Audiencia del Santo Padre a los participantes en el Capítulo General del Instituto de la Caridad (Rosminianos)

fran01102018_Rosminianos

1 de octubre de 2018.- A las 10.30 horas de esta mañana, en la Sala de los Papas del Palacio Apostólico, el Santo Padre Francisco ha recibido en audiencia a los participantes en el Capítulo General del Instituto de la Caridad (Rosminianos) y les ha dirigido el discurso que ofrecemos a continuación:

Discurso del Santo Padre

Queridos hermanos y hermanas, buenos días.

Me complace daros la bienvenida con motivo de vuestra Congregación general y os saludo a todos con afecto, empezando por el Superior General, P. Vito Nardin, a quien agradezco sus palabras. Vuestra visita muestra el apego a la Iglesia y a la Santa Sede recomendado y vivido por vuestro fundador, el Beato Antonio Rosmini. Él vivió heroicamente. Le encantaba repetir: «El cristiano debe alimentar en sí mismo un amor, un apego y un respeto sin límite hacia la Santa Sede del Romano Pontífice» (Máximas de la perfección cristiana adaptadas a todo tipo de personas, Lección III, n. 6). La fidelidad a la sede de Pedro expresa la unidad en la diversidad y la comunión eclesial, un elemento indispensable para una misión fructífera.

Durante vuestra asamblea, os habéis propuesto reflexionar sobre el tema “Sed perfectos… sed misericordiosos”. Se trata de sacar a la luz la alegre noticia de que todo cristiano está llamado a la santidad, y de caminar este camino juntos en la caridad. Esta perspectiva, exquisitamente evangélica, es un punto focal de la enseñanza de vuestro fundador, que se puede encontrar de manera especial en el libro de las Máximas. La santidad y el ejercicio de las virtudes no están reservados para unos pocos, o incluso para un momento particular de existencia. Todos pueden vivir en fidelidad diaria a la vocación cristiana; personas consagradas, en particular, en adhesión fiel a la profesión religiosa. En este sentido, el Beato Rosmini rezaba: «Oh Dios, envíanos tus héroes». Era evidente en él lo que he señalado en el reciente Motu proprio Majorem hac dilectionem sobre la vida heroica, es decir, «una oferta de vida por los demás, se mantendrá hasta la muerte» (n. 5). La santidad es el camino de la verdadera reforma de la Iglesia, que, como vio claramente Rosmini, transforma el mundo en la medida en que se reforma.

Vuestro fundador quiso atribuir a su familia religiosa la denominación “Instituto de la caridad”, precisamente para resaltar la supremacía de la virtud de la caridad, que, como dice el Apóstol, debe colocarse «por encima de todo» (Col 3, 14) ). Y Rosmini acompañó a la caridad con una fuerte “firmeza interior”, intrépido en el “silencio”: su ejemplo lo impulsó a progresar en la fecundidad del silencio interno y en el heroísmo del silencio externo. Este es el camino que produce los frutos del bien y la santidad, el camino que los santos han recorrido y que la Iglesia indica a cada creyente. También es importante mantener esa “santa indiferencia” que vuestro fundador extrajo de San Ignacio de Loyola: sin ella no es posible implementar una auténtica caridad universal.

En vuestra actividad eclesial, os invito a organizar obras de caridad corporal, intelectual, espiritual y pastoral de tal manera que siempre complazcan al Espíritu Santo que indica dónde, cuándo y cómo amar. En lo que respecta a la acción educativa, no se limita a la instrucción simple, sino a la caridad intelectual. De hecho, el centro viviente de la educación cristiana es la ciencia que se transmite desde la Palabra de Dios, cuya plenitud es Jesucristo, el Verbo hecho carne. Vuestra presencia apostólica se ha irradiado en la India, Tanzania y Kenia, así como en los Estados Unidos de América y Europa: os aliento a ser hombres con las manos siempre extendidas hacia el sufrimiento, para brindarl la ayuda de la fe y de la caridad. Estoy pensando en particular en vuestros cohermanos y las Hermanas Rosminianas que trabajan en Venezuela, llamados a presenciar la cercanía espiritual y material de las personas que han sido duramente juzgadas.

También es bueno que vuestro Instituto continúe reflexionando cuidadosamente sobre el propio carisma y, teniendo en cuenta los frutos que han madurado a lo largo de los años, pueda abrirse cada vez más a las expectativas de la Iglesia y del mundo. Con la luz del Espíritu Santo, encontraréis formas de continuar con renovado entusiasmo, captando los signos de los tiempos, las urgencias sociales y la pobreza espiritual y material de aquellos que esperan palabras y gestos de salvación y esperanza. En esta obra apostólica se unen los “Ascritti”, clérigos y laicos que, viviendo en el mundo, desean alcanzar la perfección evangélica en comunión con tu Instituto. Es bueno que se involucren cada vez más en vuestra vida comunitaria.

Queridos hermanos, vuestro Instituto, con la especificidad del carisma rosminiano, aún puede ofrecer un servicio válido en la proclamación del Evangelio. Os insto a que propongáis con constancia y previsión el patrimonio espiritual y doctrinal que habéis heredado. Las dificultades inevitables no os desalientan, pero os alientan a confiar siempre en Dios para continuar con alegría y esperanza en la misión que le ha confiado. Que el Espíritu Santo os convierta en instrumentos vivientes de caridad universal en la Iglesia y en el mundo, capaz de ayudar a quienes conocéis en vuestro apostolado a renovar incansablemente la esperanza, que «no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado» (Rom 5, 5).

Os encomiendo a la protección maternal de la Virgen María y os imparto de corazón la Bendición apostólica. Por favor, no os olvidéis de rezar por mí. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s