V Jornada “Enjugar las lágrimas”

28 de mayo de 2020.- El Departamento de Pastoral de la Carretera de la Conferencia Episcopal Española (dentro de la Comisión Episcopal de Migraciones y Movilidad humana) ha organizado un año más, la jornada “Enjugar las lágrimas”, una jornada de oración y acompañamiento por los que han sufrido un accidente de tráfico o perdido a un ser querido.

Desde 2019, esta jornada se celebra el 31 de mayo, fiesta de la Visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel y que este año 2020 cae en el domingo de Pentecostés, cuya liturgia prevalece.

Los obispos de este departamento, destacan este hecho como “providencial”. “Necesitamos al Espíritu Consolador con sus siete dones, para poder encauzar todo este mar de dolor que tenemos encima, con su fuerza, y afianzar en nosotros Esperanza de que nuestros hermanos resucitarán”, destacan en su mensaje.

Ofrecemos a continuación la carta del Director del Departamento de Pastoral de la Carretera, D. José Aumente Domínguez, dirigida a los delegados y encargados de la Pastoral de la Carretera

Carta del Director del Departamento de Pastoral de la Carretera

Madrid, 16 de mayo de 2019

Sres. Delegados y encargados de la
Pastoral de la Carretera

V JORNADA “ENJUGAR LAS LAGRIMAS

Paz y bien en el Señor

Queridos hermanos: la Jornada “Enjugar las lágrimas “tiene su origen en el Año Jubilar de la Misericordia (2015-2016) y que la Pastoral de la Carretera hicimos nuestra, con el fin de completar el acompañamiento a nuestros hermanos conductores a lo largo del año, como sigue:

Primer domingo de julio

Jornada de PREVENCIÓN

Día de responsabilidad en el tráfico y

Jornada FESTIVA

Fiesta lúdica en honor de san Cristóbal, patrono de transportistas y conductores

31 de mayo

31 de mayo, Jornada “Enjugar las lágrimas”

Oración y acompañamiento por los que han sufrido un accidente de tráfico o perdido a un ser querido.

Tercer domingo de noviembre

Día Mundial en Recuerdo de las víctimas de accidentes de tráfico.

Como ya sabéis, desde este año pasado 2019, la Jornada “ENJUGAR LAS LÁGRIMAS” se ha fijado la fecha 31 de mayo, fiesta de la Visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel y que este año 2020 cae en el domingo de Pentecostés, cuya liturgia prevalece.

Este año, debido al gran dolor por los afectados y muertes que ha causado el coronavirus en la sociedad en general, pero muy particularmente EN LAS FAMILIAS DE LOS MILES DE MUERTOS POR LA PANDEMIA, ES DE TODA JUSTICIA QUE LA .JORNADA, “ENJUGAR LAS LÁGRIMAS” TENGAN UN PROTAGONISMO ESPECIAL EL DÍA 31 DE MAYO, SIN QUE POR ELLO APARTEMOS NUESTRA ATENCIÓN A TODOS AQUELLOS, QUE HAN SUFRIDO UN ACCIDENTE GRAVE DE TRÁFICO O HAN PERDIDO A UN SER QUERIDO EN LA CARRETERA.

El que este año coincida la Jornada “Enjugar las Lágrimas” con Pentecostés, es providencial. Necesitamos al Espíritu Consolador con sus siete dones, para poder encauzar todo este mar de dolor que tenemos encima, con su fuerza, y afianzar en nosotros Esperanza de que nuestros hermanos resucitarán.

VISITACION DE LA VIRGEN A SU PRIMA SANTA ISABEL

El evangelio de Lucas (1, 39-56) nos dice que María, al saber que su pariente Isabel a pesar de su ancianidad, estaba encinta, salió a toda prisa para ir a su casa, donde intuye que su presencia y servicio sería de gran ayuda y consuelo para ella.

Es este el motivo que nos ha llevado a escoger esta fecha de la Visitación, para acercarnos a nuestros hermanos que, debido a un accidente de tráfico, o como está sucediendo este año por la pandemia del coronavirus, ha dejado y sigue dejando en muchos hogares, dolor y lágrimas en abundancia. Lágrimas, que se han acrecentado al no poder acompañar en los últimos momentos a nuestros seres queridos ni haberles podido celebrar  los funerales en la iglesia ni acompañarlos al cementerio, rodeados por los familiares y amigos.

La caridad cristiana nos impide pasar de largo a la vista de un hermano nuestro malherido en la cuneta del camino, sino, curar sus heridas y ayudarlo a recuperarse, aunque para ello tengamos que invertir tiempo y dinero (Lc 10, 29-37).

Pero no es menos cierto, el que nuestro compromiso cristiano, nos impulsa a salir al encuentro de quienes, debido a la pandemia, están pasando por un mal momento, y, aunque sea haciéndonos los encontradizos como Jesús, decir: “Mujer ¿por qué lloras?” (Jn 20, 13). Sabemos que no podemos afligirnos como los hombres sin esperanza, dice san Pablo, pues, los que creemos que Jesús, murió y resucitó, llevará con él a los que han muerto (cfr. 1Tes 4,13-14) “y ellos serán su pueblo, y el Dios con ellos será su Dios. Y enjugará toda lágrima de sus ojos. Y ya no habrá muerte, ni duelo, ni llanto ni dolor, porque lo primero ha desaparecido” (Ap 21, 3-4). Pero, aun así, es humano llorar por la pérdida de un ser querido como le sucedió al mismo Señor, como dice San Juan: “Jesús se echó a llorar. Los judíos comentaban: ¡Cómo lo quería!” (Jn 11,35).

Para esta Jornada “Enjugar las Lágrimas” mandamos, pero solamente por internet, el cartel, que cada diócesis tiene la oportunidad de personalizar, monición y oración de los fieles para la celebración de la Eucaristía.

La fecha, aunque oficialmente la hemos puesto el 31 de mayo, cada diócesis o parroquia pueda hacerla en el día que mejor le venga, lo importante es que vaya calando en nuestra sociedad que la Iglesia, como madre que es, se preocupa de acompañar a las personas necesitadas de consuelo y apoyo, y que este año, se cuentan por miles.

Que Santa María de la Consolación, del Dolor y de la Prudencia, acompañe nuestro camino, enjugue las lágrimas y alivie tanto dolor.

Con mis mejores deseos en el Señor

José Aumente Domínguez
Director de la Pastoral de la Carretera CEE

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s