El Evangelio hay que leerlo entre las heridas de los hombres

27 de abril de 2019.- Este viernes, 26 de abril, el arzobispo de Madrid, cardenal D. Carlos Osoro Sierra, ha realizado una visita pastoral a la Universidad CEU San Pablo. Acompañado por el rector de la facultad, Antonio Calvo Bernardino, el presidente de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP), Alfonzo Bullón de Mendoza, y el capellán y viceconsiliario nacional de la ACdP, Andrés Ramos Castro, ha mantenido un encuentro con profesores y alumnos en el aula magna de la universidad.

Ante un auditorio atento a todas y cada una de sus palabras, ha puesto el foco –de principio a fin– en la oración del padrenuestro. «Es toda una manera de entender la vida, y solo el que sabe decir Padre, sabe decir que todos son mis hermanos». El que dice el padrenuestro, ha destacado, «se siente responsable de todo lo que sucede en este mundo», para que «a todos los lugares llegue esta noticia».

«Todo ser humano necesita la caricia de Dios»

Recordado, de la mano del Papa Francisco, el desafío urgente de proteger nuestra casa común, ha subrayado que «recorrer la casa común supone saber decir padrenuestro». Una misión que encuentra su propósito «saliendo de nosotros mismos», por medio de la cultura del encuentro «que comienza Jesucristo».

El arzobispo madrileño, consciente de la importancia de abrazar el Evangelio de Jesús de Nazaret, ha destacado que «hay rastros de la santidad de Dios en todos y en cada uno de nosotros». Solamente «hay que saberla ver, pero está presente». Y «hemos de salir así a la vida: hemos de hacer que los demás sientan, a través de nosotros, la caricia del Señor».

Un propósito esencial, reflejado en los ojos del prelado, «porque todo ser humano necesita la caricia de Dios; de un Dios que, en la confusión, te abraza y te pide que hagas lo mismo con los demás».

«¿Qué hacemos los católicos ante el tema de la eutanasia?»

El Evangelio «hay que leerlo entre las heridas de los hombres», y «para acompañar a alguien en el camino, yo debo tener el hábito de recorrerlo». Con esta mirada, el cardenal ha animado a los presentes a preguntarle todo lo que les naciera del corazón. No sin antes alentarlos a «ser siempre misioneros y discípulos de Jesús», ofreciendo «la fe y el tiempo» junto a los que más lo necesitan.

Después, el público, preocupado por diferentes aspectos que la sociedad vive hoy en día, ha querido poner, ante el purpurado, sus preocupaciones e inquietudes.

«¿Qué hacemos los católicos ante el tema de la eutanasia?», ha preguntado un joven, especialmente intranquilo por las propuestas que se discuten estos días sobre el final de la vida. «Para los católicos, la defensa de la vida es clarísima, y no podemos jugar con ella», ha respondido el pastor de la Iglesia madrileña, convencido de que «el dueño de la vida es Dios y no nosotros».

Hoy en día, «hay medios suficientes para que la gente no sufra… Una cosa es quitar el sufrimiento, y otra es matar». Y nosotros, ha incidido, «no somos sicarios de la muerte». Dios «me dice que cuide de la vida mientras Él la dé, y esta es la postura de la Iglesia». Asimismo, ha incidido en que «hay que buscar los medios para que la gente sufra menos, pero para Dios no hay ningún sobrante, no grande ni pequeño; y mientras Dios los tenga con vida, nosotros tenemos que ayudarlos a mantener la vida».

«Todas las asignaturas tienen que ver con la vida del hombre»

También ha sido preguntado por el cuidado de la creación y nuestra misión como cristianos. «A veces, estropeamos la casa de todos porque queremos violentarla tanto que quitamos la riqueza, tan necesaria para que otros puedan vivir», ha respondido el cardenal.

Es una sensibilidad «que tiene que entrar en la vida de los cristianos», porque Dios «nos ha dado todo lo que existe para que podamos vivir todos los hombres». Y ante esta situación, ha continuado, «tenemos un compromiso con mantener la creación y cuidarla».

Además, una profesora ha interpelado al purpurado sobre la actitud de los profesores que imparten asignaturas que no tienen que ver con la fe… «¿Qué nos aconseja para transmitir el testimonio cristiano?», le ha consultado la docente.

«Todas las asignaturas tienen que ver con la vida del hombre», ha destacado el cardenal, y «en la asignatura, tú transmites lo que tienes en tu corazón, lo que es válido para ti». Siempre desde el diálogo, porque «el valor del diálogo en la educación es esencial», y «la educación católica para mí es uno de los desafíos más importantes en todas las latitudes de la vida de la Iglesia», ha aseverado.

InfoMadrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s