Subsidio litúrgico para la solemnidad de la Natividad de san Juan Bautista (24 de junio de 2018)

Subsidio litúrgico
para la Sede presidencial

24 de junio
LA NATIVIDAD
DE SAN JUAN BAUTISTA
Solemnidad

liturgiaCristoapure

Misa de la vigilia

Esta misa se utiliza en la tarde del 23 de junio, antes o después de las primeras vísperas de la solemnidad.

Antífona de entrada          Cf. Lc 1, 15.14

Este será grande a los ojos del Señor, y estará lleno del Espíritu Santo ya en el vientre materno, y muchos se alegrarán de su nacimiento.

Monición de entrada

Celebramos esta tarde la solemne vigilia de la Natividad de san Juan Bautista, hijo de Zacarías e Isabel, grande a los ojos del Señor, lleno de Espíritu Santo ya en el seno materno.

Su nacimiento es motivo de alegría para todos.

Acto penitencial

 A ti, a quien Juan proclamó el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo, te invocamos:

Señor, ten piedad. R/.
Cristo, ten piedad. R/.
Señor, ten piedad. R/.

Se dice Gloria.

Oración colecta

Oh, Dios,
que suscitaste a san Juan Bautista
para que preparase a Cristo el Señor
una muchedumbre bien dispuesta,
concede a tu pueblo el don de la alegría espiritual
y dirige los corazones de todos los fieles
por el camino de la salvación y de la paz.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Se dice Credo.

Oración de los fieles como en la misa del día.

Oración después de la comunión

Señor, esta santa comunión contigo que hemos recibido,
anticipo de la unión de los fieles en ti,
realice también la unidad en tu Iglesia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Misa del día

Antífona de entrada          Jn 1, 6-7; Lc 1, 17

Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: este venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.

Monición de entrada

Celebramos hoy la solemnidad del Nacimiento de san Juan, hijo de Zacarías e Isabel, santificado desde el seno materno. Su personalidad no nos es desconocida; en diversas ocasiones escuchamos su mensaje.

Juan, ¡el profeta más grande nacido de mujer!, que, en el silencio del desierto, escucha y medita la palabra de Dios y la proclama a orillas del Jordán, exhortando a todos a la penitencia.

Juan, ¡el Bautista! Su bautismo en agua —como él decía— preparaba a los discípulos para recibir el bautismo en el Espíritu Santo.

Juan, ¡el precursor del Señor! Su misión tuvo un fin: mostrar con el dedo a Jesús, el que tenía que venir.

La figura de Juan, austera, vestida con piel de camello, no ha perdido actualidad, ni tampoco ha perdido vigor su mensaje.

Acto penitencial

— A ti, a quien Juan proclamó el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo, te invocamos:

Señor, ten piedad. R/.
Cristo, ten piedad. R/.
Señor, ten piedad. R/.

Se dice Gloria.

Oración colecta

Dios todopoderoso, concede a tu familia
caminar por la senda de la salvación
y, siguiendo las exhortaciones de san Juan, el Precursor,
llegar con seguridad hasta nuestro Señor Jesucristo, a quien él anunció.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Se dice Credo.

Oración de los fieles

En esta solemnidad del Nacimiento de san Juan, oremos al Señor, nuestro Dios.

Por la Iglesia, que ha recibido, como san Juan, la misión de anunciar a Cristo; para que su testimonio sea Hamada a la conversión, roguemos al Señor.

Por el pueblo judío; para que llegue a reconocer en Jesús de Nazaret al Mesías anunciado por san Juan, el mayor de sus profetas, roguemos al Señor.

Por todos los que buscan con sincero corazón; para que encuentren el camino de la salvación, roguemos al Señor.

Por nosotros, que nos alegramos con el nacimiento del Precursor de Cristo; para que seamos el pueblo bien dispuesto para recibir el Evangelio, roguemos al Señor.

Escucha, Señor, nuestras súplicas, que san Juan, el mayor de los nacidos de mujer, te recomienda. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración después de la comunión

Alimentados con el convite del Cordero celestial,
te pedimos, Señor, que tu Iglesia,
llena de gozo por el nacimiento de san Juan Bautista,
reconozca al autor de su nueva vida
en aquel cuya venida inminente anunció.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

 


SUGERENCIAS DE CANTOS

Canto de entrada: Al reunirnos (CLN, A 7);
o bien: Cristo nos da la libertad (CLN, 727).

Canto de comunión: Acerquémonos todos al altar (CLN, O 24);
o bien: Los que comemos un mismo pan (CLN, O 36); ¿Cómo pagaré al Señor?
(CLN, O 21).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s