Jornada Diocesana de Pastoral de Inicio de Curso 2020-2021 en Huesca

21 de septiembre de 2020.- Este sábado 19 de septiembre se ha desarrollado la Jornada Diocesana de Pastoral de Inicio de Curso de la Diócesis de Huesca en el Salón del Tanto Monta del Museo Diocesano y un aforo permitido de 50 personas. Han asistido responsables de la Pastoral y se ha comenzado con el rezo de la hora Intermedia. A continuación se ha presentado la evaluación del curso pastoral 2019-20, expuesto los acentos pastorales y dado otras informaciones bajo las habituales medidas de seguridad y sanitarias.

El obispo, Mons. D. Julián Ruiz Martorell, ha introducido la Jornada definiendo este curso como repleto de “incertidumbre”y también de “esperanza”. Ha hecho alusión a su carta pastoral para el domingo 20 de septiembre, “Algunas orientaciones pastorales”, que puede consultarse en este ENLACE, y concluido que “no podemos vivir sin participar de manera presencial con la eucaristía, sin el Día del Señor”.

El vicario general, D. Nicolás López, ha introducido la evaluación del pasado curso pastoral y el objetivo de revisar la Pastoral en un año “peculiar”, una “reflexión para tenerlo en cuenta en el siguiente”. Se habían realizado tres preguntas para mover a esta reflexión: objetivos y acciones para el curso pastoral, con el ánimo de evaluar los avances y dificultades en los campos de los laicos, la formación y las unidades pastorales; una reflexión sobre la vivencia de la pandemia a partir del mes de marzo, y los retos que tener en cuenta al comenzar el nuevo curso.

El director de la Comisión de Apostolado Seglar, Jesús Goded, ha expuesto las reflexiones referidas a las dos primeras cuestiones. Así, ha reflejado que en lo referido a la acción del laicado hay parroquias donde la corresponsabilidad de los laicos es muy rica, grupos pequeños que pasan sus crisis y otros más activos. Preocupa tener catequistas más que buscar personas creyentes que acompañen y evangelicen. También ha notificado la predisposición de las parroquias a secundar las orientaciones tras el congreso de laicos.

Se trabaja en la formación con temarios de formación de catequistas muy teóricos y poco prácticos, según se recoge. Las parroquias han notificado dificultades para llevar a cabo las unidades de pastoral, y en los grupos interparroquiales trabajan bien en ese sentido.

Durante la pandemia han prevalecido la tristeza y la esperanza por las acciones que se han llevado a cabo. Ricas, más íntimas, de oración y ayuda personal. Se ha puesto el acento en el cuidado de personas, transmisión de información o voluntariado, atención telefónica y a domicilio, celebraciones online, comunicación con familias y sacerdotes o al acompañamiento físico y espiritual.

El director de la Comisión de Caridad y Promoción Social, Jaime Esparrach, ha desarrollado los acentos para el nuevo curso 2020-21. En las parroquias se aboga por potenciar espacios de encuentro para el conocimiento de Cristo, avanzar en la sinodalidad, atender las llamadas del papa desde la encíclica ‘Laudato si’’ o las reuniones presenciales con seguridad y redes sociales, sin olvidar la dimensión caritativo-social.

Respecto a los arciprestazgos, se quiere trabajar en la coordinación dentro y entre ellos y avanzar en la puesta en marcha de las Unidades de Pastoral. Para la evangelización y educación en la fe se plantea el curso presencial y con normas de seguridad, para lo que se piden orientaciones. Se ha de tener en cuenta la edad de los catequistas, aforos o un plan de actuación en caso de contagio. Valorar asimismo la formación online y reuniones por videoconferencia.

Desde el apostolado seglar se quiere volver al ámbito celebrativo y la formación y se pone el foco en las necesidades surgidas de la pandemia, la caridad, la comunicación por nuevas vías, la dimensión caritativo-social y una pastoral de información, coordinación y acompañamiento. La caridad y promoción social debe llevar a reforzar cuestiones pendientes, consolidar unidades de pastoral, la futura celebración de un congreso diocesano de laicos y a retomar las acciones formativas. Se pone énfasis en la atención caritativa con nuestros propios recursos.

Los movimientos y asociaciones aportan a este inicio de curso planteamientos como los de seguir las líneas pastorales del Papa Francisco, atendiendo a sus directrices; la formación de laicos y superar reticencias para poner en marcha las unidades de pastoral. Otros organismos diocesanos sugieren aprovechar medios digitales, ser conscientes de las situaciones de pobreza, estar al tanto de las nuevas pobrezas y abrirnos a la esperanza.

Se ultima la elaboración del Plan Diocesano de Pastoral para este curso, en el que se cumple el quinquenio del anterior, vigente para el periodo 2016-2021. Nicolás López ha reivindicado en el cierre de la Jornada la recuperación de la “presencialidad” en el día a día de la diócesis y siempre siguiendo las medidas higiénico-sanitarias.

El primer retiro mensual para sacerdotes se desarrollará el 5 de octubre en el Seminario impartido por el obispo. Reuniones de arciprestazgos. También se ha anunciado el inicio de la una Escuela de Espiritualidad en la parroquia de María Auxiliadora, en la calle Sancho Abarca, número 5, con encuentros mensuales los viernes de 18.00 a 20.00 h.

DIÓCESIS DE HUESCA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s