Somos todos como una construcción, pero el fundamento es Jesús

fran28102014

Viernes 28 de octubre de 2016

Homilía del Santo Padre Francisco
Fiesta de san Simón y san Judas, apóstoles

¿Qué es la Iglesia? A esta pregunta responden las dos lecturas de la liturgia de la palabra de hoy, que son un anuncio, y también catequesis sobre la Iglesia. Pablo (Ef 2,19-22) nos hace saber que somos conciudadanos de los santos —la Iglesia nos de esa ciudadanía— y que todos estamos en una construcción bien ordenada para ser templo santo del Señor: edificados juntos sobre el fundamento de los apóstoles, de los profetas. Y en esta fiesta de los Apóstoles Simón y Judas, el Evangelio (Lc 6,12-19) nos cuenta que Jesús, después de haber rezado larga e intensamente, elige a los discípulos para edificar la Iglesia. Y San Pablo dice que la piedra angular de esa Iglesia es el mismo Jesús.

Sin Jesús no hay Iglesia, pero el pasaje del Evangelio de San Lucas añade un detalle que nos debe hacer pensar: Jesús subió al monte a orar y pasó toda la noche rezando a Dios. Y luego viene todo lo demás: la gente, la elección de los discípulos, las curaciones, la expulsión de los demonios… La piedra angular es Cristo, sí: pero Cristo que reza. ¡Jesús reza! Rezó y sigue rezando por la Iglesia. La piedra angular de la Iglesia es el Señor delante del Padre, que intercede por nosotros, que reza por nosotros. Nosotros le rezamos a Él, pero el fundamento es Él, que reza por nosotros.

Jesús siempre rezó por los suyos, también en la Última Cena. Jesús, antes de hacer cualquier milagro, reza. Pensemos en la resurrección de Lázaro: reza al Padre. En el Monte de los Olivos Jesús reza; en la Cruz, acaba rezando: su vida acabó en oración. Y esa es nuestra seguridad, ese es nuestro fundamento, esa es nuestra piedra angular: ¡Jesús que reza por nosotros! ¡Jesús que reza por mí! Y cada uno de nosotros puede decir esto: reza por mí; está delante del Padre y me nombra. Esa es la piedra angular de la Iglesia: ¡Jesús en oración!

Pensemos en aquel pasaje, antes de la Pasión, cuando Jesús se dirige a Pedro con esta advertencia: Pedro… Satanás ha conseguido permiso para pasarte por la criba, como el grano. Pero yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca. Y lo que dice a Pedro te lo dice a ti, y a ti, y a mí, y a todos: Yo he rogado por ti, yo rezo por ti, yo ahora estoy rezando por ti, y cuando viene al altar, viene a interceder, a rezar por nosotros. Como en la Cruz. Y eso nos da una gran seguridad. Yo pertenezco a esta comunidad, sólida porque tiene como piedra angular a Jesús, pero a Jesús que reza por mí, que reza por nosotros.

Hoy nos vendrá bien pensar en la Iglesia; reflexionar sobre el misterio de la Iglesia. Somos todos como una construcción, pero el fundamento es Jesús, es Jesús que reza por nosotros. Es Jesús que reza por mí. Que así sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s