cada cristiano: todos estamos llamados a acoger a los hermanos y hermanas que huyen de la guerra, del hambre, de la violencia y  de las condiciones de vida inhumanas. Todos juntos somos una gran fuerza de apoyo para aquellos que han perdido su patria, su familia, su trabajo y su dignidad”.

Francisco contó a continuación un hecho que había pasado hace algunos días. “Un refugiado –dijo- buscaba una dirección; se le acercó una señora y le dijo: “¿Dónde quiere ir?” El refugiado, que no llevaba zapatos, le contestó: “Quiero ir a San Pedro para pasar por la Puerta Santa”. Y la señora pensó: “Pero sin zapatos ¿cómo puede andar? Y llamó a un taxi. Pero aquel emigrante, aquel refugiado olía mal y el conductor no quería que subiera, pero al final accedió. Y la señora, al lado del emigrante, le pidió que le contase algo de él, de su historia de refugiado, de emigrante. Tardaron diez minutos en llegar a San Pedro. Y aquel hombre contó su historia de dolor, de guerra, de hambre y el porqué había huído de su patria para venir aquí. Cuando llegaron y la señora abrió el monedero para pagar, el taxista, que al principio no quería que el hombre subiera al taxi porque olía mal, le dijo: “No, señora, soy yo el que tiene que pagarle porque ha hecho que escuchase una historia que me ha cambiado el corazón”. Esa señora sabía lo que era el dolor de un emigrante, porque tenía sangre armenia y conocía el sufrimiento de su pueblo.  Cuando pasa algo parecido, al principio lo rechazamos porque nos sentimos incómodos, “ pero…huele mal”. Pero al final la historia nos perfuma el alma y nos cambia. Pensad en esta historia y pensad en que podéis hacer por los refugiados”.

“Y ¿que significa vestir al desnudo sino devolver la dignidad a los que la han perdido?.Ciertamente –explicó- es dar ropa a los que no la tienen; pero pensemos también en las mujeres víctimas de la trata echadas a las calles, o en las otras, demasiadas, maneras de utilizar el cuerpo humano como una mercancía, incluso el de los menores de edad. Y también, no tener un trabajo, una casa, un salario justo, o ser objeto de discriminación por motivos raciales o  de fe, son formas de “desnudez”, frente a las cuales, como cristianos, estamos llamados a estar atentos  y dispuestos a actuar.”

El Papa terminó su catequesis exhortando a todos a “no caer en la trampa de encerrarnos en nosotros mismos, indiferente a las necesidades de los hermanos y preocupados únicamente por nuestros intereses. Es cuando nos abrimos a los demás que la vida se hace fecunda, las sociedades recuperan  la paz y  a las personas se les restituye su plena dignidad”.

Después de la catequesis el Papa saludó a los fieles procedentes de diversos países presentes en la Plaza de San Pedro y manifestó su alegría por recibir, entre los de lengua francesa, a los procedentes de la diócesis de París acompañados de su arzobispo el cardenal André Vingt-Trois junto con los obispos auxiliares; a los de diversas diócesis de Francia y a los llegados de Suiza. También dio una cordial bienvenida a los de lengua alemana, especialmente a los numerosos jóvenes y a las estudiantes de la Mädchen-Realschule Sankt Ursula de Augsburg.

“Se está acabando el mes de octubre dedicado a la oración del Rosario que es una síntesis de la Divina misericordia –dijo a los peregrinos polacos- En los misterios del Rosario, con María, contemplamos la vida de Jesús que irradia la misericordia del Padre. Alegrémonos de su amor y su perdón, acojámoslo en los extranjeros y en los necesitados, vivamos su evangelio cada día”.

Entre los peregrinos de lengua italiana saludó a los fieles de la diócesis de Ivrea acompañados por su obispo Edoardo Cerrato, a los sacerdotes “fidei donum” de la diócesis de Brescia y a las religiosas participantes en el encuentro promovido por la USMI deseándoles que su peregrinación en el Año Santo reavivase la comunión con el Sucesor de Pedro y con la Iglesia universal haciéndoles testigos de la Divina Misericordia en sus iglesias locales.

También mencionó a los especialistas del hospital policlínico Humberto I venidos con los chicos y chicas aquejados de la enfermedad de Apert junto con sus familiares, a los participantes en el congreso de la Sociedad Nacional de Transplantes de Órganos, a la asociación AccoglieRete de Siracusa, a las Hijas de la Caridad con los niños y niñas del hogar “Cuccioli d’Aquila” de Mollas en Albania y a los tantos estudiantes procedentes de varias escuelas italianas.

“Al final del mes de octubre quiero recomendar la oración del Rosario”-observó hablando a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados- Que esta sencilla oración mariana os indique a vosotros, queridos jóvenes, el camino para interpretar la voluntad de Dios en vuestra vida. Amad esta oración, queridos enfermos, porque lleva consigo el consuelo para la mente y el corazón. Y que sea para vosotros, queridos recién casados, un momento privilegiado de intimidad espiritual en vuestra nueva familia”.

VIS / Iglesiaactualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s