Audiencia del Santo Padre a los miembros de la Familia de los Habsburgo

fran05112016_habsburgo

5 de noviembre de 2016.- A las 11.50 horas de esta mañana, en la Sala Clementina del Palacio Apostólico, el Santo Padre Francisco ha recibido en audiencia a los miembros de la Familia de los Habsburgo, llegados a Roma con motivo de la peregrinación jubilar.

Ofrecemos a continuación las palabras de saludo que el Papa ha dirigido a los presentes:

Saludo del Santo Padre
[texto original: italiano – traducción de Iglesiaactualidad]

Gentiles Señores y Señoras:

Me alegra recibiros con motivo de la peregrinación jubilar, que habéis efectuado como  familia. Deseo hacer hincapié en este aspecto, ya que la familia, en sentido amplio, con la riqueza de sus lazos y sus variedades, es un valor para volver a descubrir en nuestro tiempo.

En esta feliz circunstancia, recordáis de forma especial al beato Carlos de Austria, que precisamente hace cien años ascendía al trono. Su presencia espiritual entre vosotros  hace que la familia de los Habsburgo no mire al pasado con nostalgia, sino que, por el contrario, sea una presencia activa en el hoy de la historia con sus desafíos y sus necesidades. De hecho, algunos de vosotros desempeñáis papeles de primer orden en organizaciones de solidaridad y promoción humana y cultural; así como en el  apoyo al  proyecto de Europa como una casa común asentada en valores humanos y cristianos.

Con alegría quiero expresar que en las nuevas generaciones de los Habsburgo han madurado vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Doy gracias con vosotros al Señor, y  veo una nueva confirmación del hecho de que la familia cristiana es el primer terreno en el que las semillas de las vocaciones –¡a partir de la conyugal, que es una verdadera vocación!- pueden germinar y crecer.

Carlos de Austria fue ante todo un buen padre de familia, y como tal, un servidor  de la vida y de la paz. Había conocido la guerra, porque fue soldado raso al comienzo de la Primera Guerra Mundial. Asumió el reino en 1916 y, sensible a la voz del Papa Benedicto XV, hizo todo cuanto estaba en su mano por la paz, a costa de ser incomprendido y ridiculizado. También en esto nos da un ejemplo más actual que nunca y podemos invocarlo como intercesor para obtener de Dios la paz para la humanidad·.

Os agradezco de todo corazón vuestra visita y os aseguro que acompañaré con la oración el camino de vuestra familia. Y vosotros también, por favor, no os olvidéis de rezar por mí. ¡Gracias!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s