Convocados a la esperanza

plenaria_nov2016

21 de noviembre de 2016.- Esta mañana han comenzado los trabajos de la CVIII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española. En su discurso inaugural, el cardenal D. Ricardo Blázquez Pérez comienza felicitando al nuevo cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, y a los nuevos obispos que se incorporan desde la última Asamblea Plenaria (Palencia y auxiliar de Valencia), así como a los nombrados obispos que todavía no han sido ordenados (Menorca y Teruel y Albarracín) y agradeciendo el trabajo de las personas que trabajan en la Conferencia Episcopal y de los medios de comunicación.

DOCUMENTOS:

Discurso del Presidente de la Conferencia Episcopal Española en la apertura de la CVIII Asamblea Plenaria

Saludo del Nuncio Apostólico a la CVIII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española

El discurso señala tres momentos importantes que la Conferencia Episcopal junto con la Iglesia universal ha estado viviendo en estos últimos meses.

En primer lugar el Año de la Misericordia, clausurado ayer por el Papa Francisco en Roma: “La Puerta Santa del Año Jubilar se cierra, pero la puerta de la misericordia sigue abierta. El Año de Gracia inaugurado por nuestro Señor Jesucristo es un ‘hoy’ permanente”.

En segundo lugar la celebración del cincuenta aniversario de la Conferencia Episcopal Española: “Estoy convencido de que el servicio prestado a la Iglesia en España y también a la sociedad española ha sido considerable”. A continuación el cardenal realiza un recorrido por los hitos de este año conmemorativo: la publicación de los documentos de la Conferencia Episcopal Española; la celebración en junio, en la Universidad Pontificia de Salamanca del Congreso-Simposio sobre «Conferencias episcopales: Orígenes, presente y perspectivas. A los cincuenta años de la creación de la Conferencia Episcopal Española»; la visita del cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, en el marco del Simposio-Homenaje al beato Pablo VI, organizado por la Conferencia Episcopal y la Fundación Pablo VI. En este sentido, el cardenal Blázquez recuerda y agradece en su discurso el papel del Papa Pablo VI al impulsar un estilo realmente conciliar durante el Vaticano II que no buscó discutir algunos puntos importantes de la doctrina de la Iglesia, “sino buscar conciliarmente cómo, en la coyuntura actual de la humanidad, anunciar el Evangelio”. Por otra parte, señala, el pontificado del papa Pablo VI coincidió en España con los últimos años del régimen político anterior, “Fueron años difíciles para el papa y el nuncio, para la Conferencia Episcopal y la Iglesia, para el gobierno y la sociedad en general. En las relaciones entre la Iglesia y el Estado se pasó en pocos años de una convivencia quizá demasiado estrecha a una desavenencia clamorosa. Católicos de toda la vida en poco tiempo se sintieron incomprendidos y desplazados”.

En tercer lugar, también dentro del marco del cincuentenario que se está celebrando, el cardenal Blázquez señala el honor de la Asamblea Plenaria de recibir a Sus Majestades los Reyes de España, “motivo de gran alegría y signo elocuente de la normalidad de la inserción de la religión católica en la sociedad española y en su marco constitucional”. El presidente de la Conferencia expresa en el discurso “de manera solemne, nuestro compromiso de seguir al servicio de nuestro pueblo, de innegable tradición cristiana, mediante la misión eclesial que tenemos encomendada”.

En otro orden de cosas, el presidente de la CEE señala un horizonte de esperanza al que desea convocar a la sociedad española. Ese camino de esperanza necesita unas condiciones que el cardenal Blázquez precisa:

  • El recuerdo agradecido del pasado, del que muchas cosas nos debemos sentir orgullosos.
  • En la situación actual, se ha de realizar una purificación profunda de actitudes y un cambio de conducta moral, de manera especial a causa de la corrupción. “La corrupción con tantas personas implicadas y diversos focos de contaminación ha degradado el servicio público”.
  • Abandonar la incomunicación y caminar unidos, en actitud de diálogo que es compartir una historia, tener planteados los problemas comunes y buscar la respuesta sobre la base de las leyes fundamentales para la convivencia: “Que cedan los partidismos en favor del bien común, de lo que a todos nos afecta y nos puede beneficiar”.

Para conseguir todo ello el cardenal Blázquez señala la necesidad de recurrir a Dios: “La regeneración moral, la concordia entre las personas, el trabajo conjunto de los grupos sociales, la renovación diaria de la esperanza tienen en Dios el cimiento más eficaz. No bastan los resortes de una sociedad moderna para vivir éticamente, si no obedecemos a la conciencia moral bien formada. Dios y el hombre no son competitivos”.

El plan pastoral vigente señala para este año próximo la reflexión sobre los agentes eclesiales. En esta Plenaria se avanzará la reflexión sobre la situación del clero en España, con la problemática del aumento de la edad media de los sacerdotes y la disminución de las vocaciones. A ello se une también en esta Asamblea, el estudio de la situación de la vida contemplativa en España en lo que se refiere tanto a cooperar en su promoción vocacional, como también en asegurarle la necesaria ayuda material. Asimismo se hará una revisión del papel del laicado en el marco de la familia y de la recepción de la exhortación Amoris Laetitia.

CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA
Oficina de Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s