Cena con el Papa y 280 pobres para festejar a Krajewski

cena

30 de junio de 2018.- El Limosnero Pontificio, cardenal Konrad Krajevski, lo dijo inmediatamente después del sorprendente anuncio del Papa Francisco, que lo incluyó en el elenco de los nuevos cardenales: «Esta púrpura es para los pobres y voluntarios, yo no tengo ningún mérito». Y así, al día siguiente de recibir el birrete rojo en San Pedro de manos de Bergoglio, “don Corrado” quiso festejar su cardenalato invitando a cenar a más de doscientas personas pobres, en necesidades, sin hogar, que fueron recibidas en el comedor para los empleados del Vaticano. Los boletos para entrar fueron entregados a las personas sin hogar de las estaciones de Roma o distribuidos con la colaboración de la Comunità di Sant’Egidio.

Servidos y asistidos por 80 voluntarios que ya colaboran con la Limosnería apostólica para distribuir comida a quienes viven en dificultades o no tienen casa en las estaciones ferroviarias romanas, desde los diáconos permanentes gasta las monjas de Madre Teresa, los pobres se sentaron a la mesa en una sala grande, el 29 de junio por la tarde, fiesta de los santos Pedro y Pablo, patronos de Roma, después de que Krajewski concelebrara la misa junto con Francisco, los otros nuevos cardenales y los 28 arzobispos metropolitanos que recibieron el palio.

Pero la sorpresa llegó alrededor de las 18.30, cuando llegó el Papa Bergoglio que festejó a los fundadores de la Iglesia de Roma y al nuevo cardenal “don Corrado”. Se sentó a la mesa con los pobres. «Mira, don Corrado, que no vine solo por ti, ¡sino que vine por todos ellos!», dijo el Pontífice antes de sentarse. También ayudó a servir la cena todo el personal de la Limosnería, junto con unos cuarenta parientes y amigos del nuevo cardenal que llegó de Polonia.

En una reciente entrevista con el vaticanista de la Reuters, Phil Pullella, Francisco explicó que consideraba al Limosnero la “longa manus” del Papa, extendida hacia los pobres y declaró que quiso incluirlo por este motivo en el colegio cardenalicio, aunque el Limosnero nunca hubiera recibido la púrpura.

ANDREA TORNIELLI
Vatican Inside

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s