Carta del Papa Francisco al cardenal D. Antonio Cañizares Llovera con ocasión del 25 aniversario de ordenación episcopal

escudo_francisco

A Nuestro Venerable Hermano
ANTONIO CAÑIZARES LLOVERA
Cardenal de la Santa Iglesia Romana
Arzobispado metropolitano de Valencia

Sea oficio de amor apacentar la grey del Señor (San Agustín, Tratados sobre el Evangelio de San Juan 123 , 5).

Nos complace recordar estas bien conocidas palabras del doctor de la Iglesia al escribirte, Venerable Hermano Nuestro, una carta con ocasión de la celebración de tu jubileo episcopal de plata. En tu largo y variado ministerio has mostrado celo apostólico e imperturbable laboriosidad a favor del pueblo de Dios estimando la importancia de la Sagrada Liturgia así como preocupándote por la transmisión de la catequesis con atención a las circunstancias propias de nuestra época.

Fuiste ordenado sacerdote el día 21 de junio de 1970 y trabajaste en la antigua y famosa archidiócesis valentina para que los fieles asignados a tu cuidado pastoral, siempre de mejor forma, alabaran a Dios, participasen en la Eucaristía y recibieran los restantes sacramentos con provecho espiritual. Transmitiste la sana doctrina de la Iglesia tanto en Salamanca, como en el seminario de Madrid, y en el entonces instituto de Ciencias Religiosas y Catequesis de San Dámaso.

Consideradas tus cualidades, san Juan Pablo II te confió diversos trabajos, principalmente el oficio de obispo de Ávila, de arzobispo de Granada y, finalmente, de Toledo y primado de España. Benedicto XVI, nuestro ilustre predecesor, te llamó a formar parte del colegio cardenalicio y, después, a ser prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos. Nos, estimando tu fervor apostólico y habilidad en la gestión, te confiamos la Iglesia metropolitana de Valencia para que la rigieras. Allí enseñas prudentemente al pueblo lo que antes has aprendido de Dios en la plegaria, realizando asiduamente la visita pastoral y otras labores pastorales y confiándote piadosamente al seguro refugio de la Madre de Dios invocada como Nuestra Señora de los Desamparados.

Con singular pericia y diligencia has desarrollado diversas funciones de gran importancia en los dicasterios de la Curia Romana y en la Conferencia Episcopal Española, trabajando con solicitud por el bien de la Iglesia y de tu amada patria española. Recientemente los obispos de tu nación te han elegido como vicepresidente de la mencionada conferencia episcopal. Siempre has demostrado constancia de espíritu y serenidad, así como humildad y capacidad de colaboración con el clero y los fieles.

Dada, pues, esta ocasión de tu jubileo episcopal, pedimos para ti la consolación divina y la ubérrima remuneración a tus méritos. Finalmente te impartimos de corazón la Bendición Apostólica, que se extiende a todos los pastores de Valencia y a aquellos que participarán en la fiesta jubilar, rogando a todos vosotros oraciones para que Nos ejerzamos con fruto el grave ministerio Petrino.

Vaticano, a 5 de abril del año del Señor 2017, quinto de nuestro Pontificado.

firma_francisco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s