La mujer en la Creación

fran12062014

Jueves 9 de febrero de 2017

Homilía del Santo Padre Francisco
Jueves de la V semana del tiempo ordinario

La liturgia nos sigue proponiendo estos días las escenas de la creación tomadas del Génesis (2,18-25). El Señor Dios modeló de la tierra todas las bestias del campo y todos los pájaros del cielo, y se los presentó a Adán (…),pero el hombre no encontró ninguno como él, que le ayudase, no halló en ellos una compañera, estaba solo. Entonces, el Señor le quitó una costilla e hizo a la mujer que el hombre reconoció como carne de su carne. Pero antes de verla, la había soñado: el Señor Dios hizo caer un letargo sobre Adán, que se durmió; para entender a una mujer es necesario soñarla.

Muchas veces, cuando hablamos de las mujeres, lo hacemos de modo funcional: “sí, la mujer es para hacer esto o aquello…”. En cambio, la mujer aporta una riqueza que el hombre no tiene: la mujer trae armonía a la creación. Cuando no existía la mujer, faltaba la armonía. Solemos decir: esta es una sociedad con una fuerte actitud machista, ¿verdad? ¡Falta la mujer! “Sí, sí; la mujer está para lavar los platos, para fregar o hacer…”. No, no, no: la mujer está para traer armonía. Sin la mujer no hay armonía. No son iguales, ni uno es superior al otro: no. Solo que el hombre no trae la armonía, y ella sí. Es ella la que trae esa armonía que nos enseña a acariciar, a amar con ternura y que hace del mundo algo hermoso.

Así pues, tenemos tres momentos: primero la soledad del hombre, luego el sueño y, tercero, el destino de los dos: ser “una sola carne”. Un ejemplo: en una audiencia, mientras saludaba a la gente, pregunté a una pareja que celebraba el 60º aniversario de matrimonio: ¿quién de los dos ha tenido más paciencia? Y ellos, que me miraban, se miraron a los ojos –¡no olvidaré nunca aquellos ojos!–, luego se volvieron a mí y me dijeron los dos a la vez: “Estamos enamorados”. Después de 60 años, eso significa una sola carne. Y eso es lo que aporta la mujer: la capacidad de enamorarse. La armonía al mundo. Tantas veces oímos: “Es necesario que en esta sociedad, en esta institución, haya una mujer para que haga esto y lo otro…”. No, no, no, no: la funcionalidad no es el fin de la mujer. Es verdad que la mujer debe hacer cosas, y hace –como todos hacemos– muchas cosas. Pero el fin de la mujer es hacer la armonía, y sin la mujer no hay armonía en el mundo. Explotar a las personas es un crimen de lesa humanidad: es verdad. Pero explotar a una mujer es más: es destruir la armonía que Dios ha querido dar al mundo. Es destruir.

Ese es el gran don de Dios: nos ha dado a la mujer. Y en el Evangelio (Mc 7,24-30) hemos escuchado de qué es capaz una mujer. Es valiente esta mujer siro-fenicia. Fue adelante con coraje. Pero es más, es más: la mujer es la armonía, es la poesía, es la belleza. Sin ella, el mundo no sería tan bonito, no sería armónico. A mí me gusta pensar –pero esto es algo personal– que Dios creó a la mujer para que todos tuviésemos una madre. Que así sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s