Los Magos lograron ver lo que el cielo les mostraba porque estaban abiertos a la novedad

fran06012017_misa

Santa Misa en la Solemnidad de la Epifanía del Señor
Homilía del Santo Padre y síntesis

6 de enero de 2017.- A las 10 horas de hoy, Solemnidad de la Epifanía del Señor, el Santo Padre Francisco ha presidido la Santa Misa en la Basílica Vaticana.

Ofrecemos a continuación el texto de la homilía que el Papa ha pronunciado tras la proclamación del Santo Evangelio y el anuncio del día de Pascua que este año se celebra el 16 de abril:

Homilía del Santo Padre
[texto original: italiano – traducción oficial]

TEXTO COMPLETO: Homilía del Santo Padre Francisco en la Solemnidad de la Epifanía del Señor

Síntesis de la homilía
[fuente: Radio Vaticana]

En la solemnidad de la Epifanía, hablando de cómo el descubrimiento de algo inusual que sucedió en el cielo logró desencadenar un sinfín de acontecimientos, el Santo Padre Francisco dijo que estos hombres que seguían la estrella “tenían el corazón abierto al horizonte y lograron ver lo que el cielo les mostraba porque había en ellos una inquietud que los empujaba: estaban abiertos a una novedad”. El Papa explicó que los magos son “el retrato del hombre creyente, del hombre que tiene nostalgia de Dios… Reflejan la imagen de todos los hombres que en su vida no han dejado que se les anestesie el corazón”.

Describió esta situación espiritual en la que mientras los magos caminaban, Jerusalén dormía de la mano de un Herodes anestesiado por una conciencia cauterizada. Y quedó desconcertado. “Un desconcierto que nace del miedo y del temor ante lo que nos cuestiona y pone en riesgo nuestras seguridades y verdades, nuestras formas de aferrarnos al mundo y a la vida. Y Herodes tuvo miedo, y ese miedo lo condujo a buscar seguridad en el crimen”.

Los hombres de Oriente fueron a adorar -afirmó el Papa- y fueron al lugar propio de un rey: el Palacio, un lugar de culto al poder a la apariencia y a la superioridad, y aseveró que ahí comenzó la osadía más difícil y complicada, descubrir que lo que ellos buscaban no estaba en el palacio sino que se encontraba en otro lugar existencial. Descubrieron que “Dios ha querido nacer allí donde no lo esperamos, donde quizá no lo queremos. O donde tantas veces lo negamos. Descubrir que en la mirada de Dios hay espacio para los heridos, los cansados, los maltratados y abandonados: que su fuerza y su poder se llama misericordia.”

Concluyó afirmando que “los magos sintieron nostalgia, no querían más de lo mismo. Estaban acostumbrados, habituados y cansados de los Herodes de su tiempo. Pero allí, en Belén, había promesa de novedad, había promesa de gratuidad. Allí estaba sucediendo algo nuevo. Los magos pudieron adorar porque se animaron a caminar y postrándose ante el pequeño, postrándose ante el pobre, postrándose ante el indefenso, postrándose ante el extraño y desconocido Niño de Belén descubrieron la Gloria de Dios”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s