Subsidio litúrgico para la solemnidad de Todos los Santos

Subsidio litúrgico
para la sede presidencial

SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS

Hoy miramos hacia el cielo, la vida del mundo futuro que profesamos en el Credo. Y contemplamos a Dios, con la Virgen María y todos los santos que nos han precedido en el camino de la fe. Ellos interceden por nosotros (oración colecta y oración sobre las ofrendas) y eternamente alaban a Dios en la Jerusalén celeste, que es nuestra madre. Hacia ella caminamos guiados por la fe y gozosos por la gloria de los mejores hijos de la Iglesia en quienes encontramos ejemplo y ayuda para nuestra debilidad (Pf.). La Eucaristía es siempre anticipo de esa gloria celestial: «que pasemos de esta mesa de la Iglesia peregrina al banquete del reino de los cielos» (oración después de la comunión).

Color: blanco.
Misal: Antífonas y oraciones propias, Gloria, Credo, prefacio propio. No se puede decir la plegaria eucarística IV.
Leccionario: volumen IV.
Hoy no se permiten otras celebraciones, tampoco la misa exequial.

Antífona de entrada

Alegrémonos todos en el Señor al celebrar este día de fiesta en honor de todos los santos. Los ángeles se alegran de esta solemnidad y alaban a una al Hijo de Dios.

Monición de entrada

Hermanos y hermanas, celebramos hoy la solemnidad de Todos los Santos, aquellos que están con Cristo en la gloria. En el gozo único de esta festividad, la Iglesia santa, todavía peregrina en la tierra, celebra la memoria de aquellos que nos estimulan con su ejemplo, nos ayudan con su intercesión y mantienen nuestra esperanza de participar con ellos de su misma vida en Cristo.

Acto penitencial

Reconocemos nuestros pecados ante Dios y los demás, e invocamos a la Virgen María y a todos los santos, para que intercedan por nosotros:

  • Tú eres el Santo de Dios: Señor, ten piedad.
    R/.  Señor, ten piedad.
  • Tú nos llamas a la santidad: Cristo, ten piedad.
    R/.  Cristo, ten piedad.
  • Tú eres la recompensa de todos los santos: Señor, ten piedad.
    R/.  Señor, ten piedad. 

Se dice Gloria.

Oración colecta

Oremos.
Dios todopoderoso y eterno,
que nos has otorgado venerar en una misma celebración
los méritos de todos los santos,
concédenos, por esta multitud de intercesores,
la deseada abundancia de tu misericordia.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo y es Dios
por los siglos de los siglos.

Se dice Credo.

Oración de los fieles

En comunión con tantos hermanos nuestros que nos han precedido con la señal de la fe y gozan ya de la claridad de Dios, oremos a Dios Padre.

  • Por la Iglesia, para que sea a los ojos de mundo la imagen de la nueva humanidad. Roguemos al Señor.
  • Por los que gobiernan las naciones, para que trabajen por la paz, fruto de la justicia. Roguemos al Señor.
  • Por los pobres, los enfermos, los que tienen hambre, los perseguidos, para que puedan experimentar el consuelo, la riqueza, y la bendición de Dios. Roguemos al Señor.
  • Por nuestra asamblea, para que el ejemplo de los santos, cuya memoria celebramos, nos estimule a vivir las bienaventuranzas de Cristo. Roguemos al Señor.

Escucha, Señor, nuestras súplicas;
son la oración de tu Iglesia:
los que todavía peregrinamos por este mundo
y los que han llegado ya a feliz término;
y concédenos bondadosamente lo que te pedimos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración después de la comunión

Oremos.
Te adoramos y admiramos, oh, Dios,
el solo Santo entre todos los santos,
e imploramos tu gracia
para que, realizando nuestra santidad en la plenitud de tu amor,
pasemos de esta mesa de los que peregrinamos,
al banquete de la patria celestial.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne

V/. El Señor esté con vosotros.

R/. Y con tu espíritu.

V/. Inclinaos para recibir la bendición.

Dios, gloria y felicidad de los santos,
que os ha concedido celebrar hoy esta solemnidad,
os otorgue sus bendiciones eternas.

R/.  Amén.

Que por intercesión de los santos
os veáis libres de todo mal,
y, alentados por el ejemplo de su vida,
perseveréis constantes en el servicio de Dios y de los hermanos.

R/.  Amén.

Y que Dios os conceda reuniros con los santos
en la felicidad del reino,
donde la Iglesia contempla con gozo a sus hijos
entre los moradores de la Jerusalén celeste.

R/.  Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo ✠ y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.

R/.  Amén.


SUGERENCIAS DE CANTOS

Canto de entrada: Este es el día en que actuó el Señor (CLN, 522);
o bien: Bienaventurados (CLN, 736); Pueblo de reyes (CLN, 401).

Canto de comunión: Ciudadanos del cielo (CLN, 723);
o bien: Cerca de ti. Señor (CLN, 702); Acerquémonos todos al altar (CLN, O 24).

Antífona mariana: Salve Regina.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s