Encuentro del Santo Padre con los participantes en la 12 Peregrinación Internacional de Monaguillos

francisco

31 de julio de 2018.- A las 17.50 de hoy, el Santo Padre Francisco se ha reunido en la Plaza de San Pedro con los participantes en la 12 Peregrinación Internacional de Monaguillos de la Asociación Coetus internationalis ministrantium (CIM), que se está celebrando en Roma del 30 de julio al 3 de agosto y cuyo lema, inspirado en el versículo 14 del Salmo 34, es: “Busca la paz y persíguela”.

A su llegada, tras recorrer la Plaza en el papamóbil y recibir el saludo del obispo de Zrenjanin (Serbia), S.E. Mons. Ladislav Nemet, Presidente del CIM, el Santo Padre ha contestado a las preguntas que le han dirigido cinco monaguillos provenientes de Luxemburgo, Portugal, Antigua y Barbuda, Alemania y Serbia.

A continuación ha comenzado la oración comunitaria presidida por el Santo Padre, durante la cual el Papa Francisco ha pronunciado una breve homilía.

Han participado más de 60.000 chicas y chicos, de 18 países (Italia, Bélgica, Francia, Croacia, Luxemburgo, Austria, Portugal, Rumania, Rusia, Suiza, Serbia, Eslovaquia, República Checa, Ucrania, Hungría, Estados Unidos y países del Caribe como Antigua y Barbuda), acompañados por el Obispo de Zrenjanin (Serbia), Mons. Ladislav Nemet, presidente de la CIM.

Desde Alemania, el grupo más grande de monaguillos –alrededor de 50.000– han ido acompañados por el Presidente de la Comisión de la Juventud de la Conferencia Episcopal Alemana, Mons. Stefan Oster, salesiano, Obispo de Passau, y muchos otros obispos de la Conferencia Episcopal.

Ofrecemos a continuación el texto de la homilía y una síntesis del diálogo del Santo Padre con los jóvenes:

Homilía del Santo Padre
[traducción: Iglesiaactualidad]

«Haz todo para la gloria de Dios»: así nos lo exhorta san Pablo en la lectura que acabamos de escuchar. Servir a la gloria de Dios en todo lo que hacemos es el criterio decisivo para nuestras acciones, la síntesis definitiva de lo que significa vivir la amistad con Jesús. Es la indicación que nos guía cuando no estamos seguros de qué es lo correcto. hacer; nos ayuda a reconocer la voz de Dios dentro de nosotros, que nos habla en la conciencia para que podamos discernir su voluntad. La gloria de Dios es la aguja de la brújula de nuestra conciencia.

San Pablo también nos habla de otro criterio: esforzarse por complacer a todos en todo para que lleguen a la salvación. Todos somos hijos de Dios, tenemos los mismos deseos, sueños e ideales. A veces alguien está decepcionado, y somos nosotros los que podemos reavivar la luz, transmitir un poco de buen humor. Por lo tanto, es más fácil llevarse bien y atestiguar en la vida cotidiana el amor de Dios y la alegría de la fe. Depende de nuestra coherencia que nuestros hermanos reconozcan a Jesucristo, el único salvador y la esperanza del mundo.

Quizás os preguntéis: “¿Cómo puedo hacerlo? ¿No es una tarea demasiado alta?”. Es verdad, es una gran misión, pero es posible. Todavía San Pablo nos alienta: “Sean mis imitadores, como lo soy de Cristo”. Sí, podemos vivir esta misión imitando a Jesús como lo hizo el apóstol Pablo y todos los santos. Miremos a los santos, que son el Evangelio viviente, porque han podido traducir el mensaje de Cristo en sus vidas. El santo de hoy, Ignacio de Loyola, que como un joven soldado pensó en su gloria, en el momento correcto fue atraído por la gloria de Dios, y descubrió que allí está el centro y el sentido de la vida. Seamos imitadores de los santos; hacemos todo para la gloria de Dios y para la salvación de nuestros hermanos. Pero tened cuidado y recordad: de esta manera de seguir a los santos, en este camino de santidad, no hay lugar para los jóvenes perezosos.

Síntesis del diálogo del Santo Padre con los monaguillos
[fuente: Zenit]

Constructores de paz

Un joven francés ha preguntado al Papa “¿Cómo podemos ayudar a sacar esa paz de los muros de nuestras iglesias y ser constructores de paz en nuestras familias, en nuestros países y en el mundo?”

A lo que el Santo Padre ha contestado: “El compromiso concreto con la paz es prueba del hecho de que somos verdaderos discípulos de Jesús”.

Así, el Pontífice ha explicado que la búsqueda de la paz “comienza con cosas pequeñas”, y ha puesto un ejemplo: En casa, después de una disputa entre hermanos, me encerré, ofendí o intenté dar un paso hacia el otro. Estoy listo para preguntarme en cada situación: “¿Qué haría Jesús en mi lugar?”, ha propuesto.

“Si hacemos esto y tratamos de ponerlo en práctica de manera decisiva, llevaremos la paz de Cristo a la vida cotidiana y seremos constructores e instrumentos de paz”, ha aconsejado a los jóvenes monaguillos.

Acción y contemplación

La segunda pregunta la ha formulado una monaguilla portuguesa, que ha planteado al Papa: “¿Cómo podemos vivir la contemplación espiritual a ejemplo de María y el servicio práctico a ejemplo de Marta, buscando reconocer concretamente, en nuestra vida, lo que Jesús quiere de nosotros?”.

“Como ministros que sois, efectivamente, es un poco como la experiencia de Marta y María –ha respondido el Papa–. Es hermoso si, además de tus turnos de servicio litúrgico, sabes, por un lado, dedicarte a la vida parroquial y, por otro, estar en silencio en presencia del Señor. Y así, en este entrelazamiento de acción y contemplación, también reconocemos el plan de Dios para nosotros: podemos ver cuáles son los talentos e intereses que Dios pone en nuestro corazón y cómo desarrollarlos; pero, sobre todo, nos ponemos humildemente delante de Dios, tal como somos, con los méritos y los límites, preguntándole cómo podemos servirle a Él y a nuestro prójimo”.

Llevar a los jóvenes a Cristo

La tercera pregunta se la ha hecho al Santo Padre un joven monaguillo de Antigua y Barbuda, país del Caribe: “En algunos países, por diversas razones, la Iglesia está perdiendo rápidamente a muchos jóvenes. ¿Cómo podemos nosotros, y nuestras comunidades, acercarnos a estas personas y llevarlas a Cristo y a la familia de la Iglesia?”.

“Hoy ustedes, como jóvenes, pueden ser apóstoles que saben cómo atraer a otros a Jesús. Esto sucede si tú mismo estás lleno de entusiasmo por Él, si lo conociste, lo conociste personalmente y fuiste, en primer lugar, “conquistado” por Él.

En este sentido, Francisco ha animado al joven a tratar de conocer y amar al Señor Jesús cada vez más, encontrarse con Él en la oración, en la Misa, en la lectura del Evangelio, en los rostros de los pequeños y los pobres.

Necesidad de Dios

“Santo Padre, muchas personas dicen que no necesitan a Dios, a la religión ni a la iglesia en sus vidas. ¿Por qué elegir la fe católica, qué es lo más importante? ¿Y por qué la creencia es tan importante?”, es la cuarta pregunta que el Papa ha escuchado, hecha por una chica aleman.

“La fe es esencial, me hace vivir”, ha dicho el Papa. “Yo diría que la fe es como el aire que respiramos. No pensamos en cada respiración cuando se necesita aire, pero cuando falta o no está limpia, ¡nos damos cuenta de lo importante que es! La fe nos ayuda a captar el significado de la vida: hay alguien que nos ama infinitamente, y este es un Dios.

Podemos reconocer a Dios como nuestro creador y salvador; ama a Dios y dale la bienvenida a nuestra vida como su regalo. Dios quiere entrar en una relación vital con nosotros; él quiere crear relaciones, y estamos llamados a hacer lo mismo. ¡No podemos creer en Dios y pensar que somos hijos únicos! Todos somos hijos de Dios. Estamos llamados a formar la familia de Dios, es decir, la Iglesia, la comunidad de hermanos y hermanas en Cristo, estamos “familiarizados con Dios”, como dice San Pablo (Efesios 2:19). Y en esta familia de la Iglesia, el Señor nutre a sus hijos con su Palabra y sus sacramentos”.

Viaje hacia la santidad

Un monaguillo de Serbia ha realizado la última pregunta, dirigida al Papa Francisco: “Hacer el bien no siempre es fácil, todavía no somos santos. ¿Cómo podemos traducir nuestro servicio, en la vida diaria, en obras concretas de caridad y en un viaje hacia la santidad?”.

“El Señor Jesús nos dio un programa simple para caminar por el camino de la santidad: el mandamiento del amor de Dios y del prójimo”, ha anunciado el Obispo de Roma.

“Tratamos de estar firmemente enraizados en la amistad con Dios, agradecidos por su amor y dispuestos a servirlo en todo, por lo que no podemos hacer otra cosa que compartir el don de su amor con los demás”.

Así, ha exhortado: “Para concretar el mandamiento del amor, Jesús nos ha mostrado las obras de misericordia. Son una forma exigente pero para todos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s