Una Iglesia que apuesta por los jóvenes y sueña a lo grande

sinodo

11 de octubre de 2018.- La mañana del 11 de octubre se celebró la novena Congregación General del Sínodo de los Obispos en Roma, dedicado al tema de los “Jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, en la que estuvieron presentes 256 Padres sinodales. “Desalentar y repudiar, con un magisterio claro e inequívoco, a los promotores de la inmigración ilegal y de la trata de seres humanos”; fue una de las tareas de la Iglesia, reiterada esta mañana en el Aula del Sínodo.

Ante centenares de jóvenes que ven cómo se ahogan sus sueños, sus potencialidades y sus talentos en el Mediterráneo, los Padres sinodales insisten en la necesidad de que la Iglesia inste a los países más industrializados a invertir en los más pobres, “especialmente en términos de tecnología y de formación”, para que todos puedan contribuir al desarrollo de su país de origen, sin verse obligados a emigrar.

En este contexto, el Sínodo reflexiona sobre el sacramento de la reconciliación, reafirmando que el perdón debe ser liberado de toda carga y redescubierto en su dimensión de don.

Para ello, es esencial el examen de conciencia, fundamental para evangelizar y educar a los jóvenes en la clara idea de lo que es el pecado y lo superfluo, a la vez que se les ayuda a reconocer los signos de la presencia de Dios en sus vidas.

Los jóvenes -afirma el Aula sinodal- no están llamados a permanecer jóvenes para siempre, sino a convertirse en adultos, a presentarse para contribuir a la construcción de la Iglesia.

“Porque, después de todo, no importa si eres un sacerdote, un profesional, un padre o una persona soltera: responder a la llamada de Dios es seguir la vocación de ser santo en cada opción de vida”.

La pastoral vocacional debe, por tanto, ser repensada y reforzada en todos los ámbitos, gracias a los testimonios de vida, para que cada joven pueda comprender su vocación en este mundo.

De ahí también la llamada de los Padres a cultivar la libertad interior basada en sólidos valores morales, que impide que los jóvenes sean manipulados por los demás, y que se dejen llevar por las masas. “Siguiendo a Jesús y sus mandamientos, con una conciencia recta, uno es más libre”.

Pero educar a los juventud “para y hacia la libertad” presupone la búsqueda de la verdad, ya que los chicos y chicas buscan autenticidad en sus educadores, “quieren pastores más coherentes con lo que predican, pastores que sepan vivir la Palabra y se comprometan con los pobres, gracias a la verdadera conversión interior y a la fe apasionada”.

El acompañamiento propio de la Iglesia consistirá, pues, en escuchar con corazón abierto e interés concreto, en dar valor y esperanza, en cuidar de la persona en todas las fases de su desarrollo. De hecho, frente al odio, la violencia, la corrupción, la injusticia, las guerras tan extendidas en la actualidad, los jóvenes experimentan una fragmentación existencial que socava su autoestima y su confianza.

Por eso, la comunidad cristiana debe acompañar y acoger constantemente a los jóvenes, estimulando su libertad y su responsabilidad para asumir compromisos duraderos. Este es el desafío de la Iglesia: hacer una opción preferencial y eficaz por los jóvenes, salir al encuentro de ellos y ofrecerles ideales de una fe vivida concretamente, junto con una autoridad fiable que los haga verdaderamente maduros.

Además, como el Padre misericordioso de la parábola del Hijo pródigo, la Iglesia espera con paciencia y esperanza también a los jóvenes perdidos o perdidas; no los hace sentir abandonados en las dificultades, “sino que los tranquiliza caminando con ellos, los ayuda a realizarse a sí mismos liberando su libertad, sin imponerles opciones determinadas, sin manipulaciones ni clericalismos”.

Sólo así el acompañamiento será verdaderamente mayéutico y sacará a la luz la verdad ya presente en los jóvenes, para ayudarles a comprender la belleza de la Sequela Christi, es decir, de «caminar tras las huellas de Cristo».

La Congregación además afirma que necesitamos una comunidad cristiana unida y alegre que sepa redescubrir su sentido misionero y que nos permita enamorarnos del Evangelio: un ambiente de clausura y de prejuicio, en efecto, no ayuda a los jóvenes a sentirse acogidos, a vivir la fraternidad en un contexto de calidez y de estima mutua. Por tanto, las comunidades deben ser concretas, sencillas, humildes y transparentes; la Iglesia debe “competir” con los jóvenes en tener grandes sueños, “porque si los pastores sueñan, también los jóvenes podrán hacerlo”.

El tema del abuso volvió a abordarse en la reflexión sinodal: los jóvenes esperan que la Iglesia ponga a las víctimas al centro de sus trabajos y que los obispos sean sometidos a procesos rigurosos -subrayan los Padres- sugiriendo que una ayuda valiosa para extirpar este mal y salir de la crisis actual podría llegar de parte de los expertos laicos y del carisma femenino, “especialmente de las madres que pueden enseñar a los Pastores el sentido de la ternura, el amor y la protección de los más jóvenes”.

Finalmente, se destacó el análisis sobre la confrontación de la Iglesia con la realidad actual, en particular con la secularización: los Padres sinodales invitan a tener el valor de considerarla como un signo de los tiempos que nos ayuda a liberarnos de ser cristianos automáticamente o por hábito, y nos lleva a ser cristianos por elección, “porque queremos ser cristianos”.

No sólo eso: la sociedad secular, asimismo, evita que la religión se base en la identidad tribal o nacional, llevando a recuperar la importancia del anuncio de la fe.

VATICAN NEWS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s