Reflexión para el III Domingo de Adviento, «Gaudete» (A)

III DOMINGO DE ADVIENTO, «GAUDETE» (A)
11 de diciembre de 2016

El que ha de venir

2a._San_Juan_Bautista__Patrimonio

Liturgia de la Palabra
– Is 35, 1-6a. 10. Dios viene en persona y os salvará.
– Sal 145. R. Ven, Señor, a salvarnos.
– Sant 5, 7-10. Fortaleced vuestros corazones, porque la venida del Señor está cerca.
– Mt 11, 2-11. ¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?

Llevamos ya tres semanas celebrando el Adviento y, tanto fuera como dentro de las iglesias se respira ya un ambiente navideño. Son días de preparación, con las habituales campañas navideñas, cenas, conciertos solidarios y funciones teatrales en los colegios. Aunque, generalmente, este período del año es vivido con ilusión, especialmente por los más pequeños, son muchos los que preferirían que estos días no existieran: para algunos, porque se hace más viva cierta melancolía y tristeza, al experimentar con mayor fuerza la soledad, la enfermedad o el recuerdo de seres queridos que otros años nos acompañaron y ya han partido al Padre; para otros, porque no hay nada especial que celebrar y todo forma parte de un reclamo para gastar más durante esta época del año.

¿Eres tú?

La página del Evangelio de este domingo nos presenta de nuevo a Juan Bautista, quien desde la cárcel envía a sus discípulos a preguntarle a Jesús si es él el que ha de venir o si hay que seguir esperando. La respuesta de Jesús es clara: el Señor pone ante los embajadores de Juan «lo que estáis viendo y oyendo», es decir las obras (curaciones de ciegos, cojos y leprosos, y resurrección de muertos) y las palabras de Buena Noticia a los pobres. La predicación del Bautista ha concluido y la voz que clama en el desierto da paso ahora a la Palabra hecha carne. El ministerio inaugurado por el Señor contrasta, en cierto sentido, con la imagen de un Mesías juez y enérgico profetizado por Juan. Para algunos, el Mesías iba a cambiar el mundo y ahora perciben que la vida sigue igual. No son capaces de descubrir que la salvación de Dios, predicha desde la antigüedad, ha llegado de un modo sencillo y encarnada en Jesús. La señal de su mesianidad es una intervención misericordiosa en la que el centro de atención es el enfermo, el sufriente y el desdichado. En esta nueva época «el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que Juan», dado que nosotros no vivimos ya en el tiempo de preparación, sino en el de la plenitud. Sabemos que durante los 2.000 años de cristianismo han sido no pocos los que se han presentado como nuevos mesías, apoyándose en una gran personalidad, en una ideología novedosa o en un modo de vivir aparentemente más auténtico. Todos sabemos las consecuencias de muerte, vacío y destrucción que han dejado a su paso los falsos redentores. Por más que nos empeñemos, no existen atajos. El camino de nuestra salvación pasa sin remedio por las palabras y obras del único Salvador.

Una llamada a la alegría

Por otro lado, la alegría que se respira en estos días tiene un motivo más profundo del aparente. Aunque es un tiempo adecuado para reunirse con los amigos y familiares, para hacernos regalos y para compartir con el que menos tiene, no podemos olvidar de dónde nace la alegría que exteriorizamos. El canto de entrada de este domingo comienza con la palabra Gaudete, que significa alegraos. La primera lectura de la Misa, tomada de Isaías, nos anuncia el gozo y la alegría que traerá el Mesías. Algunos signos de nuestras celebraciones también nos ayudan a vivir esta alegría. Un ejemplo de ello es la corona de Adviento, en la que las luces que se encienden gradualmente nos señalan a Cristo, luz del mundo, que está a punto de llegar, y el color verde de la hoja perenne hace referencia a la vida eterna que ese Salvador nos viene a traer. Es ahí donde debemos detenernos y pensar. Es cierto que nuestros amigos y familiares pueden dejar de acompañarnos con el paso de los años, o que nuestras posibilidades de regalar o de compartir con los demás pueden disminuir. Sin embargo, no podemos olvidar lo que estamos «viendo y oyendo»: que nuestra salvación ha comenzado.

Daniel A. Escobar Portillo
Delegado episcopal de Liturgia Adjunto de Madrid


Otros recursos

Para profundizar con el Catecismo de la Iglesia Católica (CEC), según las indicaciones del Directorio homilético:

CEC 30, 163, 301, 736, 1829, 1832, 2015, 2362: el gozo
CEC 227, 2613, 2665, 2772: la paciencia
CEC 439, 547-550, 1751: la manifestación de Jesús como el Mesías

Del magisterio del Santo Padre Benedicto XVI:

Homilía. Visita a la Parroquia de Santa María del Rosario en los Mártires Portuenses (16-12-2007)
Homilía. Visita pastoral a la parroquia romana de San Maximiliano Kolbe, en Torre Angela (12-12-2010)
Ángelus (16-12-2007)
Ángelus (12-12-2010)

Del magisterio del Santo Padre Francisco:

Ángelus (15-12-2013)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s