Reflexión para el Viernes Santo de la Pasión del Señor

VIERNES SANTO DE LA PASIÓN DEL SEÑOR
1 de abril de 2017

“En esto hemos conocido el amor”

pasion

Liturgia de la Palabra
– Is 52, 13 — 53, 12. Él fue traspasado por nuestras rebeliones.
– Sal 30. R. Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.
– Heb 4, 14-16; 5, 7-9. Aprendió a obedecer; y se convirtió, para todos los que lo obedecen, en autor de salvación.
– Jn 18, 1 — 19, 42. Pasión de nuestro Señor Jesucristo.

No es la historia de un fracaso, aunque el último acto del drama del Calvario fue la sepultura de Jesús, sino el testimonio de su exaltación y glorificación (cf. Jn 12, 23-26; 13, 31-33) cuando llegó la hora tantas veces anunciada en el cuarto evangelio en el contexto de la voluntad divina y de su plan de salvación de los hombres (cf. 18, 11.30; 19, 11). Por eso la última palabra de Cristo en la cruz, recogida por este evangelista, fue: “Está cumplido” (19, 30). Era la constatación de que se cerraba el paréntesis de la existencia terrena del Hijo de Dios que, aun “siendo de condición divina… se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz”(Fl 2, 6a.8).

Pero todo lo que había sucedido desde el prendimiento en el huerto de los olivos hasta la crucifixión, lejos de haber manifestado la debilidad de Jesús, fue en realidad la demostración de una singular soberanía frente a sus acusadores y delante del mismo gobernador romano Pilato. Se aprecia así lo que afirma la Carta a los Hebreos: Al que Dios había hecho un poco inferior a los ángeles, a Jesús, lo vemos ahora coronado de gloria y honor por su pasión y muerte” (Hb 2, 9;cf. Fil 2,8ss.). En efecto, el evangelista san Juan no espera a la resurrección para mostrarnos al Cristo glorioso. Su triunfo sobre el pecado y su manifestación suprema como Hijo de Dios enviado por el Padre para salvarnos, se hace patente en la muerte en cuanto retorno, ahora con su humanidad transformada, a la gloria que tenía antes que el mundo existiese (cf. Jn 17, 5). Por eso los ornamentos sacerdotales del Viernes Santo son de color rojo, el color de la sangre y del martirio, el color del triunfo. Pero la victoria de Cristo no exime a sus discípulos, mientras estamos en este mundo, de l participación en la pasión de Cristo mediante el sufrimiento. Hoy mismo, los medios informativos dan la noticia de la muerte de un elevado número de estudiantes cristianos -la cifra total de muertos es de 147- en la universidad de Garissa (Kenia) a manos de un grupo terrorista islámico que previamente los fue seleccionando.

El misterio de dolor y de gloria de la cruz de Cristo es compartido también por todos los hombres y mujeres que, generalmente sin culpa por su parte, sufren en sus carnes o en sus vidas la enfermedad, la pobreza, la injusticia o cualquier forma de violencia, de persecución o de muerte. Unas veces será la acción humana directa y otras lo que conocemos como las “estructuras de pecado”, es decir, aquellas situaciones contrarias a la voluntad de Dios que dañan gravemente la dignidad y los derechos de las personas, sobre todos de los más débiles y desasistidos. Recordemos con qué vigor el papa Francisco denuncia de palabra y con el ejemplo, no solo situaciones como las mencionadas antes sino también la indiferencia hacia los demás, y la falta de solidaridad y de compromiso real en la solución de los problemas humanos y sociales de nuestro tiempo.

El misterio de la cruz de Cristo no puede dejar a nadie indiferente. Dentro de unos momentos va a ser introducida en nuestra asamblea litúrgica la imagen del Crucificado y se nos invitará a mirarla y adorarla. Al hacerlo tratemos de comprender aquella lo que pone de manifiesto y que el mismo Señor señaló en una ocasión aludiendo a su elevación en la cruz: “Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él” (Jn 3,16-17; cf. vv. 14-15). Pero reconocer ese amor de Dios no solo no exime sino que exige poner en práctica también el amor al prójimo. Recordemos, a tal efecto, las palabras de san Juan en su I Carta: En esto hemos conocido el amor: en que él dio su vida por nosotros. También nosotros debemos dar nuestra vida por los hermanos… Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras” (1 Jn 3, 16.18). Esta es la señal de que verdaderamente “hemos pasado de la muerte a la vida” (3,14).

† Julián López Martín
Obispo de León


Otros recursos

Para profundizar con el Catecismo de la Iglesia Católica (CEC), según las indicaciones del Directorio homilético:

CEC 602-618. 1992: la Pasión de Cristo
CEC 612, 2606, 2741: la oración de Jesús
CEC 467, 540, 1137: Cristo el sumo sacerdote
CEC 2825: la obediencia de Cristo y la nuestra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s