Audiencia del Santo Padre a la comunidad del hospital pediátrico Niño Jesús de Roma

fran15122016_hospital

15 de diciembre de 2016.- A las 11.30 horas de esta mañana, en el Aula Pablo VI, el Santo Padre ha recibido en audiencia a la Comunidad del Hospital Pedriático “Niño Jesús” de Roma.

En el encuentro han participado 150 niños y padres atendidos en este centro. También participaban en la audiencia un grupo de niños extranjeros procedentes de las “periferias del mundo”, destinatarios de las intervenciones de coopeeración internacional del hospital y 15 niños de Bangui, en la República Centroafricana, con su arzobispo el cardenal Dieudonné Nzapalainga.

Junto a ellos, en el Aula Pablo VI, estaban presentes el personal del Niño Jesús, desde los empleados a los colaboradores, los voluntarios, las asociaciones y los estudiantes.

Después del saludo de la Presidenta del hospital, Mariella Enoc y las intervenciones  de algunas personas relacionadas con el  Bambin Gesú, el Santo Padre ha dirigido a los presentes el siguiente discurso:

Discorso del Santo Padre
[texto original: italiano – traducción: Oficina de Prensa de la Santa Sede]

Queridos amigos, buenos días.

Estoy contento por encontrarme con vosotros; os doy las gracias por venir y por vuestro testimonio. Doy gracias a la presidente, Mariella Enoc, por sus amables palabras.

Valentina, tu pregunta sobre los niños que sufren es grande y difícil No tengo una respuesta, creo que es bueno que esta cuestión quede abierta. Ni siquiera Jesús respondió con  palabras. Frente a algunos caso,  sucedidos entonces de inocentes que habían sufrido en circunstancias trágicas, Jesús no pronunció un sermón, ni un discurso teórico. Se puede hacer, ciertamente, pero él no lo hizo.  Viviendo entre nosotros,  no nos ha explicado por qué sufrimos. Nos ha enseñado, en cambio, el camino para atribuir sentido incluso a esta experiencia humana:  no ha explicado  por qué se sufre, pero  soportando con amor el sufrimiento nos  ha mostrado por quien se ofrece . No  por qué,  sino  por quién. El  ofreció su vida por nosotros, y con este don, que le costó tanto, nos ha salvado. Y el que siguen a Jesús hace lo mismo: más que buscar los por qués, vive cada día por.

Valentina ha sido exigente y también ha pedido una “medicina” para los que están en contacto con el sufrimiento. Es una buena petición; Yo diría sólo una pequeña cosa, que se puede aprender de los niños: redescubrir cada día el valor de la gratitud, sabiendo cómo decir gracias. Se lo  enseñamos a los niños y luego nosotros, los adultos, no lo hacemos. Pero decir gracias, simplemente porque estamos frente a una persona, es un medicamento contra el enfriarse de la esperanza, que es una desagradable enfermedad contagiosa. Decir gracias  alimenta la esperanza, la esperanza en la que, como dice San Pablo, hemos sido salvados. La esperanza es el “combustible” de la vida cristiana, que nos mueve todos los días. Entonces ,es bueno  vivir como personas agradecidas, como hijos de Dios sencillos y alegres, pequeños y gozosos.

Dino, tu has hablado de la belleza de las cosas pequeñas. Puede parecer una lógica perdedora, sobre todo hoy, con la mentalidad del aparentar que exige resultados inmediatos,  éxito,  visibilidad. En su lugar, pensad en Jesús: la mayor parte de su vida en esta tierra la pasó desapercibido; creció en su familia sin prisas, aprendiendo y trabajando cada día, compartiendo las penas y alegrías de los suyos.. La Navidad nos dice que Dios no se ha hecho fuerte y poderoso, sino frágil y débil como un niño.

Dino, mientras hablaba de  cómo vive esta pequeñez, pedía también espacios más grandes. Es justo. Vivimos en una época  en que los espacios y los tiempos  se reducen cada vez más. Se corre mucho y hay menos espacios: no sólo de aparcamiento para los coches, sino también de lugares de encuentro; no sólo de tiempo libre, sino de tiempo para detenerse y encontrarse. Hay una gran necesidad de tiempo y espacios más humanos. Por lo que sé, el hospital del Bambin Gesú en el curso de su historia se ha desarrollado respondiendo precisamente a las muchas necesidades que se presentaban poco a poco; se han abierto otras  sedes y los servicios se han desplazado  para ofrecer nuevos espacios para los pacientes, para la familia, para los investigadores. Esta historia debe ser recordada, ¡es la mejor premisa  para el futuro! A pesar de los espacios estrechos, los  horizontes se han ampliado: el “Bambin Gesú” no ha mirado a sus limitaciones, sino que ha creado nuevos espacios, y muchos proyectos, incluso muy lejos, en otros continentes. Esto nos dice que la calidad de la atención no  depende sólo  de los aspectos logísticos, sino  de los  espacios del corazón. Es esencial ensanchar los espacios del corazón: la Providencia no dejará de pensar en los espacios concretos!

Tu Luca, preguntabas, cuál debería ser la marca del “Bambin Gesú”, además de la competencia profesional, sin duda indispensable. A un joven cristiano como Luca, que después de los estudios se asoma al mundo del trabajo, -que debe estar abierto a los jóvenes, no solamente al mercado- le recomendaría dos ingredientes. El primero es mantener vivos los sueños.  Los sueños nunca se pueden  anestesiar, ¡aquí la anestesia está prohibida! Dios mismo, como escucharemos en el evangelio del próximo domingo, comunica a veces a través de los sueños; pero sobre todo nos invita a realizar grandes sueños, aunque sea difícil. Nos insta a no dejar de hacer el bien, a que no se apague nunca el deseo de vivir grandes proyectos. Me gusta pensar que Dios tiene sueños, incluso en este momento, para cada uno de nosotros. Una vida sin sueños, no es digna de Dios, no es cristiana una vida  cansada y resignada,  donde  uno se contenta, va tirando,  sin entusiasmo.

Yo añadiría un segundo ingrediente, después de los sueños: el don . Serena nos ha dado testimonio de la fuerza del que da. Después de todo, se puede vivir persiguiendo dos objetivos diferentes: poniendo en primer lugar el tener o el dar. Se puede trabajar, apuntando principalmente a ganar, o tratando de dar lo mejor de uno mismo  para el beneficio de todos. En este caso, el trabajo, a pesar de todas las dificultades, se convierte en  una contribución al bien común;  a veces incluso en una misión. Y siempre nos enfrentamos a este dilema: por un lado, hacer algo por mis intereses, por  el éxito, para que reconozcan mis méritos; por el otro, seguir la intuición de servir, de dar, de amar. A menudo se mezclan los dos, van juntos, pero siempre es importante reconocer cual tiene la prioridad. Cada mañana se puede decir:  ahora tengo que ir allí, hacer este trabajo, encontrar gente, hacer frente a los problemas; pero voy a vivir este día como lo haría el Señor, no como una carga – que luego  pesa especialmente sobre los otros que son los que me tienen que aguantar – sino como un don. Es mi turno de hacer un poco de bien, de llevar a Jesús, para dar testimonio no de palabra, sino de hecho. Todos los días se puede salir de casa con el corazón un poco encerrado en sí mismo, o con el corazón abierto, listos para encontrarse, para donar. Da  mucha más alegría vivir con un corazón abierto que con uno cerrado ¿Estáis de acuerdo? Os deseo entonces una Navidad así, de vivir con un corazón abierto, conservando  este hermoso espíritu de familia, y os doy muchas gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s