Bula Papal para el nombramiento de D. Luis Marín de San Martín, OSA, como Obispo titular de Suliana

FRANCISCO, OBISPO, Siervo de los Siervos de Dios, al amado hijo Luis Marín de San Martín, O.S.A., hasta ahora Asistente General de la Orden de San Agustín, nombrado Subsecretario del Sínodo de los Obispos y también elegido Obispo titular de Suliana, salud y bendición apostólica.

«Para vosotros soy obispo, con vosotros soy cristiano. Aquel nombre expresa un deber, este una gracia; aquel indica un peligro, este la salvación» (San Agustín, Sermón 340,1). Con este oficio Dios nos impulsa aún más al descubrimiento de la verdad, con el mismo método del Santo Obispo de Hipona que, dedicándose a la investigación de la verdad eterna, encontró en las Sagradas Escrituras al Señor Jesús, «aquel que destruyó la muerte e hizo brillar la vida y la inmortalidad por medio del Evangelio» (2 Tim 1,10).

En el ejercicio de su gobierno sobre la Iglesia universal, el Romano Pontífice se sirve de los dicasterios de la Curia Romana (cf. Christus Dominus 9). Siendo, por tanto, necesario designar un Subsecretario del Sínodo de los Obispos, hemos pensado en ti, amado hijo, que destacas por la prudencia y la sana doctrina y muestras otras particulares cualidades necesarias para el ejercicio de este ministerio. Así pues, escuchado el parecer de la Congregación para los Obispos, te nombramos Subsecretario del Sínodo de los Obispos y te constituimos Obispo titular de Suliana, con los debidos derechos y las correspondientes obligaciones.

La ordenación episcopal puedes recibirla, cumpliendo las normas litúrgicas, en cualquier lugar fuera de la ciudad de Roma, de manos de cualquier Obispo católico. Pero antes deberás hacer la profesión de fe conforme a las leyes o normas de la ley eclesiástica, según las fórmulas establecidas, y prestar el juramento de fidelidad a Nos y a Nuestros Sucesores en la Sede Apostólica.

Tú, amado hijo, confía en Dios, que comenzó en ti esta obra buena y la llevará a término (cf. Flp 1,10). Por último, deseamos vivamente que ejerzas tu ministerio episcopal bajo la protección de la Santísima Virgen María y de su Esposo San José, a cuyas intercesiones te encomendamos, para que todas tus actividades se
desarrollen para el provecho de la Iglesia universal.

Dado en Roma, en Letrán, el día 6 del mes de febrero del año del Señor 2021, octavo de Nuestro Pontificado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s