Corazón abierto al Señor, no cerrado ni duro

fran12012016

Jueves 12 de enero de 2017

Homilía del Santo Padre Francisco
Jueves de la I semana del tiempo ordinario

“Si escucháis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones” (Hb 3,7), Acabamos de leer en la Carta a los Hebreos. Podemos destacar dos palabras: hoy y corazón.

El hoy de que habla el Espíritu Santo es nuestra vida, un hoy lleno de días, pero después del cual no habrá vuelta atrás, un mañana; un hoy en el que hemos recibido el amor de Dios, la promesa de Dios de encontrarlo; un hoy en el cual podemos renovar nuestra alianza con la fidelidad a Dios. Pero solo hay hoy, en nuestra vida y la tentación es la de decir: “Sí, lo haré mañana”. La tentación de un mañana que no habrá, como Jesús mismo explica en la parábola de las diez vírgenes: las cinco necias que no habían tomado consigo el aceite junto a las lámparas, lo van luego a comprar, pero cuando llegan, encuentran la puerta cerrada. O la parábola del que llama a la puerta diciendo al Señor: “He comido contigo, he estado contigo…”.  “No te conozco: has llegado tarde…”. Esto lo digo no para asustaros, sino simplemente para decir que la vida nuestra es un hoy: hoy o nunca. Yo pienso en esto. El mañana será el mañana eterno, sin ocaso, con el Señor, para siempre, si soy fiel a este hoy. Y la pregunta que os hago es la que hace el Espíritu Santo: ¿Cómo vivo yo este hoy?

La segunda palabra que se repite en la lectura es corazón. Con el corazón encontramos al Señor y muchas veces Jesús regaña diciendo: “tardos de corazón”, tardos para entender. La invitación es a no endurecer el corazón y a preguntarse si no está sin fe o seducido por el pecado. En nuestro corazón se juega el hoy. ¿Nuestro corazón está abierto al Señor? A mí siempre me llama la atención cuando encuentro a una persona anciana –tantas veces sacerdotes o monjitas– que me dicen: Padre, rece por mi perseverancia final. Pero, has hecho el bien toda tu vida, todos los días de tu hoy han estado al servicio del Señor, ¿y tienes miedo?No, no: todavía mi vida no está acabada, y me gustaría vivirla plenamente. Rezar para que el hoy llegue pleno, pleno, con el corazón firme en la fe, y no arruinado por el pecado, por los vicios, por la corrupción…

Preguntémonos por nuestro hoy y por nuestro corazón. El hoy está lleno de días, pero no se repetirá. Los días se repiten hasta que el Señor diga “basta”. Pero el hoy no se repite: la vida es ésta. Y corazón, corazón abierto, abierto al Señor, no cerrado, no duro, no endurecido, no sin fe, no perverso, no seducido por los pecados. El Señor encontró a tantos de esos que tenían el corazón cerrado: los doctores de la ley, toda esa gente que le perseguía, lo ponían a prueba para condenarlo… y al final lo lograron. Vayamos a casa con estas dos palabras solamente: ¿cómo es mi hoy? El ocaso puede ser hoy mismo, este día o muchos días después. Pero, ¿cómo va mi hoy, en la presencia del Señor? ¿Y mi corazón cómo está? ¿Está abierto? ¿Está firme en la fe? ¿Se deja conducir por el amor del Señor? Con estas dos preguntas pidamos al Señor la gracia que cada uno de nosotros necesite. Que así sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s