Reflexión para la solemnidad de la Inmaculada Concepción de la bienaventurada Virgen María

SOLEMNIDAD DE LA
INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA
BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA

LLENA DE GRACIA 

✠ Francisco CERRO CHAVES
Obispo de Coria-Cáceres

El Adviento que es Jesús, lo trae en su seno la Inmaculada Concepción. Ella nos recuerda que Jesús “nació de mujer” ( 4, 4) y se acerca, con la llena de Gracia, a nuestras vidas desde la profunda humildad de la mujer que creyó “porque para Dios no nada hay imposible”.

La llena de Gracia es siempre la que nos habla de un Adviento lleno de esperanza que se llama el Enmanuel, el Dios con nosotros. La Inmaculada, la sin mancha, la sin pecado original, donde es tan grande lo que ella vive, como regalo del Padre, que solo se puede expresar con el asombro de que Jesús hace maravillas con los pobres y con los humildes.

La Virgen Inmaculada nos recuerda, por una parte, la Alegría del Amos de Dios. Alégrate. ¿De dónde brota su alegría y la nuestra? De que el Señor se fija en la que no cuenta para el mundo, en los que viven en todas las intemperies, como ella en Nazaret y que se abren a la Misericordia de Dios. Por eso a la Inmaculada se le llama a “no temer” porque el Señor la ha colmado de gracia y bendición. Los miedos hay que atravesarlos sabiendo que el Señor es siempre para nosotros el Vencedor del pecado y de la muerte. Ella, nos lo recuerda continuamente con su Vida, el triunfo insuperable de Jesús, porque en su vida no hay espacio para el pecado, para la tristeza o para la muerte. Por último, la llena de Gracia, la Inmaculada, nos habla de creer en el Dios de lo imposible. En un Amor que vence todas las dificultades porque “sabemos de quien nos hemos fiado”.

La fe de la Virgen es en el Dios de lo imposible que tiene con la Trinidad una relación única de Hija, Esposa y Madre. Como Hija del Padre, confía plenamente, en su Ternura. Como Esposa del Espíritu Santo, sabe de una virginidad fecunda y como Madre del Hijo, sabe acunarlo entre sus brazos en la Noche de Belén y en otros tantos momentos de su vida en Nazaret, como una humilde y sencilla mujer del pueblo que camina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s