Entrad, como Cuerpo de Cristo, en este mundo lleno de heridas, rupturas y enfrentamientos

osororamos2

10 de abril de 2017.- Este domingo, 9 de abril, el cardenal D. Carlos Osoro Sierra, arzobispo de Madrid, bendijo las palmas y los ramos en el atrio de la catedral de la calle Bailén y presidió la Eucaristía del Domingo de Ramos en la Pasión del Señor. En su homilía, pronunciada ante una catedral repleta de fieles, el purpurado destacó la «singularidad» de esta fiesta, ya que «expresa el deseo más grande del ser humano: encontrar a alguien que nos haga vivir en la paz, nos entregue la vida para ver más allá de nosotros mismos y nos dé esa capacidad para entender y descubrir cada día con más hondura que los otros, quienes están a mi lado, son hermanos».

Un corazón donde salir de la esclavitud

A la luz del salmo proclamado, les invitó a «contar la fama del Señor a los hermanos» y a ver «cómo Jesús era distinto, entraba en un borrico que representa la sencillez, la pequeñez, la cercanía a los hombres y la capacidad de entrega». Un Dios que «no entraba como entraban los reyes de Jerusalén», sino «con otra fuerza distinta, y es la que quiere que tengamos también nosotros, miembros vivos de la Iglesia, Cuerpo de Cristo que tiene la misión de entrar, también, en este mundo lleno de heridas, rupturas y enfrentamientos».

Además, incidió en que tal y como Jesús entra en Jerusalén, «así quiere entrar en todas las ciudades de este mundo, también en nuestro propio corazón» porque «es aquel que nos puede hacer salir de la esclavitud y hacernos partícipes de una vida más humana con el verdadero humanismo que nos entrega».

Dios es necesario y no una anécdota

«Dios es necesario», aseveró el arzobispo de Madrid, y «no es una anécdota». Y el Dios cristiano, destacó, «no es un Dios de muerte, sino de de vida, de reconciliación, que no utiliza la fuerza para hacerse presente entre los hombres; utiliza el amor, la entrega de sí mismo, y es la que quiere que utilicemos nosotros, los discípulos del Señor». Y el Señor «nos invita a hacer lo que Él hizo: dar la vida para que todos los hombres tengan esa vida». Así, todo ser humano, señaló el cardenal, «necesita a alguien que no le dé muerte, sino vida», que «le impulse a vivir y a entregar lo mejor de sí mismo». Nosotros, dijo, dirigiéndose a todos los presentes, «tenemos la vida del Señor por el Bautismo; tenemos esta vida y nos invita a hacer su camino».

Asimismo, invitó a todos los presentes, en el inicio de esta Semana Santa, a hacerse una pregunta: «¿Por qué caminos nos quiere conducir el Señor, qué espera de nosotros en este siglo XXI?». Y continuó: «¿Espera que sigámonos matándonos, espera que esta Nueva Jerusalén de la que nosotros somos parte, entregue al mundo y manifieste lo que necesita este mundo?».

Libres de toda ambición de poder

El prelado, además, les animó a «dar la mano» a ese Jesús que, siendo Mesías y Rey, «llegó a Jerusalén, incluso, en un asno prestado». De esta manera, «nos invita a vivir libres de toda ambición de poder, libres de ser importantes, porque ya lo somos, somos hijos de Dios». También «a no vivir del tener y a vivir de la sabiduría que Dios nos regala cuando entra en nuestro corazón».

InfoMadrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s