Subsidio litúrgico para el XX Domingo del tiempo ordinario (19 de agosto de 2018)

Subsidio litúrgico
para la Sede presidencial

XX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
(Año B)

cristo jesus

Antífona de entrada          Sal 83, 10-11

Fíjate, oh, Dios, escudo nuestro; mira el rostro de tu Ungido, porque vale más un día en tus atrios que mil en mi casa.

Monición de entrada

Jesús os anuncia una gran revelación: quien tiene fe en Él, como enviado del Padre, no solo cree en Él, sino que se alimenta de Él. Él es el verdadero Pan que ha bajado del Cielo; no es un pan simbólico que representa su carne: es realmente su carne.

Acto penitencial

Tú, que que preparas para nosotros un banquete de fiesta:
Señor, ten piedad. R/.

Tú, que nos das tu Cuerpo y tu Sangre para vivir contigo para siempre:
Cristo, ten piedad. R/.

Tú, que purificas nuestros corazones y nos admites al Banquete de la Vida:
Señor, ten piedad. R/.

En lugar del acto penitencial, se puede celebrar el rito de la bendición y de la apersión del agua bendita.

Se dice Gloria.

Oración colecta

Oh, Dios, que has preparado bienes invisibles
para los que te aman,
infunde la ternura de tu amor en nuestros corazones,
para que, amándote en todo
y sobre todas las cosas,
consigamos alcanzar tus promesas,
que superan todo deseo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Se dice Credo.

Oración de los fieles

Presentemos nuestra plegaria para que el don eucarístico que nos preparamos a acoger se convierta en Vida de nuestra vida.

Por la Iglesia de Cristo, para que invite a todos los hombres a sentarse en la mesa de la Sabiduría para poder recibir del Señor Palabras de vida y gestos de amor compartido, roguemos al Señor.

Por todos los cristianos, para que participando de la Eucaristía dominical sepamos, constantemente, dar gracias a Dios padre por todos los dones que ofrece a nuestra vida, roguemos al Señor.

Por los jóvenes, para que sientan la necesidad de acoger la Eucaristía, rechazando el pan que no sacia, para encontrar el sentido más auténtico de la vida y compartiendo este don con los demás, roguemos al Señor.

Por esta nuestra comunidad, para que recibiendo cada Domingo el Cuerpo del Señor se convierta cada vez más en un testimonio vivo de la resurrección, con un comportamiento digno de Aquel a quien recibimos, roguemos al Señor.

Señor, tú has preparado bienes invisibles para aquellos que te aman; haz brillar en nosotros el fervor de tu caridad, de modo que podamos amarte en todas las cosas, y haz que nos dispongamos a acoger el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo como prenda de la gloria futura. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Oración después de la comunión

Después de haber participado de Cristo
por estos sacramentos,
imploramos humildemente tu misericordia, Señor,
para que, configurados en la tierra a su imagen,
merezcamos participar de su gloria en el cielo.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

 


SUGERENCIAS DE CANTOS

Canto de entrada: Alabanza a Dios Creador (CLN, A 15);
o bien: Alrededor de tu mesa (CLN, A 4); Comiendo del mismo pan (CLN, O 24).

Canto de comunión: Tú eres nuestra pascua (CLN, O 11);
o bien: Antes de ser llevado a la muerte (CLN, O 32).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s