Bula Papal para el nombramiento de Mons. D. Joseba Segura Etxezarraga como Obispo de Bilbao

FRANCISCO, OBISPO, Siervo de los Siervos de Dios, al venerable hermano Joseba Segura Etxezarraga, hasta ahora Obispo titular de Basti y auxiliar de Bilbao, nombrado Obispo de dicha Diócesis, salud y Bendición Apostólica.

Con un espíritu diferente en cada uno de nosotros y tendiendo hacia la unidad personal y mutua en aquello que al Espíritu corresponde y por cuya gracia nos hacemos participes de la naturaleza divina, unidos con el vinculo de la unidad de Cristo (cf. Cirilo de Alejandría, In Io. Ev. XI 11), Apóstoles y, por tanto, testigos, prediquemos el nombre de Jesús que fundó para nosotros un nuevo reino en el que los pobres son bienaventurados, donde la paz es el principio de la vida común, donde los que lloran son ensalzados y consulados y todos llegan a ser hermanos (cf. San Pablo VI, Homilía, 29 de noviembre de 1970).

Unidos en este regalo de la fe, mientras procuramos el bien y el buen provecho de las almas de los fieles de toda la Iglesia, tomamos en consideración, con amor paternar, las necesidades espirituales de la comunidad eclesial de Bilbao que, vacante en la actualidad tras el traslado del venerable hermano Mario Iceta Gavicagogeascoa a la Iglesia metropolitana de Burgos, espera a su nuevo pastor y moderador de la vida diocesana.

Por esto, oído el parecer de la Congregación para los Obispos, por la plenitud de nuestra autoridad apostólica, disuelto el vínculo con el oficio de auxiliar, te constituimos Obispo Flaviobrigense, con los debidos derechos y las correspondientes obligaciones establecidas por el Código de Derecho Canónico. Deseamos des a conocer este decreto al clero y al pueblo de esa comunidad eclesial, a los que exhortamos te reciban con amor como padre y maestro.

Venerable hermano, asumiendo estas nuevas tareas, apacienta con todo el amor a esa grey para que los fieles a ti encomendados, instruidos por tu palabra y tu conducta, cumpliendo los preceptos de Cristo, tengan proyectos de paz y no de aflicción, y por ellos se alegre con una renovada juventud del alma.

Dado en Roma, en el Laterano, el día once de mayo, del año del Señor dos mil veintiuno, noveno de Nuestro Pontificado.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s